Mi Primer Mandado: japoneses «abandonando» niños en las calles

Hajimete no Otsukai (Mi Primer Mandado) es una producción japonesa y un auténtico fenómeno mediático. A occidente llegó con el nombre “Mi Primer Mandado” en Netflix, la popular plataforma de streaming. Desde hace tres décadas, los japoneses se entretienen con producciones documentales donde niños pequeños son enviados al mundo completamente solos. Ya sea para realizar alguna compra o viajar en transporte público.

Hajimete no Otsukai

Sí, es un fenómeno televisivo en Japón cuya trama consiste en enviar a los niños solos a la calle. Una auténtica montaña de emociones empaquetada en forma de un caricaturesco documental. Cualquiera que se encuentra con el cartel de la serie en letras coloridas termina preguntándose:

¿Qué es Mi Primer Mandado?

Para los nipones se trata de dos espectáculos de tres horas que se repiten año con año. Durante las transmisiones del programa, 1 de cada 5 espectadores japoneses se engancha con Hajimete no Otsukai. Es un auténtico fenómeno televisivo. Y la duración de cada episodio se explica por el alto nivel de preparación que requieren, un seguimiento de cada tarea que hace el pequeño durante la travesía.

Tanto los padres del niño protagonista como personal de la producción inspeccionan cada una de las rutas del “mandado”. Se aseguran de que no pasen por zonas peligrosas o que no lo sigan “personas sospechosas”. Mediante un proceso de selección, la producción elige al niño. Posteriormente, el equipo de filmación y el personal de seguridad determina escondrijos para que los pequeños no los vean.

Además, a todos los vecinos se les informa para no tener problema con las autoridades. Especialmente porque en Japón no es muy común ver a un niño de cinco años vagando por las calles. Muchas personas disfrutan este programa por la capacidad de infundir confianza en los pequeños.

mi primer mandad

Cada uno de los participantes tiene entre 2 y 6 años de edad, y se mueren de miedo cuándo empiezan su travesía. Para un niño que apenas empieza a conocer el mundo, algo tan sencillo como un viaje a la tienda de la esquina puede suponer un reto aterrador. Aunque, al final se regocija con orgullo de sus capacidades recién descubiertas. Sin ningún tipo de ayuda, los niños terminan su aventura y cumplen el mandado.

Fenómeno televisivo.

En colaboración con la emisora japonesa Nippon, Netflix anunció un acuerdo para incluir treinta programas en su plataforma bajo el nombre “Mi Primer Mandado”. Ambas empresas esperan que sea tan bien recibida como Death Note o Your Turn to Kill. Pero, las versiones que ofrece Netflix son mucho más cortas que la producción original. En cada capítulo encontramos un video de apenas 20 minutos de duración, en lugar de tres horas.

Es un programa adorable en el que las personas animan a los niños a cumplir con los mandados. En el primer capítulo, un niño se dirige al supermercado para conseguir tres productos. Y, a medida que avanza, narra la aventura para sí mismo. Eventualmente, encontramos el caso de una pequeña que intentó hacer un mandado, pero terminó hecha un mar de lágrimas en los brazos de su madre cuando se perdió. Afortunadamente, supera su nerviosismo y vuelve a intentarlo.

La variedad de emociones te mantiene pegado a la pantalla, quizá por eso el programa es tan visto en Japón. Pero, debemos aclarar que en términos de concepto y ejecución se trata de un proyecto con esencia nipona. Continuamente, en la pantalla aparecen palabras japonesas y cada acción se acompaña con risas y aplausos enlatados.

Te puede interesar.

Deja un comentario