Prueba de impacto de un Boeing 727 en el desierto de Sonora

Este enorme Boeing 727, llamado Big Flo, fue estrellado a propósito en el desierto de Sonora en México, con pilotos humanos que fueron eyectados justo antes de tocar tierra.

Uno de los muñecos de pruebas estaba sentado en la posición de impacto, otro tenía su cinturón de seguridad abrochado y un tercero no tenía ni el cinturón de seguridad ni se había ajustado la posición de impacto.

Tras el accidente, los “pasajeros de los asientos en la parte delantera de la aeronave resultaron ser los menos propensos a sobrevivir“.

Los expertos también revelaron que el maniquí en la posición de impacto con el cinturón de seguridad abrochado habría sobrevivido al impacto.

El segundo maniquí, cuyo cinturón de seguridad estaba cerrado, pero no estaba en posición de impacto, habría sobrevivido, a pesar de sufrir lesiones graves en la cabeza. El tercer maniquí sin ninguna medida de seguridad habría muerto.

Con esto, los expertos predijeron que el 78 por ciento de los pasajeros a bordo habrían sobrevivido al impacto, pero como este accidente fue de nariz, todos los viajeros de primera clase habrían muerto porque la parte delantera del fuselaje se desprendió.

Aquellos que estuvieran sentados en la parte posterior habrían tenido la mejor oportunidad de supervivencia. La conclusión a la que llego el equipo que realizóla prueba de impacto fue que es más seguro sentarse en la parte trasera de la aeronave, en el mismo lugar donde se ubica el registro del vuelo. La parte delantera es más vulnerable debido a que a menudo es sometida a altas fuerzas de impacto.

Boeing 727 maniquies

Boeing 727 maniques prueba

Boeing 727 accidente provocado

28 Reacciones

Hacer comentario