¡Ya ni la... Chistes Humor

Chistes de políticos

image001

Carl Marx se muere. Por sus pensamientos radicalistas se va al infierno. Tres meses después el diablo llama San Pedro:
-“¿San Pedro?
– Sí.
– Habla el diablo en persona. Resulta que tengo un pecador demasiado latoso.
– Sí.
– Mis demonios comienzan a sindicalizarse y a pedir una semana de 40 horas. ¿Crees que puedas corregirlo? Yo ya hice de todo, y nada. Ahí te lo envío pues.
Después de un tiempo y devuelta la normalidad al infierno, el diablo se pregunta que habrá pasado con el Marx ese y decide hablar al cielo:
-“¿Sí, bueno? Habla el diablo… ¿puedo hablar con Dios?”
-“¿Dios? ¡Cuál Dios, aquí todos somos iguales!

Al salir por la ventana de la casa de un político dos rateros conversan.
Ratero 1: “A ver, fíjate cuanto traemos ahora en la bolsa.”
Ratero 2: (Contando el dinero) Cien mil pesos.!
Ratero 1: Te dije que no nos metiéramos a robar a ese diputado. Desgraciado, teníamos 500,000 cuando entramos.!

Van Santa claus, los tres Reyes Magos, un chilango y un político mexicano honrado por la calle y se encuentran un billete de mil, quien se agacha a levantarlo?
El chilango, los otros personajes solo existen en la imaginación de los niños.

Llega el presidente al banco a cambiar un cheque…
– Buenos Días Señorita, me hace favor de cambiarme este cheque ?
– Con mucho gusto Señor, me permite su identificación ?
– Señorita, no traigo identificación pero soy el presidente de de este país.
– Sí Señor, pero me debe mostrar una identificación, por ejemplo, su credencial para votar con fotografía.
– Señorita, no traigo identificación pero pregúntele a quien quiera, soy el presidente, por favor… !!
– Lo siento Señor, pero son reglas del banco. Me debe usted enseñar su identificación.
– Pues no traigo Señorita y me urge cambiar este cheque.
– Mire Señor, lo que podemos hacer es lo siguiente : el otro día vino el mejor portero del mundo con el mismo problema, no traía identificación y para probar que era él sacaron un balón, le tiraron unos penaltis y los paró, y así comprobó que él era en verdad el mejor portero. También vino el mejor boxeador y no traía su credencial de elector, entonces se echó unos rounds con los cajeros y se noqueó a dos y así nos probó que él era en realidad el mejor boxeador. Entonces ud. puede hacer lo mismo… haga algo para probar que es ud. el presidente de la república.
Se queda pensando el presidente durante un buen rato y dice…
– Mmmh, no Señorita, la verdad es que se me ocurren puras pendejadas.
– Perfecto Señor presidente !!!, en billetes de qué quiere que le cambien el cheque ?

Comentar

7 comentarios