8 grandes traidores en la historia.

La traición es una de las formas más deshonrosas de entrar en la historia. Ya fuera hacia su patria, compañeros o ideologías los hombres de esta lista terminaron cometiendo actos de traición que difícilmente serán olvidados por la memoria colectiva.

Aldrich Ames.

arresto-de-aldrich-ames

El espía más famoso de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos terminó vendiéndose a la KGB, la agencia de inteligencia de la Unión Soviética, durante el periodo conocido como la Guerra Fría. Por varios millones de dólares, el traidor entregó a los soviéticos los nombres de aquellos que servían a los Estados Unidos. Tras más de quince años sirviendo a los propósitos del enemigo, entre 1980 y 1990, Ames fue descubierto y condenado a cadena perpetua.

Los soviéticos contrataron a un traidor para que sirviera como infiltrado en la CIA, pero ellos no perdonaban las traiciones. Todos aquellos delatados por Aldrich Ames no recibieron ningún tipo de piedad, muchos fueron ejecutados incluso antes de poder siquiera defenderse.

 

Wang Jingwei.

wang-jingwei

Después de participar en el Kuomintang, el movimiento político que buscaba la unificación de China, Jingwei se reveló y se pasó del lado enemigo justo cuando la segunda guerra sino-japonesa (1937-1945), literalmente, ardía en llamas. No solo se hizo de la vista gorda ante los avances de los japoneses, sino que tomó la provincia de Nankín y se las entregó a sus nuevos amigos.

Al cambiar a China por Japón, Wang Jingwei hizo a un lado todos sus ideales comunistas y defendió a una nación que integraba el grupo del Eje, ese mismo que pocos años después sería comandado por la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

 

Tommaso Buscetta.

tommaso-buscetta-capturado

Buscetta fue uno de los miembros más importantes de la Cosa Nostra, la organización criminal por excelencia en Italia. El enriquecimiento ilícito de este personaje fue posible gracias al tráfico de drogas hacia el continente americano, especialmente a Brasil. La Policía Federal de ese país lo capturó en el año de 1984 y lo deportó a Italia, allá se mostró como un criminal arrepentido y reveló todo el esquema de la mafia.

Por su colaboración con la justicia, Buscetta recibió protección especial y un salario vitalicio, que se le pagó hasta el año 2000, cuando murió a causa del cáncer. Tommaso Buscetta fue el primer hombre en traicionar a la mafia a la que pertenecía y se hizo famoso por violar el famoso juramento de silencio de la organización. Él salió bien parado, pero la Cosa Nostra se vengó asesinando a más de diez miembros de su familia.

 

Heinrich Himmler.

heinrich-himmler

Abandonar a los compañeros de guerra y pasar a servir para el enemigo se considera una traición independientemente del bando en que se esté peleando. Por eso Himmler, el jefe de la policía nazi, está en la lista. Después de todo, no fue sino hasta que se dio cuenta que las posibilidades de vencer en la guerra eran prácticamente inexistentes, que decidió abandonar a Hitler y negociar la rendición de Alemania con Gran Bretaña y los Estados Unidos.

Himmler intentó intercambiar con los Aliados su libertad por Alemania. Pero su treta no le funcionó: lo procesaron como un criminal de guerra, lo enviaron a prisión y terminó suicidándose.

 

Augusto Pinochet.

augusto-pinochet

El día 25 de agosto de 1973, el entonces presidente de Chile, Salvador Allende, eligió de entre los militares que consideraba más leales a un hombre para comandar al Ejército nacional. Apenas tres semanas después, Pinochet encabezaba un golpe de estado para derrocar a su jefe e instaurar una dictadura que se extendería durante 17 largos años.

Pinochet incluso llegó a ofrecer un avión para que el presidente huyera, pero una transmisión de radio reveló que su verdadera intención era derribar al presidente en pleno vuelo. Allende tenía tanta confianza en Pinochet, que aquella mañana en que estalló el golpe habría dicho: “llamen a Augusto, es uno de los nuestros”.

 

Marco Junio Bruto.

marco-junio-bruto

Ciertamente Bruto Cepión no fue el primer hombre traidor en la historia, pero sí el primer traidor en hacerse famoso. Tras pelear por la causa del Imperio Romano, comandado por Julio César (algunas versiones de la historia mencionan que el emperador era su padre adoptivo), se unió a otro traidor, el general Casio Longino, para hacerse con el poder en Roma. No suficiente con la traición, Bruto aceptó poner en práctica el plan para asesinar a Julio César en el 44 a.C. Al ser atacado, Julio César exclamó la famosa frase: “¿Tú también, Bruto (hijo mío)?”.

Tras la traición, Bruto llegó a organizar un ejército para dominar al Imperio Romano, pero Marco Antonio lo derrotó. Ahí finalmente la conciencia le pesó y terminó suicidándose.

 

Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord.

talleyrand-perigord

Para el ministro de relaciones exteriores de Napoleón Bonaparte, “la traición era cuestión de tiempo”. Quizá por eso, Talleyrand no solo abandonó al emperador, sino que cambió radicalmente de bando. En una época en que Francia diseminaba por Europa los principios de la revolución, este sujeto organizó la deposición de Napoleón y el regreso de los Borbones para restaurar la monarquía.

Tras sus vergonzosos actos, Talleyrand fungió como embajador de Luis XVIII, que terminó sucediendo a Napoleón, y representó a Francia en el Congreso de Viena.

 

Judas Iscariote.

judas-iscariote-traidor

Judas pasó a la historia no “simplemente” por traicionar a su patria, a un partido o ideología. El traidor más famoso de la historia es recordado hasta nuestros días como el hombre que entregó al único hijo del Todopoderoso. Peor aún: según la Biblia, Judas entregó a Jesucristo a los soldados romanos a cambio de 30 miserables monedas de plata.

Arrepentido, el apóstol intentó devolver el dinero y echar todo para atrás, pero ya era demasiado tarde. Cristo fue crucificado y Judas, con toda la culpa encima, se suicidó.

En algunos lugares del mundo con tradición católica existe la costumbre de “quemar” a Judas los sábados de gloria.

35 Reacciones

Hacer comentario