Serie de dibujos muestra los abusos sufridos por niños

En marcianos solemos publicar un montón de cosas que motivan a confiar en las demás personas, acciones que llevan a creer que ahí afuera existe un mundo mucho mejor del que solemos percibir en nuestro día a día. Sin embargo, no podemos apartar la vista de la realidad, una realidad que también vomita acciones que no debieran suceder nunca, en ningún sitio y a ninguna persona.

Los monstruos de mi casa

Este es quizás uno de los temas que más nos toca en el alma cuando escuchamos, para la mayoría es inconcebible que un ser humano puede hacer algo tan repugnante a vidas tan inocentes. Hay un gran movimiento denunciando estos actos, aquella sesión fotográfica de Los intocables del fotografo Erik Ravelo da muestra de ello. Desgraciadamente, el abuso sexual infantil es una realidad que va mucho más allá de una sesión fotográfica en forma de denuncia, es una abominación que sucede todos los días, en todo el mundo y a veces en nuestra propia casa. Estos dibujos dan muestra de lo que tienen que sufrir estos pequeños a manos de quienes más confían.

Se trata de un documental (disponible al final de la publicación) chocante e incómodo, titulado Los monstruos de mi casa, en el que se muestra la realidad de los niños víctimas de abuso físico y emocional en España. El vídeo es protagonizado por Carmen Artero, una súper mujer que adopta a estos niños que están completamente destrozados en el ámbito emocional y demasiado temerosos de regresar a su propio hogar. Este es un tema difícil, que duele cuando se expresa, sin embargo necesario, pues nos alerta como sociedad de que esta triste realidad puede estar más cerca de lo que imaginamos.

Todos los niños son sometidos a asesoramiento psicológico y, durante las conversaciones, como una forma menos embarazosa de expresar lo que pasó con ello, trazan estos dibujos. Es muy difícil ver rasgos tan infantiles describir algo tan monstruoso, pero la denuncia debe hacerse.

Estos son algunos ejemplos:

Andreu 8 años: En el dibujo se representa a sí mismo en estado de pánico, elabora un montón de detalles en torno a los botones y la cremallera de su ropa.

Fernando, 13 años: Durante años este niño sufrió abuso mental y físico por su padre. Actualmente vive con su madre, quien fue capaz de reconstruir su vida lejos de su esposo. En el dibujo, su padre se ve representado por un demonio solitario en un bar, porque el resto de las personas le temen, además tiene un hedor a alcohol.

Elena, 6 años: Elena sufrió el abuso y el maltrato de su padre. Ahora vive con su abuela en un orfanato. El dibujo representa a su padre, que desde una edad temprana la obligó a mantener relaciones sexuales con él. Elena escribe, “Se Porta Muy Malo”. En el dibujo, la figura grande, sonriente y acogedora es la abuela, con quien se sienta protegida.

Sergio, 15 años: Desde niño sufrió abuso psicológico de su padre y en la adolescencia comenzó el abuso sexual. En el dibujo el se representa en una cruz, inmovilizado por su padre, a la derecha una espada verde, representando que ahora tiene fuerzas para luchar.

Miriam, 9 años: La niña sufrió abuso físico y emocional, su madre llegó a España a los 15 años en estado. La niña es una minoría racial en aquel país, y ella sufrió abusos por parte de sus compañeros de clase a causa de su origen étnico.

David, 8 años: En el dibujo nos muestra a su abusador con los ojos rojos y su órgano sexual. Junto a él escribe palabras que el agresor solía decirle cuando era abusado.

Isabel, 8 años: Ella se dibujó abajo a la derecha, en lo alto de una silla, que era donde el abusador la colocaba para conseguir abusar de ella. En la parte superior izquierda está su hermano, que vio todo lo que estaba sucediendo.

Jeanne, 8 años: Dibuja a su atacante en una jaula, y la llave en la esquina superior derecha, rodeada de espinas para que nadie pueda sacarlo.

Esther, 9 años: Ella dibujó la posición en que estaba con su agresor cuando se produjo el incidente.

Toni, 6 años: En el dibujo retrata a su abusador con detalles, muestras sus partes intimas.

Andrea ,10 años: Representó como solían ser los abusos, donde solía tocarla su abusador y las palabras “sí” y “no”, porque era la forma en que respondía a las preguntas con vergüenza.

Víctor 7 años: Su padre lo abusaba desde pequeño, la línea que sale de la boca a los genitales representa la lengua.

En seguida, el documental donde se presentan y discuten todas estas historias y también casos de personas que han logrado superar y llevar sus vidas de la mejor manera posible.

Vía: monstresdecameva.com

17 Reacciones

Hacer comentario