Cuántos tonos de rojo puedes distinguir

Analiza con cuidado la imagen que acompaña a este artículo y haz un conteo de los tonos de rojo que puedes identificar. Si llegas a distinguir entre dos o tres diferentes tonalidades de rojo probablemente seas un hombre. Ahora bien, si eres capaz de distinguir cinco, seis o incluso siete tonos diferentes, es muy probable que seas una mujer. Este experimento visual ha sido realizado en varias ocasiones y siempre arroja resultados sorprendentes: las mujeres son capaces de distinguir una gama más amplia de colores que los hombres.

tonos de rojo

Y para nada es de extrañar que la paleta visual masculina no conozca más allá de los siete colores con sus variantes entre claras y oscuras, mientras que las mujeres pueden definir decenas de colores por su nombre correcto. Por otro lado, diversos estudios de índole similar afirman que si cambiamos los colores por columnas en tonalidades de grises con posiciones alternadas, los hombres perciben mejor los estímulos del movimiento que estas provocan.

Y estos son sólo un par de ejemplos para confirmar hechos que vienen siendo asegurados en un estudio tras otro durante los últimos cincuenta años: el cerebro de hombres y mujeres posee diferentes variables hormonales, estructurales y funcionales.

Este asunto siempre es tema de malos entendidos e incluso de tergiversación, por parte del público y de algunos medios de comunicación que, cuando aparece una noticia destacando el resultado de estos estudios tienden a convertirla en una especie de guerra de sexos sin sentido. Sin embargo, desde un ángulo estrictamente científico, los artículos publicados en las últimas cinco décadas dejan en claro que los cerebros de ambos sexos proporcionan diferentes resultados a la hora de procesar la información del mundo exterior.

El último artículo1 sobre esta fascinante área de la neurociencia se publicó a principios de la semana pasada por la revista PNAS y en este se analizan a profundidad las conexiones neuronales entre los dos hemisferios de nuestro cerebro. El estudio se centra en la Conectoma, un concepto muy en boga en los últimos años y que se utiliza para definir a la intrincada red de conexiones entre las más de 85 mil millones de neuronas que posee un ser humano.

Los responsables de esta publicación llevaron a cabo un enorme estudio de las conexiones neuronales de casi mil personas (521 mujeres y 428 hombres) con edades comprendidas entre los 8 y 22 años. Observa la siguiente infografía resultado de una resonancia magnética:

resonancia conectomas

La primera parte corresponde al cerebro de un hombre y la parte inferior al cerebro de una mujer. Las líneas azules son una representación de las conexiones entre un mismo hemisferio del cerebro, las líneas naranjas por su parte, son las conexiones entre el hemisferio derecho e izquierdo.

Las diferencias son asombrosas y llevan a los autores de la investigación a confirman que los hombres y las mujeres poseen diferentes vías de conexión para procesar la información. La estructura de la red de conexiones en el cerebro del hombre aparentemente acelera el intercambio de información entre las áreas de la precepción de la realidad. Por su parte, la red de conexiones neuronales del cerebro de una mujer es más abundantes entre los hemisferios proporcionando así, en las propias palabras de los científicos, “la comunicación entre los modos de procesamiento analítico e intuitivo.”

 

¿Cómo se traducen estos resultados a nuestra vida diaria?

Simple, estos resultados apuntan a que estas diferencias en las conexiones de los hemisferios, le facilitan a la mujer una mayor capacidad de concentración, inteligencia social más funcional y una mejor memoria en determinadas funciones, tales como la memorización de palabras o el reconocimiento facial. Por otra parte, la manera en que está conectado dentro del mismo hemisferio el cerebro masculino, permite a los hombres mejorar su capacidad de orientación, acelerar el procesamiento de la información y responder a estímulos en movimiento.

Resulta curioso que estas diferencias en la conectividad neuronal se pueden apreciar mejor desde los 13 años, ya que a edades más tempranas las conexiones entre los hemisferios son muy similares entre niños y niñas. Así, estas diferencias de conectividad entre hemisferios comienzan a ser cada vez más visibles a medida que se llega a la adolescencia.

Ahondando en el tema, otro estudio2 refuta la teoría de la división dicotómica entre el hemisferio izquierdo (analítico) y el derecho (creativo). Las imágenes de resonancia magnética realizadas al cerebro de 1,011 voluntarios no arrojaron indicios de la utilización de uno u otro lado del cerebro cuando los sujetos de prueba hacían una operación matemática o recitaban un verso, por ejemplo, sino que utilizaban los dos juntos.

Esta idea de que nuestro cerebro está complementado por dos opuestos (analítico y artístico), probablemente haya sido plantada en un artículo publicado en 1973 por el New York Times, que señaló de una forma más poética que científica, que:

– “Dos personas muy diferentes habitan en nuestro cerebro… Una de ellas es verbal, analítica y dominante. La otra es artística…“, Y desde entonces varios estudios y publicaciones se apropiaron de este modelo, pese a que no representaba la opinión de Roger Sperry, supuesto autor de esta división hemisférica que terminó por caer en la licuadora de la cultura popular.

Para terminar, si deseas ver los tonos de rojo sólo selecciona la imagen como si fueras a copiar texto.

Referencias: 12

Vía: Yahoo Noticias

56 Reacciones

Hacer comentario