La verdad sobre la serpiente en el Jardín del Edén

Entre los relatos más famosos de todos los tiempos figura la historia del Jardín del Edén. Es una trama situada al comienzo de la Biblia hebrea, en el Libro de Génesis. Es probable que conozcas la historia: tras la creación de Adán y Eva, Dios ordena a los primeros humanos no probar el fruto del árbol del conocimiento del bien y el mal​. Sin embargo, una serpiente tienta a Eva para que coma la fruta, y Adán se le une. La desobediencia es suficiente para que Dios expulse a ambos del jardín del paraíso.

pintura adan y eva(1)

Los cuatros personajes que protagonizan este fascinante relato (Dios, Adán, Eva y la serpiente) tienen como fin dar una lección de moralidad y obediencia. Muchos consideran que la serpiente es el personaje más interesante, entendido como una representación del mal y la astucia. Un ser que se opone a la bondad y gracia del propio Dios. A través de un banal acto de tentación, la serpiente condenó a los humanos al esfuerzo y sufrimiento eterno.

Desde su aparición en Génesis, diversas obras de arte y conceptos culturales socorrieron la imagen de esa astuta serpiente. Y, aunque nunca hayas leído la Biblia, probablemente supongas muchas cosas sobre su identidad. Además, también es probable que el concepto que posees de esta figura esté completamente equivocado. ¿Quieres saber el motivo?

La serpiente que tentó a Eva no era Satanás.

Si pones atención a todo lo que describen en Génesis, una de las conclusiones más obvias es que la serpiente es una manifestación física del mismo Satanás. Muchas de las personas que leen la historia terminan asumiendo que el diablo tomó la forma de una serpiente para incitar a Adán y Eva a pecar. Sin embargo, los que redactaron el libro de Génesis jamás tuvieron la intención de ilustrar la figura de Satanás. ¿Cómo podemos estar seguros? Satanás ni siquiera era un concepto cuando se redactaron las sagradas escrituras.

Los expertos en arqueología bíblica estiman que la figura de Satanás apareció entre uno y dos siglos antes de Cristo. Y el libro de Génesis se escribió mucho antes, probablemente en el 950 a.C. Una afirmación así parece contradictora, sobre todo porque el terminó “satán” aparece en repetidas ocasiones por toda la Biblia hebrea. Sin embargo, en hebreo antiguo el término “satán” poseía un significado simple: “enemigo” o “acusador”.

De hecho, en el Antiguo Testamento varios personajes son referidos como “el satán”. Y mucho tiempo después, en la tradición judía, surgió la idea sobre un poderoso gobernante de las tinieblas llamado “Satanás”. Cuando este personaje quedó establecido, tanto judíos como cristianos reinterpretaron la historia del Jardín del Edén.

Esta nueva interpretación, donde la serpiente del jardín es el mismo Satanás, se volvió la más común. Pero, en Génesis nunca se indica tal cosa.

La serpiente ni siquiera era una serpiente.

Aunque este dato no resulte tan teológicamente relevante como el primero, seguramente te sorprenderá. Cuando uno se imagina a Eva siendo tentada a comer el fruto prohibido (por cierto, jamás lo identificaron como manzana), supone la existencia de una serpiente enrollada en alguna rama próxima. Bueno, así es como suelen representar la escena los artistas.

Pero, la “serpiente” que tentó a Eva probablemente ni siquiera era una serpiente, al menos no como lo estás imaginando. Resulta que el término hebreo plasmado en Génesis era “nahash”. Para efectos generales, la traducción es “serpiente”. Sin embargo, la palabra también se empleaba para describir poderosos seres bíblicos como monstruos gigantes.

Dios Adan y Eva

Entonces, es probable que ese ser que tentó a Eva en el jardín se pareciera más a un dragón que a una serpiente. Tal vez eso explicaría porque Adán y Eva obedecieron sin oponer resistencia. En la historia se dice que este ser se convirtió en serpiente sólo después que Dios lo capturó por tentar a Eva.

“Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida” – Génesis 3:14.

El decreto de Dios hace suponer que este ser andaba sobre sus patas hasta ese momento, incluso cuando tentó a Eva. Es un poco trágico que estos detalles se pasen por alto. ¿Acaso no te gustaría ver a un dragón arruinando el destino de la humanidad para siempre?

22 comentarios en «La verdad sobre la serpiente en el Jardín del Edén»

  1. «¿Acaso no te gustaría ver a un dragón arruinando el destino de la humanidad para siempre?»
    Definitivamente

    «En la historia se dice que este ser se convirtió en serpiente sólo después que Dios lo capturó por tentar a Eva.»
    Sí se analiza, es claro el razonamiento, sí ya era una serpiente ¿Para que castigarla para que se desplace como una serpiente?

    Y por último ¿Para qué se quedaría satanás a esperar castigo? Una vez concluida la fechoría, simplemente hubiera recuperado su forma e ido.

    Responder
  2. En la mitología de los cristianos el dios Jehová creó algo imperfecto: sus hijos Adán y Eva. Tenía el poder de haberlos creados inteligentes pero no los hizo así, los creó faltos de conocimiento.

    Luego los tienta poniendo a su alcance un árbol cuyas frutas daban el conocimiento del bien y el mal pero les dice que no se lo coman, porque no quiere que sepan la diferencia entre el bien y el mal.

    Vaya ideas de Jehová.

    (Además de crear una serpiente que habla, también creó un burro que habla)

    Responder
    • Dios los hizo inocentes ,no faltos de conocimientos ,son cosas distintas,recuerda que en la misma biblia dice que dios puso al hombre sobre toda bestia sobre la faz de la tierra,con mas conocimientos de los cuales ni tu ni yo nos imaginamos. Así que no supongas lo que no sabes.

      Responder
      • mmmmm tu también estas suponiendo, o estabas presente ese día?, si no estabas ahí y solo lo que has leído eso es una suposición de alguien que a contado, si en el juego del teléfono descompuesto la información llega mal en unas cuantas personas, imagínate en tantos años y diferentes idiomas

        Responder
      • «árbol del conocimiento del bien y del mal» Génesis 2:17 (Reina Valera 1995)

        Era el árbol del conocimiento (de lo bueno y de lo malo), por lo tanto Adán y Eva eran ignorantes, y yo no he leído en la biblia que Dios haya dado conocimientos a los humanos, en caso que sí, indica el libro y versículo por favor.

        Responder
  3. Y después de esos análisis como no decir que si es una buena novela de ficción, hay de todo, animales fantásticos, trucos de magia, apariciones, nomas faltaron las put… esperen también hay, Sodoma y Gomorra, deberían hacer un remake para semana santa, seria mas interesante que las que ponen cada año.

    Responder
  4. Este post si que esta lleno de ateos que solo hacen comentarios ofensivos si no les gustan los post de temas religiosos mejor busquen se posts de temas acordes a sus gustos

    Responder
  5. Pero Claro de echo no era serpiente y no era un fruto
    era el conocimiento cientifico mismo por lo que eso de que era una serpiente me suena mas a que sea un reptiliano que le dio el conocimiento al hombre lo que enojo a su creador

    Responder
  6. La figura de Satanás siempre se me ha hecho lo más incongruente de toda la religión, se me hace completamente ilógico el pensamiento de un «dios» que sabe todo y conscientemente crea el mal y, para colmo, la excusa creyente del «libre albedrío» al menos es funcional para el humano pero ¿Satanás? ¿También tuvo/fue digno de ese regalo?

    Responder

Deja un comentario