Muertes y entierros en Venecia

En Venecia los muertos son transportados por los canales sobre góndolas funerarias que los llevan a una isla cementerio donde su descanso está limitado por el tiempo que puedan pagar. La ciudad de Venecia, conocida principalmente por sus 26 millas de canales serpenteantes y vías navegables, se encuentra entre 117 pequeñas islas en un lago poco profundo al norte de Italia.

cementerio San Michele (4)

No se puede cavar un poco en la tierra sin que brote el agua, y los terrenos están sumamente limitados, pero los muertos fueron enterrados dentro de la ciudad durante años en lo que pasó a ser conocido como campielli dei morti, o “el campo de la muerte”. Sin embargo, eventualmente los venecianos necesitaron algo más para depositar sus restos mortales.

La pequeña isla de Sant’Ariano, un remoto islote solamente accesible a través de una desolada ruta sinuosa que atraviesa los canales y caminos de barro, alguna vez fue el hogar de un monasterio benedictino donde las monjas de las más distinguidas familias de Venecia habitaban antes que la decadencia del medio ambiente las llevara a la vecina localidad de Torcello.

 

Los cementerios de Venecia.

En el año de 1565, debido a un largo abandono, la isla fue designada por el senado de Venecia como un osario. Se convirtió en una especie de depósito para los muertos que empezaban a ser removidos de los cementerios de la ciudad con el objetivo de hacer lugar para nuevos entierros, y se mantuvo en uso por alrededor de tres siglos.

osario de San Ariano

El osario de la isla Sant’Ariano está repleto con restos humanos de los pasados habitantes de Venecia.

Con el paso del tiempo la isla finalmente fue cerrada en el año de 1933, una capa de huesos de 3 metros de profundidad se acumuló entre las paredes de roca, misma que aún puede encontrarse en la actualidad bajo una delgada capa de tierra.

En el libro The World of Venice, el autor Jan Morris describe una visita a la isla en la que comparte una macabra anécdota respecto a la reutilización de sus habitantes:

“Tan sólo hace uno o dos años que la barcaza mensual de huesos dejó de hacer su lento recorrido en dirección a Sant’Ariano, repleta de restos anónimos, y una guía para el lago publicada en 1904 destaca de una forma macabra que la industria moderna, totalmente falta de escrúpulos, usaba los esqueletos sin nombre para el refinamiento del azúcar”.

En el año de 1807, bajo la ocupación francesa, los entierros al interior de la ciudad fueron declarados insalubres debido a las enfermedades que se generaban en las tumbas con las inundaciones. Se designó a una isla llamada San Cristóforo el nuevo cementerio de la ciudad. En 1836, un canal entre este lugar y una isla vecina fue llenado para crear un cementerio de cuatro acres llamado San Michele.

isla cementerio San Michele (2)

San Michele

Sin embargo, debido al espacio tan reducido, San Michele no era un lugar para el descanso eterno. Tras un periodo de 12 años, si la familia no podía pagar las cuotas de mantenimiento, los restos de sus seres queridos eran exhumados y trasladados a Sant’Ariano para dar cabida a nuevos entierros. Dicha práctica aún sigue vigente en nuestros días, pero como el osario está en desuso, los restos que son exhumados comparten una fosa común en San Michele.

 

Góndolas fúnebres en los canales de Venecia.

En el libro Death in Venice de Thomas Mann, se compara un paseo en góndola con un funeral. “ese extraño vehículo”, escribe, “que parece inalterado desde los tiempos más fantasiosos y que extrañamente luce un color negro como un ataúd normal, recuerda el silencio en la noche de de despedida. Además, es una reminiscencia de la muerte en sí misma, del adiós, del funeral y del final, del viaje sin retorno. ¿Alguien habrá notado que la silla barnizada en negro sobre la barca es la más suave, relajante y lujosa en el mundo entero?”.

gondola funeraria en venecia

Góndola funeraria.

Un viaje en góndola solía ser un acto de prestigio para los miembros más afortunados de la sociedad de Venecia. Una edición de 1879 de The American Magazine describe la elegancia de un funeral en Venecia.

“En Venecia, la ciudad del mar, la poesía del funeral destaca más que en cualquier otro sitio de Italia. De hecho, muchos de los usos y costumbres de esta ciudad son extremadamente hermosos y, cuando se habla de enterrar muertos, a menudo son actos pintorescos y conmovedores más allá de lo que puede describirse con palabras. Cuando se trata de una doncella que cerró los ojos antes de experimentar los amores y las tristezas de este mundo, la ceremonia de trasladarla a su tumba está profundamente marcada por la poesía y la gracia de todas las costumbres en la tierra soleada de Italia. La pequeña muerta es transportada en una góndola por los canales hasta su morada eterna, una pequeña necrópolis en una isla próxima a la ciudad. En este campo fúnebre a menudo el cadáver, elegantemente vestido y cubierto de flores, descansa sobre un sofá levantado al lado del cual sus familiares más cercanos se arrodillan mientras un sacerdote se sienta al pie del ataúd, cantando el servicio a los muertos.

Cuando se trata de un noble o un alto dignatario del estado, se exhibe mucha más elegancia. La góndola funeraria, totalmente decorada e iluminada con velas y antorchas, atraviesa los canales de la ciudad seguida y acompañada por otras igualmente adornadas. Los sacerdotes con sus vestimentas sagradas, así como los amigos y compañeros oficiales del fallecido, ocupan la góndola fúnebre. Una vez que el cortejo pasa por la ciudad se dirige a la necrópolis, donde los restos son dispuestos con la pompa adecuada para esperar el momento en que los muertos sean llamados a la vida”.

 

Daniele Manin.

Pero ningún funeral en los canales de Venecia fue tan grande como la procesión de 1868 que acompañó al patriota y revolucionario Daniele Manin una década después de su muerte. Manin fue un héroe de la unificación de Italia en el siglo XIX, sus últimos días los pasó en Marsella exiliado por las fuerzas austriacas que tomaron Venecia en 1849. Cuando murió lo sepultaron en una tumba de la familia del pintor Ary Scheffer en París.

funeral de Daniel Manin

Procesión funeraria con las cenizas de Daniele Manin en el Gran Canal.

Austria se fue de Venecia tras la Tercera Guerra Italiana de Independencia en 1866. Los restos Manin fueron exhumados dos años más tarde y llevados a Venecia. Sus cenizas fueron transportadas por el gran canal en medio de una magnifica procesión de góndolas negras hasta su último lugar de descanso en la Basílica de San Marcos. Manin fue el primero en los tres siglos de existencia de la basílica en ser sepultado allí.

La góndola funeraria fue decorada con buen gusto. Su arco estaba coronado por el león de San Marcos, resplandeciente en oro y con el estandarte veneciano velado con crape negro. En ambos lados de la embarcación relucían las armas de las principales ciudades de Italia. En la popa había dos estatuas colosales plateadas, representando la unión entre Venecia e Italia. Detrás de estas dos figuras se agitaban los colores nacionales.

Especiales
  • Rey Helado Mar 24, 2017

    Supongo que en actualidad la mayoria de los muertos son incinerados

  • Trump JR. Mar 25, 2017

    Yo les voy a dar un Entierro pero de…

Comentar el artículo.