Es la niña más pequeña del planeta y un gran ejemplo de vida

Tras la enorme sonrisa de esta pequeña llamada Charlotte Garside se oculta un padecimiento extremadamente raro que la ha convertido en la niña más pequeña del planeta. La enfermedad se conoce como enanismo primordial, y en todo el mundo sólo se conocen alrededor de un centenar de casos.

Charlotte garside conejo

Cuando llegó al mundo, los médicos pronosticaron que su vida sería muy corta y probablemente no superaría el año de edad pero, contra todos esos pronósticos, ha logrado vivir más allá de este tiempo y sabido aprovechar su vida al máximo pese a sus limitaciones.

Sus padres, Emma y Scott Garside, ya tenían tres hijas cuando se enteraron del cuarto embarazo, una noticia que los dejó muy feliz al descubrir que se trataba de una niña más. Como en sus experiencias previas, esperaban que la bebé naciera saludable, pero en esta ocasión las cosas fueron muy distintas.

El embarazo de Emma presentó varias complicaciones, pues entró en labor de parto un mes antes de la fecha programada para el nacimiento de su cuarta hija, y fue entonces que la complicada historia de Charlotte inició.

La pareja comprendía que recibirían un bebé de menor tamaño debido a que había nacido de forma prematura, pero ni ellos ni los médicos estaban preparados para lo que sucedió cuando la niña llegó al mundo.

Charlotte garside historia (5)

 

Charlotte, la niña más pequeña del mundo.

La llamaron Charlotte y jamás imaginaron que terminaría convirtiéndose en la niña más pequeña de este mundo. Al momento de su nacimiento pesaba apenas 2 kg y media 25 cm, parámetros muy por debajo de lo esperado. Sin embargo, no tenían certeza sobre la cantidad de tiempo que su hija podría seguir viviendo, pues los médicos advirtieron a la familia que probablemente no lograría pasar el año de edad, una noticia que devastó a los padres.

Charlotte garside historia (4)

Charlotte era sumamente frágil y sus padres no lograban sostenerla de la misma forma que se sostiene a la mayoría de los recién nacidos. La pequeña superaba por muy poco el desarrollo que presenta un bebé prematuro a las 16 semanas, y su futuro parecía muy sombrío.

Tras una serie de diversos análisis médicos, se le diagnóstico enanismo primordial, una anomalía genética muy inusual que afecta a no más de 100 personas en todo el mundo. Esta enfermedad se caracteriza por un crecimiento óseo anormal, retraso en el desarrollo, una cabeza de tamaño pequeño y anomalías faciales y cerebrales.

Charlotte tiene muchas ganas de seguir con vida y, contrario a los pronósticos médicos, superó su primer año y aprovecha cada instante de su existencia con la ayuda incondicional de sus padres y hermanas.

Charlotte garside historia (2)

Además de su reducido tamaño, el enanismo primordial de Charlotte le ha traído algunos otros problemas, incluso en el sistema inmunológico y en su desarrollo mental. Pese a todas estas limitantes, se muestra como una niña fuerte y sus padres dan lo mejor de sí para proporcionarle una vida cómoda.

 

El futuro sombrio del enanismo primordial.

Al paso de los años, Charlotte demostró ser una niña fuerte a pesar de su frágil apariencia. Empezó a asistir a la escuela cuando cumplió 5 años con 68 cm de altura, y pretendía llevar la misma vida que una niña normal.

Charlotte garside historia (1)

Emma asegura que “la vida sin Charlotte sería muy aburrida”. Desafortunadamente, aquellas personas que padecen enanismo primordial tienen una expectativa de vida promedio de 30 años, por lo que sus padres aprovechan cada minuto con su pequeña, ya que su futuro es bastante incierto y preocupante.

La historia de Nick Smith.

Nick Smith es otra de las pocas personas en el mundo que sufre de enanismo primordial. Actualmente tiene 26 años y cuenta con las características de un pequeño de 3 años, siendo que sus hermanos son mucho más altos que él.

“En definitiva es irónico pues toda la familia es alta”, dice Travis, uno de los hermanos. Nick desarrolló serias complicaciones de salud a medida que envejecía y resultaron mucho es más grave que su tamaño.

Nick smith

Los médicos detectaron un aneurisma en el cerebro de Nick. “Un aneurisma es como una bomba de tiempo”, dice su madre, Shelly. Por fortuna, una intervención quirúrgica atrasó lo inevitable, pero la familia entiende que debe valorar cada minuto que Nick tiene de vida.

Pese a sus problemas, la madre de Nick asegura que es una persona muy feliz y que comunica alegría en las personas que lo rodean. “Para mí, es como tener un hijo que jamás creció, y es algo maravilloso. ¿A que madre no le gustaría eso?”, dice la mujer.

General
  • el guille May 4, 2018

    saca las marcianadas

  • Rayo Najera May 4, 2018

    Con valorar cada minuto de la vida de Nick quieren decir: Llamar la atención para que las organizaciones nos den dinero a costa de la fama de mi hijo mal-nacido?
    Vamos, cuántos niños no habrán así?
    Qué es diferente en ésta ocasión?

    • Carly May 4, 2018

      Eres un pobre ignorante más en este mundo. me das mucha lastima. Tu presencia en este mundo sera tan fugaz y tan insípida que nadie más se dará cuenta que dejaste de existir.

  • Tibu May 4, 2018

    Pobres familias, lo bueno que se ve que son de países de primer mundo, ahora, eso que dicen de que deben “valorar cada instante de la vida junto a sus hijos” creo que deberíamos hacerlo todos, porque aunque la espectativa de vida sea de 70 y 80 años ps nadie los tiene asegurados. jejeje y lo que dice la señora de que quie no querria tener un hijo que no crece para toda la vida.. hay muchas y muchos padres que no lo ven asi XD pero bueno, que Dios les de fuerza y la humanidad el apoyo para seguir adelante.

  • Rocío Ramírez Prieto May 4, 2018

    No creo que Charlotte haya pesado 2 kgs. si media 25 cms…

  • El papá de Hery May 4, 2018

    ¿Otra vez redactando con las nalgas, mijo?

    “Nick desarrolló serias complicaciones de salud a medida que envejecía y resultaron mucho es más grave que su tamaño”.

  • Ben May 4, 2018

    La foto de la niña con el conejo me recordó la muy buena película serie B, basada en el libro homónimo de H. G. Wells: El alimento de los dioses.

Comentar el artículo.

Send this to a friend