7 animales casi inofensivos pero aterradores

Hoy listaremos a algunos animales de apariencia aterradora pero que son casi inofensivos. Y digo casi porque algunos de ellos, como la araña camello por ejemplo, pueden no ser letales pero su mordida es tan dolorosa que puede dejarte con aracnofobia permanente.

1. Gavial

Gavial

Esta especia de cocodrilo tiene un hocico repleto de numerosos y afilados dientes y a pesar de esta característica y de su envergadura tan aventajada, puede llegar hasta los seis metros de longitud, el gavial es un depredador mucho menos agresivo de lo que parece. Este atemorizante animal sólo se alimenta de peces, insectos, larvas y ranas, pues su mandíbula es demasiado delgada como para mordisquear presas mucho más grandes.

La construcción de represas y embalses y la sedimentación y transposición de los ríos de Asia del Sur dificultaron la vida del gavial. La especie, que puede hallarse en la India y Nepal, es una de las más amenazadas de la actualidad, se estima que hay menos de 300 ejemplares con vida en todo el mundo.

 

2. Tiburón peregrino

Tiburón peregrino

Luego del tiburón ballena, este es el segundo pez más grande de su especie, y a pesar de tener 10 metros de largo y un aspecto muy terrorífico, el tiburón peregrino no representa una amenaza para los seres humanos. Este gigantesco pez es tan tranquilo y pacífico que apenas y se alimenta de partículas de alimentos presentes en el agua como el plancton, pequeños peces y huevos. Al igual que las ballenas, abre la boca y deja que el agua entre filtrando los alimentos.

 

3. Araña camello

Araña camello

Los solifugae, también conocidas como “arañas camello” o “madres de alacrán”, son arañas de ocho patas que pueden alcanzar los 15 centímetros de longitud. Tienen su hábitat en zonas cálidas y secas como desiertos, sabanas y estepas, los solífugos se refugian bajo piedras, tablas, tejas o agujeros y son ágiles corredores, alcanzando velocidades de hasta 16 kilómetros por hora.

Aunque no son venenosas, estas pseudo-arañas pueden ser bastante agresivas al picar a los humanos, pero su veneno no es mortal.

 

4. Aie-aie

Aie-aie

Estos primates tienen su hábitat exclusivamente en Madagascar y son considerados como un signo de mal agüero. La superstición del pueblo de Madagascar los describe como un animal endemoniado, y según cuenta la leyenda, irrumpe en las casas por la noche y maldice a todos sus habitantes utilizando su largo dedo medio. Pero todo esto no es más que una leyenda urbana, ya que además de carecer de poderes sobrenaturales, estos primates nocturnos pacíficos viven tranquilamente en las copas de los árboles, donde construyen nidos hechos de hojas y ramas. El motivo de su dedo medio tan extrañamente alargado es para alimentarse de las larvas ocultas en los troncos.

A pesar de ser inofensivos, la creencia popular ha amenazado a la especie provocando que estos animales fueran perseguidos y aniquilados para evitar tal maldición.

 

5. Manta gigante

Manta gigante

La mantarraya o manta gigante puede alcanzar hasta ocho metros de envergadura y pesar más de dos toneladas. Pero el animal, un pariente cercano de los tiburones y las rayas, también conocido como “pez murciélago”, es totalmente inofensivo. Incluso al momento de alimentarse, las mantas tienen hábitos tranquilos y sólo se alimentan de plancton y peces pequeños. A diferencia de sus primas, carecen del aguijón venenoso en la cola.

 

6. Buitre

Buitre

Siempre que divisamos algunos buitres rondando en el cielo ya sabemos que hay algún cadáver en las cercanías, y a pesar de tener un pico poderoso y garras muy afiladas, es muy raro que los buitres ataquen a otros animales sanos. Pueden mantenerse al tanto y acechar a los animales moribundos, pero en general esperan a que la naturaleza u otro depredador completen el servicio.

 

7. Falsa Coralillo

Falsa Coralillo

Muy comunes en las selvas, las falsas coralillos infunden bastante miedo pero son inofensivas para los humanos. El nombre engloba varias especies de serpientes que tienen patrones similares a los verdaderos colores de una serpiente de coral o coralillo, que sí es venenosa y posee un alto índice de mortalidad. El “camuflaje” natural de la falsa coral le ayuda a tener esta apariencia tan amenazadora, pero en realidad sólo se alimenta de invertebrados y pequeños reptiles, y no tiene colmillos capaces de inocular veneno.

Algunos dicen que para diferenciar una de otra es mediante la comprobación de sus patrones de colores: si los anillos AMARILLOS o BLANCOS rodean a los NEGROS y ROJOS es coralillo y si es el NEGRO el que rodea a los otros colores entonces en una falsa coralillo. Pero con las muchas especies de las coralillo verdaderas y sus variaciones genéticas bien pueden ser confundidas con las falsas, así que lo mejor es guardar la distancia.

13 Reacciones

Hacer comentario