¿Se pueden borrar los recuerdos?

¿Por qué alguien desearía borrar sus recuerdos? En el inexorable transcurso de la vida resulta inevitable acumular memorias. Algunas buenas y otras malas. Pero, también están aquellos recuerdos traumáticos que muchos desearían poder borrar definitivamente. Contrario a lo que dicta el sentido común, existen formas de lograrlo. Es posible eliminar recuerdos, aunque requiere de mucha disciplina y esfuerzo.

borrar recuerdos(1)

Cuando se trata de eventos sumamente traumáticos, no es raro que el cerebro active un mecanismo para «borrar» recuerdos. Buscando proteger la cordura del individuo que experimenta abuso infantil, violencia doméstica, las secuelas del campo de batalla o algo por el estilo. Aunque, si te lo propones, también aquel vergonzoso episodio en sexto grado cuando te orinaste en los pantalones frente a toda la clase, puede desaparecer.

Cómo borrar los recuerdos.

El trastorno por estrés postraumático (TEPT) es más común de lo que se cree. Por eso, en la última década la medicina impulsó el desarrollo de diversos métodos científicos para ayudar a quienes lo padecen. Esta condición se caracteriza por un episodio de ansiedad que precede a cualquier cosa capaz de desencadenar el recuerdo traumático. Algunos la manifiestan a través de pesadillas recurrentes con el recuerdo perjudicial.

Actualmente, el tratamiento para el TEPT requiere múltiples sesiones de psicoterapia y métodos auxiliares. Esto es un indicio de lo maleables y susceptibles de erradicación que resultan los recuerdos.

Estimulación magnética transcraneal (EMT).

La EMT es una tecnología capaz de cortar de tajo cualquier recuerdo perjudicial antes de que cause estragos. Muchos expertos ven en la EMT una cura potencial para el trastorno por estrés postraumático y otras condiciones que resultan de memorias traumáticas. Y cada vez más pacientes consideran la EMT una opción de tratamiento definitivo para padecimientos psicológicos derivados de la memoria.

Lo mejor es que no se trata de un método invasivo, nada que ver con electrodos injertados en tu cerebro. En resumen, son campos magnéticos estimulando zonas específicas del cerebro. Con eso, se busca desencadenar una reacción que frene recuerdos específicos.

¿Y si en lugar de borrar recuerdos, los cambiamos?

A diferencia de lo que se creía en el pasado, hoy sabemos que los recuerdos no se quedan demasiado tiempo. Los investigadores observaron que el uso de ciertos medicamentos reconfigura nuestros cerebros al grado de disminuir los efectos de los recuerdos emocionales. Y son medicamentos de uso común, como el propranolol recetado para la hipertensión.

Dichas observaciones parten de que cada recuerdo en nuestro cerebro está bloqueado en diferentes conexiones. Pues para formar un recuerdo, las proteínas estimulan células específicas del cerebro que establecen nuevas conexiones.

Supongamos que padeces una fobia terrible hacia los gusanos. Eso se debe a que tú, o alguien cercano a ti, tuvo una mala experiencia con un gusano. A medida que ingieras el medicamento, conservarás la fobia a los gusanos sin evocar esa mala experiencia. De hecho, la investigación sugiere que hasta un placebo podría alterar comportamientos capaces de disipar los efectos psicosomáticos de un mal recuerdo.

Actualmente, la medicina experimenta formas alternativas donde los fármacos implanten recuerdos falsos y sustituyan a los malos.

buscando en los recuerdos

Supresión de la memoria.

El paradigma pensar/no pensar postula que funciones superiores del cerebro humano, como la racionalidad y el pensamiento, resultan suficientes para borrar recuerdos. Básicamente, se trata de recurrir a estas funciones superiores para buscar detener los malos recuerdos suprimiéndolos tan pronto como surjan en la mente.

La clave de esta técnica es encontrar una razón que justifique lo que sucedió. Y lo mejor es que cualquier razón sirve para detener el recuerdo. Tras practicar este hábito durante varios meses, deberías poder «borrar» el recuerdo casi por completo.

Conclusión.

La decisión de borrar un recuerdo no es algo sencillo, y a menudo tiene injerencias éticas. Sin embargo, existen personas que necesitan olvidar para seguir con sus vidas. Para aquellos que optan por este camino, el EMT, la alteración de la memoria y supresión de recuerdos son recursos útiles.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *