Graban enorme disco de hielo girando en medio de un río

La semana pasada un residente de Michigan, Estados Unidos, registró un fenómeno natural poco frecuente: un gran y perfecto círculo de hielo flotando en el medio de un río, girando a una velocidad considerable. En un primer momento parecería que el pedazo de hielo fue cortado por la mano humana, pero la ciencia explica que su formación es totalmente natural.

Durante más de un siglo se investigó el fenómeno físico tras la formación de estos círculos perfectos en el hielo, y a medida que pasaba el tiempo resultó evidente que la explicación no era sencilla.

La explicación más aceptada para la formación de los discos de hielo que giran es que a medida que el aire helado y denso de la superficie entra en contacto con un punto del río donde se forman vórtices, el agua superficial se va congelando de esta forma tan particular. A medida que el agua gira, cualquier borde irregular en el hielo es afinado por la fricción con el hielo circundante del río.

Pero esto solo es una explicación que aplica en determinadas condiciones, pues discos como el del video pueden encontrarse en todos los tamaños, desde 1 hasta los 200 metros de diámetro y las leyes físicas sugieren que su comportamiento debería ser otro – por ejemplo, partiéndose o pegándose a otros trozos de hielo.

Otro aspecto interesante sobre estos discos de hielo es que independientemente de su tamaño o localización, parece que siempre giran a la misma velocidad.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Liége, en Bélgica, decidió develar el misterio tras este fenómeno de una vez por todas. Usando discos de hielo fabricados en el laboratorio, hicieron una simulación de lo que sucede cuando el disco de hielo que flota en el agua empieza a derretirse.

Observaron que el disco empieza a girar espontáneamente: esto los condujo a la conclusión de que el giro tiene más que ver con el proceso de descongelamiento del hielo y los cambios de temperatura del agua que con las corrientes y remolinos del río.

Según explicó Ryan Mandelbaum al portal Gizmodo, el agua alcanzaría su punto más denso a 4°C. “En los experimentos los científicos midieron la circulación del agua bajo el hielo, y encontraron que el disco enfriaba el agua a su alrededor. Cuando el agua circundante alcanzaba los 4°C, descendía al fondo formando un vórtice. Es precisamente este vórtice lo que hace girar al hielo que está flotando”, explica.

Aquí otro de mayor tamaño:

Sabias que
  • Ignacio Samaniego Ene 13, 2017

    Creo que es hora de llamar a Mulder y Scully

Comentar el artículo.