Ciencia

Polémica: científicos modifican embriones humanos por primera vez

Los chinos han llevado oficialmente la ciencia a terrenos incomodos. Investigadores de la Sun Yat-sen University, en Cantón, modificaron el genoma de embriones humanos. El estudio, publicado por la revista Protein & Cell, confirma los rumores de que algunos científicos estaban llevando a cabo estos experimentos éticamente dudosos.

ovulo fecundado

“El estudio es un hito, así como una advertencia. Debería ser visto por cualquier profesional que piensa que la tecnología está lista para la prueba de erradicación de enfermedades genéticas”, dice George Daley, biólogo de células madre de la Escuela de Medicina de Harvard.

 

Resultados mixtos.

En el estudio en cuestión, los investigadores intentaron sustituir el gen responsable por una enfermedad de la sangre potencialmente letal llamado Beta-talasemia. Emplearon una técnica de edición de genes llamada CRISPR / Cas9 en embriones humanos unicelulares no viables. Esta técnica permite a los investigadores cortar y enmendar el ADN en los sitios deseados.

El experimento no tuvo mucho éxito. De los 86 embriones iniciales, solo una fracción tuvo éxito en la sustitución del gen problemático por una copia normal. Además, la CRISPR / Cas9 también introdujo nuevas mutaciones no intencionales en otros lugares del genoma.

 

Precedente preocupante.

Sin embargo, el precedente que esta experiencia establece es lo que causa la polémica. Una de las mayores preocupaciones sobre la alteración del embrión humano es que los cambios hechos son hereditarios. En otras palabras, pueden transmitirse a generaciones futuras de forma que los científicos actualmente no pueden prever.

Por esta razón, una asociación de 170 grupos de investigación, institutos y grupos de pacientes solicitó recientemente un aplazamiento sobre la edición del genoma en embriones humanos.

“Muchos se oponen a la modificación de la línea germinal fundados en que permitir incluso las intervenciones terapéuticas más inequívocas podría conducirnos a un camino en dirección a mejoras genéticas no terapéuticas. Compartimos estas preocupaciones”, dice el texto.

Las revistas Nature y Science, dos de las publicaciones más importantes en el ámbito científico, rechazaron el artículo por cuestiones éticas. Con información de Discover Magazine

Comentar

16 comentarios