Hombre se inyecta aceite para bebé en el rostro y termina desfigurado

Hugo Hernández García, residente del estado de Nuevo León, México, ha vivido con un rostro desfigurado durante los últimos 17 años de su vida. En su búsqueda de la perfección estética, este estilista, en otrora con piel de melocotón, se hizo algunas cosas muy extrañas: se inyectó aceite para bebe en el rostro, creyendo que se trataba de un sustituto de bajo costo para el colágeno. Lo resultados, como se pueden observar, son bastante graves y, desgraciadamente, irreversibles.

Hugo Hernández García desfigurado (1)

En su deseo por parecerse cada vez más a una mujer, Hugo comenzó una serie de “prácticas de belleza” en 1997, que acabarían por llevarlo a una desfiguración total de su imagen. Se realizó una cirugía a sí mismo utilizando productos domésticos para hacer que su piel pareciera impecable. Durante una de esas cirugías, él no tuvo mejor idea que inyectarse aceite de bebé en el rostro, porque pensó que tendría el mismo efecto que el colágeno.

Hugo Hernández García desfigurado (2)

El sólo hecho de pensarlo suena como algo estúpido, pero Hugo estaba tan cegado en su adicción de mejorías estéticas que ni siquiera se detuvo a pensar las consecuencias de sus acciones. Desgraciadamente, tuvo que aprender de la forma más difícil. Poco tiempo después del procedimiento, su piel comenzó a enrojecer y a mancharse y varias partes de su rostro se inflamaron de forma anormal. Resulta verdaderamente triste ver las imágenes del “antes” y el “después” de Hugo. Su rostro angelical se convirtió en una máscara monstruosa, desprovista de cualquier característica reconocible.

Hugo Hernández García desfigurado (3)

No fue sólo el rostro de Hugo el afectado, su salud también se vio gravemente mermada. A pesar de que su condición no es dolorosa, ahora depende de más de 15 medicamentos que debe ingerir todos los días, requiere una dieta especial, beber bastante agua, alejarse del alcohol y evitar una serie de sustancias nocivas. Hugo, básicamente, tiene que vivir una vida tranquila, que no implique ruido ni estrés. Ha acudido con varios médicos con la esperanza de que el daño pueda ser reparado de forma permanente, pero nadie le ha dado esperanzas hasta la fecha.

Hugo dice que no tiene vergüenza de su condición y que no le importa que las personas lo miren de forma despectiva.

No me importa cómo me ven las personas, pero constantemente me siento deprimido”, dijo. “En mi mente, intento decir a mí mismo que no tengo nada que ocultar, pero en el fondo es muy traumático. Entonces necesito pasar por un tratamiento, porque pienso que me veo horrible, que parezco un monstruo”. Ahora percibe la gravedad de sus errores y se arrepiente de haberse obsesionado tanto con la belleza.

Hugo Hernández García desfigurado (4)

Fue un error que estoy pagando a un precio muy alto”, confiesa Hugo.

Él desea que las personas aprendan de su ejemplo y que no cometan los mismos errores. Considera que es su responsabilidad enviar un mensaje a todos aquellos que pretenden corregir su apariencia: consultar a los especialistas médicos adecuados antes de decidir hacer cualquier cosa.

Fuente: elmanana.com.mx

19 Reacciones

Hacer comentario