Tras una crítica, marca permite que niño de 7 años rediseñe la imagen del producto

En el año 2011, la etiqueta para una botella de brown sauce (una salsa inglesa típica hecha con pasas, tomates, tamarindos y vinagre), de la red de supermercados Waitrose, se hizo con el premio de diseño DBA Design Effectiveness Award. Sin embargo, aquello que es bueno para los diseñadores no siempre tiene sentido para los consumidores a los que va dirigido el producto. Y este resultó uno de esos casos.

rediseño_imagen_marca (1)

Mientras desayunaba pan con tocino y algo de brown sauce de la marca, Harry Deverill, de 7 años, le preguntó a su padre el significado de aquellos dibujos en el empaque. Ni su padre ni su madre pudieron darle una respuesta, lo que llevó al pequeño a enviar correspondencia a Waitrose cuestionando su empaque. En la carta dirigida a Mark Price, director de la cadena, el niño fue bastante directo y no solo mostró su insatisfacción, sino que se ofreció para rediseñar la etiqueta.

“Estimado Mark Price, estoy escribiendo esto porque comí brown sauce de Waitrose con mi sándwich de tocino. Le pregunté a mi padre qué significaba aquella imagen del empaque. Mi padre no supo y to tampoco. ¿Podrías decirme? Mi madre dice que el diseño es muy refinado, por lo que si quieres que diseñe una nueva imagen para la etiqueta, estaría muy feliz de hacerlo”.

Para sorpresa del niño y de sus padres, el ejecutivo respondió la carta y aceptó que Harry diseñara una nueva versión de la etiqueta. Tras una semana jugando con sus lápices de colores, Harry llegó a tres versiones de un plato con huevos y tocino lo que, según él, sería más apropiado para estar en una etiqueta de brown sauce. Lo mejor estaba por venir, pues el dibujo fue adoptado como una nueva imagen para todos los embalajes del producto.

“Cuando leímos la oferta de Harry y su carta, no pudimos resistirlo. Adoramos escuchar lo que nuestros consumidores tienen que decir sobre nuestros productos y, cuando son tan creativos como Harry, es todo un placer poder hacer algo así de divertido”, dijo Mark Price sobre el cambio en la etiqueta.

Dale un vistazo al antes (a la derecha) y al después (izquierda) y saca tus propias conclusiones:

rediseño_imagen_marca (5)

rediseño_imagen_marca (4)

rediseño_imagen_marca (3)

rediseño_imagen_marca (2)

Por lo menos en la versión del pequeño la comida no parece estar podrida. Y sí, el oportunismo del marketing al servicio de propios y extraños.

18 comentarios en “Tras una crítica, marca permite que niño de 7 años rediseñe la imagen del producto”

  1. Bienvenidos al marketing 3.0 y la era de la co-creación de bienes o servicios. En principio el caso se lee interesante y detrás de la decisión debe existir un argumento por parte de la marca, fundamentado en análisis y estudio formal. Tampoco se trata de inventar el «Homero móvil» y que el consumidor tome el mando absoluto, el objetivo de las marcas es ofrecer valor agregado y el mensaje del cambio en la etiqueta pretende comunicar al cliente: «somos una marca cercana a ustedes. Accesible, sencilla y tradicional»

    El diseño persé no es un factor determinante en el éxito o fracaso del producto, el cliente valora más la afinidad que tiene con lo que consume y cómo le resuelve una necesidad. Lo digo como diseñador y mercadólogo, no se apasionen con el discurso centrado en el diseño.

  2. Bueno, igual alguien de México no le entiende a lo que el niño dibujó, pero lo más seguro es que los ingleses ven en la etiqueta un típico desayuno de su país.

  3. Teniendo en cuenta como nos enseñaron a escribir y a leer, la imagen del antes deberia estar a la izquierda y la del despues a la derecha, segun como leemos y escribimos de izquierda hacia derecha y de arriba hacia abajo!

    • Jajaja yo también quede confundida pero si realmente el diseño original está fatal solo se que lleva tomate y lo de más ni idea, pero que genial que la empresa se preocupe por clientes tan importante que son los niños

Deja un comentario