Loro discapacitado usa herramientas para su autocuidado

Un kea (Nestor notabilis), loro endémico de Nueva Zelanda, que carece de la parte superior del pico emplea una variedad de herramientas para suavizar sus plumas. El extraño comportamiento del ave sucede en la Reserva de Vida Silvestre Willowbank, en la ciudad de Christchurch. Para quienes crían a esta especie de loro como mascota, verlos empleando otros objetos para diversos fines tal vez resulte cotidiano.

bruce loro(1)

Sin embargo, es la primera ocasión en que los científicos atestiguan un comportamiento de asistencia sanitaria en un loro y también en un ejemplar de esta especie. Los pormenores de la peculiar observación están resumidos en una publicación del periódico Scientific Reports.

El protagonista es un kea macho llamado Bruce, rescatado con el pico roto por un investigador en el municipio Paso de Arthur. Aunque desconocen lo que provocó el daño, sus cuidadores suponen que el loro estaba atrapado. Tras recibir atención veterinaria en el Hospital de Vida Salvaje South Island, el ave terminó en la reserva Willowbank.

Bruce, el kea con el pico roto.

A finales de 2019, los encargados de cuidar a Bruce se percataron de que usaba diversos objetos para suavizar sus plumas. De hecho, este kea de Nueva Zelanda se adaptó, empleando la lengua y mandíbula inferior, para recolectar diversos elementos. En ese período de observación de nueve días, el equipo de la Universidad de Auckland observó a Bruce manipulando una variedad de herramientas.

herramientas bruce

Tales como la corteza de un árbol, una rodaja de zanahoria y una ficha negra empleada para experimentos cognitivos con animales. El loro también recolectaba rocas que, el 90% de las veces, empleaba para alisar sus plumas. Además, cada vez que Bruce dejaba caer una de esas piedras, casi siempre las recuperaba o sustituía por otras para continuar atendiendo su plumaje. El ave elegía rocas de un tamaño específico que facilitaran su tarea de autocuidado.

De la docena de keas que habita en esta reserva, Bruce es el único que emplea rocas para tratar sus plumas. Aunque los otros ejemplares no usan objetos para el mismo fin, también recogen piedras con el pico, aunque de diferente tamaño a las recolectadas por el loro discapacitado. Amalia Bastos, investigadora líder del estudio dice que, si Bruce recolectó piedras de tamaños específicos, es porque actuó intencionalmente para compensar su discapacidad.

Es un comportamiento que abona al buen intelecto de esta especie. «Los keas no manifiestan regularmente el uso de herramientas en la naturaleza, por lo que usar una herramienta individual para una discapacidad en específico sugiere gran flexibilidad en su intelecto. Estos animales son capaces de adaptarse y resolver nuevos problemas a medida que surgen», señala Bastos en un comunicado.

Artículos relacionados:

Últimas Entradas:

Deja un comentario