El surrealista cielo “extraterrestre” en la Antártida

¿Crees que la siguiente imagen salió de una película de ciencia ficción o que fue tomada en algún lugar de la Tierra? Si no existiera la presencia humana en la imagen, probablemente no dudarías en responder. Pero, en realidad este asombroso paisaje fue capturado por el fotoperiodista Cristopher Michael durante una incursión que realizó hace poco a la Antártida.

Parhelio En La Antartida

La fotografía fue tomada a aproximadamente un kilómetro de distancia del Polo Sur, mientras recorría las desérticas planicies heladas como parte de la Antartic Logistics and Expeditions, una empresa que se encarga de gestionar las visitas de índole científico y turístico a la región durante el verano.

 

Parhelio.

El gigantesco halo que puede verse en el cielo parece propio de otro planeta, pero no es así. Es un fenómeno luminoso conocido como parhelio, visible únicamente cuando existen cristales de hielo suspendidos en el aire. En regiones menos australes, estos cristales se generan en nubes cirrus, o en zonas extremadamente frías y secas como la Antártida dónde se encuentran suspendidos en el aire, más próximos al suelo.

Estas pequeñas formaciones hexagonales tienden a flotar de forma horizontal. Es en esta posición que reflejan la luz generando la ilusión de que existen otros dos soles más pequeños de forma paralela al verdadero. Cuando la posición de los cristales se torna más vertical, se forma una aureola en torno al Sol.

Esta fotografía nos muestra un escenario particular pues la atmósfera ese día estaba repleta de cristales en formaciones horizontales y verticales, lo que hizo posible captar esta impresionante imagen.

Fotografia Avioneta En La Antartida

 

La inspiración de la fotografía.

La saturación y los tonos blanco y negro que le proporcionan una apariencia retro fueron totalmente a propósito. De acuerdo con un artículo publicado por el sitio Earther, Michael obtuvo la inspiración de una fotografía de 1986 que registró la primera caminata terrestre no asistida hacia el Polo Sur.

Esta misma expedición se habría inspirado en el viaje que realizó Robert Falcon Scott al Polo Sur en 1912 – un emprendimiento en el que un grupo de 5 personas logró terminar el viaje de ida, pereciendo en el camino de vuelta.

“Michael tuvo la oportunidad de conocer en persona a Robert Swan, uno de los viajeros que participó en el recorrido de 1986, así como a Ghazala Ahmad de Mear, esposa de Roger Mear, otro miembro del grupo de 1986. Swan y la esposa de Mear se dieron cita para volver a realizar la caminata de más de 1000 kilómetros hasta el Polo Sur”, asegura la publicación.

“Durante el entrenamiento de regreso al campo de Union Glacier, Ghazala me mostró mi primera fotografía de un parhelio – era la fotografía de Roger en la expedición Mear-Swan”, dijo Michael. “Estaba tan inspirado. Así, cuando lo vi con mis propios ojos, inmediatamente se me vino a la mente Roger, Robert y Ghazala. Por eso, esta imagen está dedicada a él”.

En la cuenta de Instagram de Michael pueden encontrarse otras fotografías que realizó durante su viaje a la Antártida.

Hacer comentario