El exagerado contrato de una novia para las damas de honor

Hace poco, en Internet salió a relucir el caso de una novia obsesiva que impuso un ridículo contrato a sus damas de honor. El documento consta de 37 cláusulas que las mujeres debían cumplir antes y durante el día de la boda. La protagonista del caso se convirtió en la comidilla de los internautas por la desfachatez de sus condiciones.

mujer estresada(1)(1)

Una novia autoritaria.

Por ejemplo, una de las cláusulas que más indignación causó es la que regula el peso de las damas de honor. Todas se comprometieron a no subir más de 3 kilogramos hasta el día de la boda. Por si fuera poco, la novia las obligó a no intentar «opacarla» el día de la ceremonia.

Si por razones médicas alguna se ausentaba en la prueba del vestido, estaba obligada a presentar un justificante médico. De hecho, también se comprometieron con la novia a no quedar embarazadas intencionalmente antes de las nupcias. Una vez firmado el documento, las damas debían presentar un horario detallado con su rutina diaria.

Como puedes darte cuenta, el «contrato» daba a la novia un control exagerado sobre la apariencia, tiempo y comportamiento de sus damas de honor.

contrato damas de honor(1)

La novia de las reglas.

Quedó estrictamente prohibido que las damas de honor solicitaran o sugirieran a la novia algún cambio en los detalles de la boda. Además, ninguna debía «expresarse negativamente» sobre algún invitado. No conforme con controlarlas, también las obligó a ahorrar 700 dólares para solventar los gastos del evento. En una de las cláusulas, la novia finalmente admite su «actitud autoritaria».

Al compartir la lista de reglas en Facebook, la mujer se excusó diciendo: «leí muchas publicaciones sobre novias que tuvieron problemas con sus damas de honor. Solamente así tendré paz, pues me niego a seguir estresada». De las diez damas de honor elegidas para participar en las nupcias, sólo seis aceptaron las condiciones. Muchos no podían creer que estas mujeres aceptaran los términos del contrato.

Las 37 reglas de la novia exagerada.

No subiré más de 3 kilogramos hasta el día de la boda.

Aceptaré llevar el vestido que la novia elija, independientemente de mi opinión. No me importará el estilo o color.

No hablaré mal de nadie en la boda.

Estoy obligada a asistir a la despedida de soltera, pruebas y ensayos de la boda. Sólo me ausentaré en caso de muerte, prisión, embarazo de más de cinco meses o por enfermedad comprobada por un justificante médico.

No intentaré convencer a la novia de cambiar nada en su boda.

Me comprometo a llevar el cabello negro o castaño oscuro el día de la boda (las extensiones se aceptarán con previa aprobación).

No utilizaré pestañas postizas el día de la boda, a menos que acuda con un profesional.

Cuidaré de mi piel, uñas y cabello hasta el día de la boda.

La novia seleccionará al maquillista el día de la boda.

No me embarazaré intencionalmente antes de la boda.

Apoyaré a la novia en todo momento.

No portaré ninguna joya, accesorio o vestimenta extra el día de la boda.

Llevaré el peinado que la novia elija para el día de la boda.

No llevaré acompañante alguno a la boda o ensayos sin aprobación de la novia.

Comprendo que la madrina requiere apoyo financiero para solventar algunos de los eventos.

No llevaré a mis hijos a la boda.

Soy consciente de que debo pagar el vestido, zapatos y peinado que usaré el día de la boda.

No consumiré más de siete tragos de alcohol en evento alguno, excepto en la despedida de soltera donde no hay límite establecido.

Acepto comprar una camiseta de despedida de soltera y pagar mi propio viaje, en caso de que el evento sea fuera de la ciudad.

No invitaré a personas ajenas a ninguna de las reuniones.

No intentaré superar a la novia.

novia vampiro

Comprendo que no existen reglas establecidas para la despedida de soltera.

Me aseguraré de tener una niñera responsable en las fechas de los eventos, y comprendo que la falta de una no será excusa.

No me pondré sensible o nerviosa con la novia, pues comprendo que tiene una actitud mandona.

Durante la boda y recepción, me mostraré feliz y extremadamente positiva en todo momento.

No coquetearé con ningún hombre que acuda a la fiesta.

No me relacionaré con nadie hasta la fecha de la boda en caso de que no tenga un noviazgo antes de firmar este contrato.

La única sugerencia autorizada tendrá que ver con adquirir determinado artículo por un costo extra.

Comprendo que todos recibirán un trato igual en la boda, independientemente del vínculo familiar.

Acepto que tal vez deba realizar actividades físicas antes de la boda.

No llevaré lentes de contacto llamativos.

Evitaré usar uñas coloridas el día de la boda.

No usaré lápiz labial exagerado ni brillante.

Me depilare las cejas antes de la boda.

Proporcionaré a la novia un cronograma con mis actividades en un plazo máximo de cinco días tras firmar el contrato.

Estoy de acuerdo en ahorrar al menos US$ 50 por mes durante los próximos 14 meses para solventar gastos eventuales que puedan surgir.

No renunciaré a la boda por ninguno de los motivos listados arriba. Si no estoy de acuerdo, no firmaré este contrato y me sustituirán. También entiendo que esto no afectará la amistad que existe con la novia. En caso de firmar y después renunciar, la amistad no volverá a ser igual.

5 comentarios en «El exagerado contrato de una novia para las damas de honor»

  1. entiendo que una boda es un dia importante para la novia y esta quiera sentirse especial y que la atencion se centre en ella, pero siento que algunas de estas clausulas de contrato estan de mas como ejemplo: los accesorios, las uñas y las relaciones sociales que puede o no tener, realmente siento que es de esas personas que mas que negociar o aplicar reglas racionales, son unos obsesivos del control total.
    pero en fin su boda, sus reglas y ahi de quien las quiera acatar

    Responder
  2. Se me hace que la novia conoce lo cabronas que son sus amigas. El contrato en pocas palabras dice «no quiero sus bromitas que le hicieron a la Kimberly el día de su boda y la hicieron quedar terrible…» (si esas son pocas palabras, para una mujer

    Responder

Deja un comentario