InSight, la sonda de la NASA que investigará sismos en Marte

La NASA vuelve a estar de gala pues el próximo sábado 5 de mayo tendrá lugar en lanzamiento de la sonda InSight, un proyecto que no busca descubrir agua o vida en el planeta rojo sino investigar su actividad sísmica y, de paso, aprender más sobre su historia de 4,500 millones de años.

Planeta marte

Los datos sismográficos que se obtengan a partir de esta expedición servirán para investigar la corteza, el manto y núcleo de Marte. Además, finalmente podremos saber qué semejanzas guarda con la Tierra. Si las cosas salen según lo planeado, la sonda InSight estará despegando a las 6:15 de la mañana (hora de la Ciudad de México) a bordo de un cohete Atlas V-401 desde la base aérea Vandenberg, que se ubica a mitad de camino entre la ciudad de Los Ángeles y San Francisco, y le tomará aproximadamente medio año arribar a Marte.

Como hemos atestiguado, buena parte de las misiones no tripuladas que envía la NASA parten de la base en Cabo Cañaveral, Florida, por lo que este lanzamiento interplanetario figura como el primero desde la costa oeste en los Estados Unidos.

 

Sismos en Marte.

El nombre de la sonda “InSight” es un juego de palabras con el término en inglés insight, que tiene múltiples traducciones pero una de las más aproximadas para este caso sería “revelación”. Sin embargo, en realidad son las siglas de Interior Exploration Using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport (investigación interior mediante investigación sísmica, geodésica y transporte de calor).

Durante una entrevista para New York Times el responsable de la misión, Bruce Banerdt, especificó que la sonda realizará el amartizaje en una zona conocida como Elysium planitia – una de las regiones más regulares en la superficie de Marte. “Elegimos lo más parecido a un estacionamiento de 100 kilómetros que pudimos encontrar”. Por esto resulta probable que el campo de visión de la sonda no incluya montañas o rocas de tamaño considerable.

Insight diseño

Este aislamiento geográfico tiene sus razones: contrario a las sondas todo-terreno que la NASA ha enviado en el pasado para explorar la superficie marciana, la InSight no buscará rastros de agua o vida microscópica.

De hecho, ni siquiera la diseñaron para buscar pues carece de ruedas: esta sonda que pesa 625 kg pasará 728 días terrestres – el equivalente a un año marciano – en el mismo lugar de la superficie, monitoreando el suelo. Para esta misión, el objetivo es garantizar un lugar estable. Entre más llana la superficie, mejor.

 

Los martemotos.

Los datos recolectados por la InSight no sólo servirán para preparar a los colonizadores espaciales del futuro con datos relevantes sobre probables “martemotos” (marsquakes, en inglés) – como han sido apodados los sismos de nuestro vecino cósmico. El análisis de estas sacudidas planetarias proporcionará información sobre la historia geológica de Marte desde que se formó hace 4,500 millones de años. Lógicamente, esto abonará a nuestro acervo sobre la turbulenta juventud de nuestro Sistema Solar.

La sonda irá equipada con diversos dispositivos que, como ella, fueron bautizados a partir de diversas siglas. Dos de estos tienen funciones básicas: el HP3, fabricado en Alemania, es un termómetro que se entierra en el suelo y es capaz de realizar una medición de los índices de calor que emanan del interior del planeta hacia la superficie sin la interferencia de las variaciones climáticas.

Sonda insight

Sin embargo, la herramienta cuenta con varios trucos – como emitir pulsos de calor para ver cómo se distribuyen a través del suelo. El SEIS, fabricado en Francia, se encargará de captar las sutiles vibraciones en la superficie – tanto aquellas que se generen en el interior de Marte como las que sucedan por el impacto de meteoritos o tormentas en la superficie.

InSight llevará un poco de compañía: en su parte trasera transportará dos satélites de comunicación llamados Mars Cube One, o MarCO. Anexados en forma de módulos, tienen el tamaño de un portafolio promedio y servirán de intermediarios para intercambiar datos entre el suelo marciano y el suelo terrestre. Estos equipos no son indispensables para la misión, pero servirán para llevar a cabo una valiosa prueba de implantación, en un futuro lejano, de una red de telecomunicaciones interplanetaria.

Buena suerte, InSight.

Astronomía
  • Rodoflow225 May 5, 2018

    Excelente !!

Comentar el artículo.

Send this to a friend