El caso Reverte Escalante

Hay veces que la realidad supera a la ficción, la siguiente historia es uno de esos casos que parecen haber sido sacados de una serie de televisión. Todo un caso para los detectives Benson y Stabler de La ley y el Orden.

Distrito Federal— Rubén Romeo Reverte Escalante tenía 20 años y un futuro promisorio, pues obtuvo el mejor promedio de su preparatoria y tenía una beca para estudiar en el extranjero, pero decidió quedarse con su novia, quien lo mató para cobrar un seguro millonario. Hace poco más de 5 años, Reverte y Leslie Medellín Arellanes Arredón, también de 20 años, se conocieron en la Preparatoria 6 e iniciaron un noviazgo.

En ese tiempo el joven vivía con sus padres, pero se peleó con su papá, a quien incluso denunció penalmente dos veces por violencia intrafamiliar y le exigió una pensión de mil 800 pesos mensuales, aconsejado por Leslie y su madre, Roxana Arredón Argüello, de 46 años. En abril del 2008, la mujer le pidió a su yerno que entrara a la casa de la supuesta amante de su novio para robar la correspondencia, pero el joven fue descubierto y encarcelado un año en el Reclusorio Norte.

Los papás del joven nunca supieron que su hijo estuvo encarcelado, y cuando recibían llamadas desde el penal las rechazaban, por temor a ser extorsionados. Mientras Reverte estaba preso, Arredón Argüello visitó a su hijo Ricardo Arredón Argüello en el Reclusorio Oriente, donde está por homicidio, y le contó de su yerno. El convicto le aconsejó que cuando el joven saliera en libertad le comprara seguros de vida, y él enviaría unos sicarios para que lo mataran.

En abril, Reverte fue liberado y se instaló en casa de su novia y suegra. El 21 de agosto fue encontrado muerto, con golpes en la cabeza y una lesión de arma punzocortante en el cuello, en Coyoacán. En sus bolsillos fue descubierto un papel con la leyenda: “Gabriel que esta sea nuestra reconciliación para siempre, besos, te amo”.

Con el argumento de que el joven era su amigo y no tenía familiares, Leslie reclamó el cuerpo y lo sepultó. La Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF) no tenía pista de los homicidas. “Leslie siempre estuvo aportando que no tenía familiares y que ella era su única amiga, la investigación la quisieron desviar incluso con el mensaje, que él era un homosexual y tenía novio y que era una cuestión pasional”, explicó Alfredo Díaz Escobar, Fiscal de Homicidios.

En diciembre, Leslie y su madre, solicitaron en la Fiscalía ocho copias de la averiguación, para cobrar seguros de vida, lo que alertó a los investigadores. La PGJDF solicitó al juez 36 penal un arraigo para ambas mujeres, mientras obtenía más información. Personal de la Fiscalía se reunió con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), y se enteró de que estaba asegurado en cinco empresas.

Las mismas pólizas decían que si la muerte era violenta se duplicaba la cantidad, es decir, fue asegurado por 16 millones de pesos y, al ser un hecho violento, se duplicó. La beneficiaria única era la abuela de estas señoras, una mujer de más de 80 años de edad, Emma Argüello Jurado”, detalló el Fiscal.

La anciana es buscada por la PGJDF, que también indaga la muerte del esposo de Arredón Argüello, ocurrida en marzo en un accidente vial, tras lo cual cobraron un seguro de vida.

14 Reacciones

Hacer comentario