El asesinato de Kitty Genovese y el “efecto espectador”

El 13 de marzo de 1964, aproximadamente a las 3:15 a.m., una mujer llamada Kitty Genovese era asesinada. Tenía 28 años, una joven segura de sí misma y con un humor bastante risueño. Sin embargo, la madrugada de ese trágico viernes nada de eso importó. Su asesinato estableció las bases para una teoría que se encuentra presente en multitud de libros sobre psicología.

kitty genovese posando

Kitty Genovese, la mujer que supuestamente fue apuñalada frente a 38 testigos que no hicieron nada.

Mientras Kitty Genovese era apuñalada hasta la muerte en un pasillo afuera de su residencia, los amigos y vecinos con quienes había vivido los últimos años se convirtieron en simples espectadores, eligiendo de forma consciente no involucrarse mientras la mujer agonizaba. El comportamiento de este vecindario llevó el pequeño crimen de un pueblo al escenario internacional, desencadenando un debate público y acuñando un término para los acontecimientos, “el efecto espectador”.

 

El homicidio de Kitty Genovese.

La noche del ataque, en torno a las 2:30 a.m., Kitty Genovese salió del bar donde trabajaba y se dirigió a casa. Durante los últimos dos años había trabajado como administradora del Ev’s Eleventh Hour Bar en el barrio Hollis, en Queens, Nueva York. Su casa, un apartamento que compartía con un amigo, se encontraba a aproximadamente 45 minutos, en Kew Gardens, un viaje que hacía todos los días en automóvil.

Un par de minutos después que saliera del bar, se detuvo en un semáforo. En ese lapso que la luz cambió y le permitió el avance, jamás notó el automóvil que salía de un estacionamiento cercano para ponerse justo detrás. Nunca se percató de que le dio seguimiento hasta su casa.

A las 3:15 a.m., Genovese ingresó a un cajón de estacionamiento en la estación de tren Kew Gardens Long Island, que se encontraba a escasos 30 metros de su vivienda. El automóvil que la había estado siguiendo se detuvo en una parada de autobús calle abajo.

El hombre que la acechaba era Winston Moseley, un sujeto de 29 años con esposa y tres hijos, sin ningún tipo de historial criminal. Al menos hasta esa noche. Mientras Kitty Genovese recorría esos 30 metros en dirección a su apartamento, Moseley la abordó, con un cuchillo de cazador en mano, y la apuñaló en dos ocasiones.

Winston Moseley fotografia prision

Winston Moseley en 1964. Estuvo en prisión más de 52 años hasta su muerte, en 2016.

 

El efecto espectador.

Una vez apuñalada, el primer instinto de Genovese fue gritar para pedir auxilio y correr hacia su casa. Varios vecinos escucharon sus gritos, y al menos uno llamado Robert Mozer, que reconoció el grito como una petición de auxilio, no hizo más que decirle a Moseley que “dejara a la chica en paz”.

Tras el ataque, Moseley huyó del lugar, permitiendo que Genovese alcanzara la entrada al edificio de apartamentos por cuenta propia. Sin embargo, pese a que los testigos aseguraron ver a Moseley subirse al carro y escapar del lugar, transcurridos 10 minutos regresó, buscando a Genovese.

Eventualmente la localizó, medianamente consciente y agonizante en el pasillo del edificio de apartamentos. Antes que cualquiera de los vecinos acudiera a auxiliar a la mujer, Moseley apuñaló a Genovese varias veces más, la violó, le robó y tuvo tiempo para huir, en esta ocasión de forma definitiva. A las 4:15 a.m. una ambulancia arribó a la escena para llevarla a urgencias, pero Kitty Genovese perdió la vida antes de llegar al hospital.

Kew Gardens, Queens residencia genovese

Conjunto habitacional en Kew Gardens, Queens, el lugar donde pereció Kitty Genovese. Fotografía: Edward Hausner/The New York Times.

La serie de ataques se extendió a lo largo de media hora, pero la primera llamada a la policía no se hizo sino hasta las 4:00 a.m. Algunos testigos aseguraron haber llamado a la policía, pero que no les dieron prioridad a sus solicitudes. Otros dijeron haber llamado, pero sin reportar la gravedad del crimen.

Unos más pensaron en llamar a la autoridad, pero asumieron que alguien más lo había hecho.

 

Lamento y fascinación por la muerte de Kitty Genovese.

Seis días después del ataque Moseley fue capturado, durante un robo. Una vez en custodia confesó el asesinato de Kitty Genovese, describiendo con lujo de detalles el ataque y los motivos – que supuestamente sólo se trataba de “matar a una mujer”.

Moseley fue encontrado culpable por asesinato y sentenciado a muerte. Murió en prisión en 2016.

Pese a la naturaleza grotesca de este homicidio, tuvieron que pasar dos semanas para que se hiciera de dominio público. Entonces, The New York Times publica un artículo con un encabezado donde se leía “37 que vieron homicidio no llamaron a la policía”, donde citaron a un vecino anónimo que aseguró no haber llamado a la policía pues “no quería involucrarse”.

De repente, el homicidio de Genovese hizo vibrar a la ciudad de Nueva York. Cientos de personas vieron el asesinato como una señal del áspero e impersonal estilo de vida que próspera en las metrópolis, mientras que otros se lamentaban por la pérdida de empatía en los ciudadanos neoyorkinos.

kitty genovese close up

Mientras el público lloraba a la víctima, los psicólogos mostraron fascinación por estos vecinos. Se preguntaban a ellos mismos, ¿cómo era posible que alguien pudiera observar un ataque, o atestiguar un crimen, y no hacer nada? Los psicólogos sociales se enfocaron en investigar los efectos del pensamiento grupal y la difusión de la responsabilidad, definiendo la inacción de aquellos vecinos como “el efecto espectador”.

Mucho tiempo después, aquel caso se abría paso en prácticamente todos los libros de textos sobre psicología en los Estados Unidos y el Reino Unido, empleando a los vecinos como un ejemplo de la intervención espectadora.

 

Un legado agridulce.

Sin embargo, a últimas fechas las bases de esta teoría psicológica tan conocida han sido puestas en tela de juicio. Tras la muerte de Moseley en 2016, The New York Times publicó una declaración donde definía como “defectuoso” el reporte original sobre el homicidio.

“Mientras no existen dudas de que el ataque tuvo lugar, y que algunos vecinos ignoraron los llantos de socorro, el titular de 37 testigos completamente inconscientes e irresponsables fue erróneo”, decía la declaración. “El artículo exageró el número de testigos y lo que observaron. Ninguno vio el ataque por completo”.

Dado que el crimen sucedió 50 años antes de esta declaración, evidentemente no existe forma de tener una total certeza sobre el número de personas que atestiguó el homicidio.

Independientemente de la validez sobre el efecto espectador, en los últimos 53 años este se ha convertido en uno de los casos más notorios e impactantes en la historia de los Estados Unidos. Cientos de libros se han escrito en torno al homicidio y efecto espectador, ha llegado a inspirar películas, programas de televisión e incluso musicales.

Sin embargo, el legado más impactante que dejó este homicidio atroz fue el de la nula empatía de los vecinos, aquellos que posiblemente prefirieron ver a otro lado durante el crimen, y que condenaron a Kitty Genovese a ser recordada por miles de personas como la inspiración para un fenómeno psicológico, y no como una víctima desafortunada.

Psicología
  • maquinangel Dic 11, 2017

    Para ampliar la información del artículo, sería bueno ver el documental “The Witness” en Netflix. El hermano de Kitty es el que quiere llegar al fondo de la muerte de su hermana, y hasta contrata a una actriz para que grite de forma desgarradora para llamar la atención de los vecinos.
    Lo recomiendo mucho.

  • Wyatt Earp Dic 11, 2017

    A las 3 de la madrugada , vivia cerca de un burdel o en su barrio todo mundo se desvelaba ,no me esplico como es que tantas personas estaban despiertas en un mismo barrio a esa hora

  • Anh Khan Dic 11, 2017

    ¿Cómo uno puede lograr grandes y buenas cosas si valora por encima su vida?
    La mayoría de los valores de esta época provienen de la preservación y comodidad personales. Así, no es sorpresa que sea la sociedad de los apáticos.

    Y luego estas mismas personas se creen superiores a tí y te dicen que por ser romantico o patriota estás mal.

    Al menos los de Médicos sin Fronteras si los tienen bien puestos.

  • Castor Dic 12, 2017

    Porque se asombran?
    Esto es lo usual en México!! No se te ocurra meterte o siquiera decir algo porque va sobre ti y puedes llamar a la policia al fin que nunca llegara. Triste realidad. Asi que, como dijo alguien, hay que preservar la seguridad propia.

    • Carlos Rubin Dic 12, 2017

      Que gacho, pero es cierto.

Comentar el artículo.

Send this to a friend