Entretenimiento

Mujer engaña a sus amigos en Facebook fingiendo unas vacaciones en el Sudeste Asiático

Zilla van den Born, una mujer holandesa de 25 años, logró engañar a sus amigos y familiares haciéndolos creer que estaba por un idílico periodo de vacaciones por el Sudeste Asiático cuando, de hecho, se mantuvo todo el tiempo en casa, en Ámsterdam, tomándose fotografías supuestamente de vacaciones auténticas y publicando en Facebook para crear la ilusión.

Zilla van den Born

Zilla ideó la elaborada mentira como parte de su proyecto de Universidad por medio del cual quería poner en evidencia la forma en que los mensajes y fotografías del Estado de Facebook no son indicadores precisos de la vida real.

“Hice esto para mostrar a las personas que es posible filtrar y manipular lo que mostramos en las redes sociales”, explicó la mujer. “Así, podemos crear un mundo ideal en línea que la realidad se ha vuelto incapaz de satisfacer. Mi objetivo era probar lo común y fácil que es distorsionar la realidad”.

Zilla van den Born engaño

Durante las cinco semanas que Zilla debió haber estado viajando por Asia, hizo que las personas creyeran que estaba disfrutando de las atracciones turísticas en Tailandia, Camboya y Laos. Incluso su familia la llevó al aeropuerto, pero después tomó un autobús de vuelta a su apartamento en Ámsterdam.

“Todo el mundo sabe que las imágenes de modelos maravillosas son manipuladas. Pero muchas veces ignoramos el hecho de que nosotros también manipulamos la realidad en nuestras propias vidas”, agregó Zilla.

En los 42 días que se quedó en casa, hábilmente editó sus fotografías poniéndose a sí misma en resorts tropicales y playas paradisiacas. Incluso fue capaz de retratarse haciendo cosas interesantes, como buceo –que de hecho fue una fotografía en su propia piscina, editada para que pareciera exótica–, o viajando en los tradicionales tuctuc.

Zilla van den Born comida

Todos los exóticos platillos asiáticos presentados en las fotografías, de hecho fueron preparados por la propia Zilla en la comodidad de su cocina o pedidos a restaurantes de comida asiática en su ciudad natal. La fotografía de Zilla al lado de un monje budista fue tomada en un templo budista tailandés autentico, localizado en Ámsterdam, por su puesto.

Zilla incluso creó la ilusión de una sala de hotel tailandés en su propia habitación, empleando antiguas decoraciones de Navidad y un paraguas, para engañar a sus padres durante las sesiones en Skype. Y para hacer las cosas aún más creíbles, enviaba mensajes de texto a su familia y amigos en el medio de la noche. También mandó recuerdos asiáticos comprados en tiendas locales, como fotos tomadas en zoológicos o en un jardín de mariposas.

Zilla van den Born templo budista

El plan funcionó a la perfección, excepto para su novio, que supo lo que Zilla tramaba desde un principio. Nadie más nunca sospechó que estaba en Holanda, y mucho menos en su propia casa. Ni siquiera notaron el sello holandés sobre las tarjetas postales que mandó.

Cuando Zilla finalmente reveló la verdad a sus familiares y amigos, ella capturó todas sus reacciones en video (a continuación). No es necesario decir lo profundas que fueron sus impresiones, exhibiendo colectivamente una gama de emociones: espanto, incredulidad, confusión y, en algunos casos, incluso indignación. El video muestra a una anciana, que parece ser la abuela de la perpetradora, apuntando y gritando a la computadora.

La experiencia de Zilla es tan impresionante como decepcionante. Esto nos permite inferir lo fácil que es crear una ilusión completamente creíble en estos días, y lo poderosas que pueden resultar – y mentirosas – herramientas como Photoshop y Facebook.

 

9 comentarios

Hacer comentario

Send this to a friend