Una selfie la delata como asesina de su mejor amiga

En marzo de 2015 la ciudad canadiense de Saskatchewan se vio conmocionada por el asesinato de una joven de 18 años llamada Brittney Gargol. Y no fue sino hasta el pasado 15 de enero de 2018, casi tres años después del homicidio, que se reveló la identidad de la autora del crimen: Cheyenne Rose Antonie, una joven de 21 años y mejor amiga de la víctima.

La confirmación sobre su participación en el crimen se hizo posible gracias a una selfie que la misma asesina publicó en Facebook, poco tiempo antes de quitarle la vida a Brittney.

El 24 de marzo de 2015 publicó una fotografía donde se muestra a ambas jóvenes, una al lado de la otra, sonriendo y posando para la cámara. Horas después se dirigieron a una fiesta y, tras embriagarse y consumir marihuana, terminaron peleando.

Esta discusión se salió de control y terminó con la propia Cheyenne utilizando su cinturón para estrangular a Brittney hasta la muerte. El arma homicida fue encontrada al lado de la joven muerta el día 25 de marzo cuando una persona que pasaba por el lugar descubrió el cadáver.

Ese mismo día, Cheyenne escribió en el muro de Brittney: “¿dónde estás? No tuve noticias de ti. Espero que hayas llegado con bien a casa”. Pese a esto, la policía la consideró sospechosa del homicidio.

 

Un crimen resuelto.

Sin embargo, Cheyenne siguió publicando mensajes nostálgicos en el perfil de Facebook de su amiga, y sería la misma actividad en esta red social la que terminó delatando su culpabilidad: los policías que investigaron el caso decidieron rastrear las publicaciones previas al asesinato y se encontraron con una fotografía que demostró la responsabilidad de Cheyenne.

En la imagen donde aparece sonriendo al lado de Brittney, Cheyenne lleva puesto el mismo cinturón que fue encontrado al lado del cuerpo de la joven asesinada. Con esta vuelta de tuerca en el caso, la acusada terminó confesando a una amiga que era realmente culpable, y esta amiga llamó a la policía para revelarlo todo. Ahora, la asesina de Brittney se enfrenta a una condena de 7 años en prisión.

Esta sentencia fue tan reducida pues el jurado consideró que la joven demostró remordimiento a través del proceso. “Nunca me perdonaré. Nada de lo que diga o haga la traerá de vuelta. Lo siento mucho… eso jamás debió haber sucedido”, declaró la homicida en un documento leído por su abogado.

Bizarro
  • Jose Mentecho Ene 22, 2018

    Arrepentida, si, claro, ajá.

  • Lancer Ene 22, 2018

    Sentencia reducida por mostrar arrepentimiento!? Claro no puede haber pasado en otro sitio que en cucknada, nomas faltaria que los del jurado y el juez le hubieran dado palmadas en la cabeza y abrazos para que no su vuelva a portar mal -_-

  • Víctor Ene 23, 2018

    Y luego dicen que ellos son los listos y nosotros por estos lados los tontos! Siete añitos por un homicidio en primer grado y con agravantes, tiene apenas 21, en 7 años tendrá 28, estará aún en la flor de su juventud con toda la vida por delante; sin contar que pasará 7 años en una de esas cárceles que parecen hoteles cinco estrellas…

  • Hola soy Satán Ene 28, 2018

    yo pensenque ese lugar era invento de la película del adam sandler

Comentar el artículo.