Una perra regresa a casa tras 10 años desaparecida

Cuando alguien cercano muere, solemos enfrentar ese duelo que genera la perdida de diferentes formas, pero eventualmente terminamos regresando a la rutina de nuestras vidas. Algo semejante acontece cuando perdemos a una mascota querida, y es que para algunas personas estos animales muchas veces resultan más importantes que sus propios familiares. Por eso, ¿has pensando en lo improbable y extraño que sería encontrarte con una de tus mascotas tras 10 años de no verla? Fue precisamente lo que ocurrió a una familia en los Estados Unidos.

Abby La Perra Vaga

Se trata de los Suiervelds que, en 2008, eran dueños de una perra labrador con aproximadamente un año de edad a la que llamaron Abby. Cierto día en aquella época, la perra jugaba con sus dueños fuera de casa y huyó repentinamente. Debra Suierveld buscó a Abby durante semanas hasta que finalmente se convenció de que probablemente la perra había muerto y jamás la volvería a ver.

Sin embargo, el pasado 30 de enero y a casi 10 años de la desaparición de su mascota, Debra recibió una inesperada llamada de un grupo protector de animales que le aseguraba haber encontrado a su perra. A la mujer le pareció extraña la llamada, pues su perra (la nueva) estaba justo frente a ella en ese preciso instante. Fue entonces que le especificaron “se trata de Abby”.

 

Toda una vida ausente.

Debra se quedó sin palabras. Desde su perspectiva, fue como si Abby hubiera vuelto del más allá. Después de todo, habían pasado 10 años desde que se perdió, ¿cómo se las arregló para sobrevivir todo este tiempo? La explicación más lógica es que Abby encontró una nueva familia, pero es algo que también está en duda, pues ninguna persona en la zona reportó la desaparición de un labrador negro a últimas fechas.

Abby La Perra Que Regreso A Casa Tras Diez Años Desaparecida

Abby se fue siendo una jovencita y regresó con canas y algunos quistes benignos, propios de su edad.

Abby se presentó en la puerta de una casa a 13 kilómetros de distancia de su hogar original el pasado 27 de enero. La propietaria llamó a la policía y los oficiales terminaron llevando el animal a un refugio donde analizaron el microchip que arrojó la información para permitir dar con el paradero de los Suiervelds.

Durante mucho tiempo, Debra creyó que había sido en vano colocarle el microchip a la perra, que fue un regalo para su hija Carly cuando cumplió 12 años. La joven ahora tiene 22 años y cursa la universidad en una institución de Ohio, a 500 kilómetros de su hogar, y espera muy pronto reencontrarse con su perra Abby que, de acuerdo con su madre, sigue respondiendo por el mismo nombre.

Curiosidades
  • El Vittor Feb 7, 2018

    Super can real life

Comentar el artículo.