Alguien me observa – Creepypasta

Compré una nueva propiedad en la pequeña ciudad de San Pedro. Era una casa económica, sin embargo; lo más importante era que finalmente podría alejarme de la ciudad. Y es que hace unos meses tuve una mala experiencia con un acosador. Aunque logré que lo arrestaran, no podía sacudirme esa extraña sensación de que alguien me observaba todo el tiempo. Sentía que había ojos en todas partes, tanto en casa como en la calle, por lo que decidí mudarme a un pueblo con menos gente para tener algo de paz.

ojos observando

La casa era grande y algo vieja, pero resultaba muy acogedora. Al agente de bienes raíces que me contactó le solicitaron expresamente mencionar que un asesino serial habitó este lugar, el motivo por el que la casa se vendía tan barata. Pero, él y posteriormente la vecina de al lado, Sara, me dijeron que no le diera mucha importancia. La residencia ya había pasado por cuatro propietarios desde entonces, y nadie tuvo problemas viviendo aquí.

Me encantó la casa. Los muebles eran de muy buen gusto y, sobre todo, cómodos. La gente de San Pedro era amable, y a menudo me invitaban a cenar o me obsequiaban pastelillos recién horneados. «Las reuniones», decían, «eran la clave para asegurarse de que a todo el que habitaba en San Pedro le encantara estar allí».

Pero, una semana después todo cambió. Dejó de gustarme. Esa sensación de que alguien me observaba regresó, y mucho peor que antes. Intenté ignorarla, pero pronto empecé a sufrir insomnio. Me pasaba el día entero bostezando y unas ojeras enormes se apoderaron de mis ojos. Sara era tan amable que me dejó quedarme en su casa varias noches.

En una de esas estancias conocí la leyenda de Julio Rojo, el asesino en serie que vivió en mi casa. Aunque se desconocía el número exacto de víctimas, Julio (también conocido como «El Rojo de San Pedro») padecía un grave caso de narcisismo. La leyenda dice que el hombre no podía conciliar el sueño si no sentía que alguien lo estaba mirando. Cuando lo arrestaron, en la habitación principal encontraron un «espantapájaros» construido con el cadáver de una joven de 17 años a la que asesinó sólo para sentir que alguien lo miraba.

La historia me produjo escalofríos, y al poco tiempo llegué a casa donde sentí que cientos de ojos me observaban, sin importar al lugar a donde fuera.

Sin embargo, hoy fue el día en que decidí tomar cartas en el asunto. Mientras cocinaba volví a sentir los ojos sobre mí. Instintivamente, por el miedo, lancé un cuchillo de cocina que terminó clavado en la pared. Al sacarlo, un par de ojos conservados en formaldehído me observaban fijamente al interior de un frasco.

La policía ha desmantelado el panel de yeso en las paredes de mi casa durante horas. Hasta el momento localizaron 124 pares de ojos en pequeños contenedores de vidrio. Lo más aterrador es que todos y cada uno observaban.

5 comentarios en “Alguien me observa – Creepypasta”

Deja un comentario