La fascinante abducción de Elizabeth Klarer

Elizabeth Klarer era una mujer completamente normal. Entre sus conocidos la respetaban mucho, y nadie podía acusarla de loca o desquiciada. Uno de los aspectos más interesantes del fenómeno OVNI son las abducciones. Estos episodios en que los individuos supuestamente son secuestrados, a menudo resultan en relatos extraordinarios.

Elizabeth Klarer viajera del espacio(1)

Muchas de estas historias detallan un extraño paseo por un ambiente desconocido. Sin embargo, la abducción de Elizabeth Klarer raya en lo fantasioso pues, además de visitar otro planeta, asegura que concibió un hijo de un amante extraterrestre. El relato proporcionado por esta mujer sudafricana es un compendio de abducciones, mundos exóticos, naves extraterrestres, amantes intergalácticos y toda la extrañeza que esto implica.

Elizabeth Klarer y el fenómeno OVNI.

Elizabeth Klarer nació el 1 de julio de 1910 en Mooi River, Sudáfrica. Cuando aún era joven migró a Inglaterra, donde estudió música y meteorología. Posteriormente, se integró a la Real Fuerza Aérea y proporcionó servicios de inteligencia a la Fuerza Aérea Sudafricana interceptando mensajes alemanes codificados.

En 1950, a los 40 años de edad, leyó un libro sobre el fenómeno OVNI que desbloqueó una serie de recuerdos de su infancia. Empezó a recordar que, aproximadamente a los 7 años de edad, observó un disco volador luminoso sobre la granja de sus padres. En esa época también atestiguó la llegada de un planetoide con un aura anaranjada, que presentaba múltiples cráteres en la superficie y volaba en el cielo.

Avistamientos en Johannesburgo.

Estos recuerdos de su edad temprana provocaron en Elizabeth Klarer un profundo interés por el tema OVNI. Y la obsesión se intensificó en 1954, cuando se enteró de unos supuestos avistamientos en una zona rural de Johannesburgo. El grupo étnico de la región, los zulúes, creía que estos avistamientos eran obra de un pájaro relámpago propio de su mitología. Cuando Klarer acudió a investigar, observó una nave espacial en forma de disco giratorio con una cúpula estacionaria al centro.

En aquel momento, la nave emitió un zumbido y ella afirma que observó a uno de los tripulantes a través de una ventanilla. Procuró distinguir mejor la escena, pero una onda de calor que emanaba de la nave se lo impidió. Tras este encuentro, Elizabeth Klarer desarrolló una habilidad para comunicarse con una entidad extraterrestre llamada «Akon».

Encuentros cercanos.

Según la información recibida, provenía de un planeta llamado Meton en el sistema solar de Alfa Centauri. También supo que Akon era miembro de esta tripulación extraterrestre y se desempeñaba como científico en la nave. Fue él a quien vio a través de la ventana de la nave aquel día en Johannesburgo.

abduccion

Klarer vivía obsesionada con el encuentro, y en múltiples ocasiones regresó a la zona rural de Johannesburgo con la esperanza de volver a encontrar a Akon y su nave. Finalmente, en 1956 volvió a ver la nave extraterrestre en la misma zona. Pero esta ocasión las cosas fueron muy diferentes, pues Akon se manifestó ante Klarer y presentó a uno de sus compañeros, a quien refirió como astrofísico y botánico de la nave.

Los extraterrestres y Elizabeth Klarer.

Según Klarer, los extraterrestres la invitaron a abordar para conducirla a una nave masiva. Esta nave nodriza de formato cilíndrico tenía aproximadamente cinco kilómetros de longitud, y al interior albergaba una ciudad con parques, árboles, flores e incluso pequeños cuerpos de agua.

Según el relato de Elizabeth Klarer, los extraterrestres le permitieron quedarse durante un tiempo en esta nave nodriza. En ese lapso conoció a sus habitantes, a quienes refirió como seres de aspecto humanoide, aunque mucho más altos, atractivos y extremadamente gentiles. La mujer aseguró que jamás exhibieron un comportamiento agresivo o violento.

Civilización venusiana del planeta Meton.

Durante su estancia se enteró que la raza era originaria de Venus. Viéndose obligados a trasladarse a Meton una vez que su planeta de origen se volvió inhabitable. Estos seres le contaron que, hacía mucho tiempo, Venus tuvo tanta vida como la Tierra. Sin embargo, gradualmente se convirtió en un planeta hostil para la vida. Tras un éxodo masivo terminaron instalándose en el lejano Meton.

Relato de la primera abducción de Elizabeth Klarer.

«Los científicos venusianos sabían que el Sol era una estrella visible, con períodos donde las manchas solares tenían máximos y mínimos, como sucede en nuestros días; sin embargo, cada cierto tiempo el Sol se expandía. La estrella se contrae y expande en todo momento. Es como el latido de un corazón, pero llega un momento en que crece demás arrojando un exceso de radiación. Eso fue lo que sucedió con Venus, que estando más próximo al Sol terminó con sus mares secos y toda la flora y fauna destruida.

nave extraterrestre

Después, como debes saber, aquellos dinosaurios que dominaban la Tierra también fueron destruidos por el exceso de radiación. Entonces, aquella gran civilización de Venus (al que llaman planeta madre) término huyendo y aterrizando en la Tierra y la Luna como lugares de paso.

Después se mudaron a Meton, un planeta que ahora reconocen como su hogar por las similitudes que tiene con Venus. Dichas similitudes se refieren a la distancia con la estrella madre, condiciones atmosféricas y, lo más importante, la intensidad de los índices vibratorios compatibles con una civilización más avanzada y consciente.

Tienen bases en Marte, la Luna y la Tierra que visitan ocasionalmente. Los habitantes de Venus dejaron una parte de su civilización en la Tierra para cuidar del planeta y promover la conciencia entre los pueblos originarios de este planeta, tarea que aún desarrollan».

Amor interplanetario.

Tras este fantástico viaje, Elizabeth Klarer regresó a la Tierra. En múltiples ocasiones volvió a reunirse con Akon, generalmente en el mismo lugar, y llegó a enamorarse de él. Durante uno de estos encuentros, el extraterrestre le entregó una sortija de plata que supuestamente mejoraba la conexión telepática. En ese encuentro también le confesó que era una venusiana reencarnada, con quien se involucró sentimentalmente cuando venus estaba poblado. Eran almas gemelas.

La relación llegó al punto en que Klarer y Akon consumaron su relación, situación que resultó con un embarazo. En 1958, cuando Akon se enteró que sería padre, accedió a subirla una vez más a la nave nodriza y posteriormente llevarla a Meton. Allí se enteró que ese lugar era uno de los siete planetas que aquella civilización habitó.

El viaje de Elizabeth Klarer al planeta Meton.

Supuestamente, la estancia de Klarer en Meton se extendió por cuatro meses, lapso en que dio a luz a un bebé llamado Ayling. La mujer proporcionó descripciones detalladas sobre este mundo extraterrestre. Especificó el tipo de gobierno, la forma de vida, el sistema educativo y la flora y fauna del lugar. A grandes rasgos, Meton es una utopía sin crímenes, guerras o pobreza. Todos poseen acceso ilimitado a comida y energía, carecen de un sistema monetario y desarrollaron tecnología para obtener energía renovable ilimitada.

extreterrestres

Los habitantes de Meton visten lujosas piezas de ropa confeccionada en seda y habitan en parques enormes. Como no existen fábricas ni edificios altos, no hay contaminación. Klarer dice que la educación se imparte mediante telepatía, por lo que no hay necesidad de proporcionar libros o una escuela física. Durante una entrevista, la mujer señaló lo siguiente:

Meton: un planeta utópico.

«Es de tamaño similar a la Tierra, un poco más grande, cubierto por grandes océanos y pequeñas islas, sin continentes. El clima está controlado y es realmente hermoso. Una utopía. Poseen absolutamente todo lo que necesitan. No sólo están al frente de nosotros miles de años en tecnología, también gozan de una espiritualidad muy avanzada. Carecen de leyes, sistemas monetarios y política.

La medicina es una actividad científica innecesaria para la salud, dado que son individuos perfectamente saludables. Su forma de pensar es muy diferente a lo que la mayoría de los humanos puede comprender. Son individuos amables, cariñosos y constructivos. Todos contribuyen religiosamente con el trabajo que más disfrutan. Como no existen los crímenes, no hay necesidad de ley o policía.

Cada habitante goza de libertad y se rige por un código ético. Constantemente procuran la belleza del entorno y, en general, viven en armonía. Sus residencias son majestuosas. Desde adentro se puede ver todo el entorno, pues están fabricadas con un material translúcido unidireccional. Carecen de instituciones educativas. La educación es completamente visual y se imparte a través de un espejismo eléctrico.

mundo futurista extraterrestre

Poseen pequeñas ampollas de aproximadamente tres pulgadas que insertan en un nicho de la casa o las paredes de una nave espacial. A continuación, un avanzado holograma inunda el entorno. No tienen libros. Y el viaje es algo importante. Los más pequeños recorren la galaxia para aprender de forma empírica.

Incluso pueden emplear el espejismo eléctrico para regresar a determinado punto de su historia. Por ejemplo, fácilmente pueden volver a la época en que la Tierra era habitada por dinosaurios. Poseen pinturas fantásticas y crean música encantadora, una clase de melodía armónica vinculada a la música de la galaxia que edifica espiritualmente a quien escucha.

La telepatía es el principal medio de comunicación y la educación se imparte por esta vía. Tienen capacidad para formar conceptos básicos que no dependen del lenguaje, y perciben los sentimientos tras las palabras. Aprender otros idiomas no representa ninguna dificultad para ellos».

De regreso a la Tierra.

Contado de esta forma, Meton parece un verdadero paraíso y a Klarer le hubiera encantado quedarse permanentemente. Sin embargo, las propiedades físicas del planeta fueron demasiado para ella. La mujer explicó que las vibraciones del campo magnético eran muy diferentes a las de nuestro planeta, fenómeno que terminó debilitando su corazón y la obligó a regresar.

Regresó a la Tierra dejando a Akon y su hijo, que debía terminar su educación en Meton. Asegura que después de esto hablaba frecuentemente con Akon y Ayling mediante llamadas holográficas. Según Klarer, su amante extraterrestre y su hijo se embarcaron en un viaje por el universo tiempo después.

La mujer se valió de su experiencia para promover una sociedad pacífica, amorosa y en sintonía con el medio ambiente. También buscó crear conciencia sobre la existencia de esta civilización extraterrestre y elevar a los habitantes de la Tierra a un nivel superior.

La veracidad de la historia de Elizabeth Klarer.

Elizabeth Klarer se convirtió en una especie de celebridad para la comunidad amante del fenómeno OVNI. Cuando su historia vio la luz, fue entrevistada por los investigadores más afamados de la época. Se volvió visita obligada de las convenciones, y en 1975 la nombraron miembro honorario del XI Congreso Internacional de Grupos de Investigación OVNI, en Weisbaden, Alemania. El público la llenó de ovaciones.

Beyond the Light Barrier libro de Elizabeth Klarer
En Beyond the Light Barrier, Klarer publicó en la portada su fotografía al lado de un retrato de su amado Akon.

Su historia también se replicó en periódicos de todo el mundo. Desafortunadamente, en muchas de estas publicaciones fue víctima de burlas, pero Klarer siempre se mantuvo firme y defendió la surrealista experiencia. Tras varios años escribiendo un libro sobre lo sucedido, en 1980 publicó Beyond the Light Barrier.

Años más tarde, y como consecuencia de la publicación de este libro, la mujer acusó al gobierno de intentar intimidarla y callarla. En 1994, mientras trabajaba en un segundo libro titulado The Gravity File, la muerte la alcanzó.

Firme hasta el final.

Klarer siempre figuró como una mujer plenamente convencida de que su historia era real. Jamás dio la impresión de que decía mentiras, y en cada ocasión reprodujo los hechos y la información con exactitud. Independientemente de la veracidad de su historia, parece que realmente creía lo que contaba.

Elizabeth Klarer
Elizabeth Klarer.

En múltiples ocasiones los entrevistadores intentaron ponerla en evidencia, pero nunca lograron que tropezara. Además, es impresionante el grado de elaboración que tiene este relato. Klarer proporcionó detalles muy específicos sobre el planeta Meton, y en cada entrevista respondía a todas las preguntas sin perder el ritmo. Si estamos ante una historia inventada, debemos reconocer que se trata de un engaño magistral sobre la construcción de otros mundos.

Una historia fantasiosa sin evidencia.

Más allá de su palabra no existe evidencia alguna sobre los hechos. Sin importar lo convincente que resulte la historia, no hay forma de demostrar que engendró un hijo con un amante extraterrestre. No existen testigos que corroboren su relato, mucho menos una prueba del supuesto embarazo, y nadie recuerda que Klarer se ausentara durante varios meses.

La única evidencia que Klarer tenía era el supuesto anillo de comunicación que le entregó Akon, una pieza que jamás se examinó por terceros y extrañamente desapareció. Una serie de fotografías, donde supuestamente se mostraba la nave de Akon, parece falsa a kilómetros de distancia. La falta de evidencia y el aspecto fantasioso de la historia provocaron que, incluso las personas que creen en la aducción alienígena, dudaran de Elizabeth Klarer.

¿Es posible que se trate de un gran engaño producido en una mente retorcida? Tal vez, pero no existía nada en la vida de esta mujer que la hiciera ver como una loca. Aparentemente, este es uno de esos extraños casos que emergen en el fenómeno OVNI de vez en cuando.

1 comentario en “La fascinante abducción de Elizabeth Klarer”

  1. esos viajes de acido lisergico transforman romances con vagabundos viajando en carretas en historias romanticas con extraterrestres de alfa centauri………….

    Responder

Deja un comentario