64 años del atrevimiento de Rosa Parks, la mujer que negó el asiento a un hombre blanco

En la década de 1960, al sur de Estados Unidos territorios como Alabama seguían considerando a los negros ciudadanos de segunda clase. No gozaban de derecho al voto, se les prohibía entrar a ciertos clubes, tiendas, templos y, en el transporte público, la preferencia siempre la tenían los blancos. La implacable altitud de la costurera Rosa Parks se convirtió en símbolo de la lucha por los derechos civiles de los negros en territorio estadounidense.

Rosa Parks en el camion
Rosa Parks en una dramatización del episodio que cambió el rumbo de la historia en los Estados Unidos. Getty Images

El 1 de diciembre de 1955, la segregación que estaban sufriendo los negros fue ridiculizada por una costurera de 42 años. Exhausta tras un arduo día de trabajo y con un dolor de pies considerable, Rosa Parks se negó a ceder su asiento en el autobús a un hombre blanco.

“Jamás imaginé que me involucraría a tal grado en el Movimiento por los Derechos Civiles y mucho menos que mis acciones de ese día tendrían un impacto tan grande. Sin embargo, ansiaba y luchaba por cambios desde hacía mucho tiempo”, confesó la activista varias décadas después del episodio.

En el transporte público de esa época la regla estaba muy clara: la sección de los blancos estaba al frente, y los negros debían viajar en la parte posterior. Sin embargo, cuando un blanco llegaba a quedar de pie el conductor estaba obligado a desplazar el letrero que delimitaba las divisiones. Esto provocaba que los negros que viajaban más al frente tuvieran que desplazarse al fondo o viajar de pie. Rosa eligió ignorar la regla.

El conductor del autobús le solicitó ponerse de pie. La mujer respondió con un simple “No”. “Bien, entonces haré que te detengan”, amenazó James Blake, conductor del camión en el que viajaba. Con actitud intransigente, Parks le dijo: “puedes hacerlo”.

Rosa Parks detenida
Rosa Parks fue detenida por negarse a ceder el asiento a un hombre blanco en Montgomery, Alabama. Getty Images

Rosa Parks fue detenida por su implacable y revolucionaria actitud. Cuando Martin Luther King Jr. se enteró de la noticia, acompañado por otros líderes de la NAACP (National Association for the Advancement of Colored People) transformó el caso de Rosa Parks en una bandera contra la desigualdad racial que sería conocida como Movimiento por los Derechos Civiles.

Martin Luther King y Rosa Parks
Martin Luther King Jr., Rosa Parks y otros representantes de la NAACP. Getty Images

El 2 de diciembre de 1955, la comunidad negra en Montgomery empezó un boicot contra el transporte público bajo el liderazgo de un pastor de 26 años prácticamente desconocido. La postura de la comunidad provocó graves afectaciones financieras en el área, pues el porcentaje de personas negras que utilizaban el transporte público estadounidense era mayor. De la noche a la mañana, perdieron gran parte de los usuarios.

La protesta se extendió durante 382 días hasta que, el 20 de diciembre de 1956, la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucionales las leyes que exigían la segregación en los autobuses de Montgomery a través de la sentencia de Browder v. Gayle.

Rosa Parks autobus 2857
Autobús 2857 de la National City Lines en el que viajaba Rosa Parks.

“Vivíamos una segregación racial legalizada y caminábamos con la cabeza baja. Los blancos creían ser superiores y no hubo un solo día en que no me sintiera humillada. Hoy, gozamos de los mismos derechos. Pero todavía existe mucha desigualdad e injusticia. El camino es largo”, dijo Rosa Parks algunos meses antes de su muerte en 2005.

9 comentarios en “64 años del atrevimiento de Rosa Parks, la mujer que negó el asiento a un hombre blanco”

  1. Y que? por más de 200 años están maltratando a los mexicanos, nos han robado tierras, tesoros incalculables, han violado a nuestras mujeres y mataron a nuestros compatriotas, yo hasta ahora no he visto ni uno de esta comunidad que habla a nuestro favor.

    Solo me importa México y nada más.

    Responder
  2. creo también en parte era por culpa de ellos, porque digo, todos somos iguales sin importar el color, pero los negros dejaban que los blancos los hiciesen como quisieran y no decían nada, se dejaban pisotear, se creían merecedores de castigos, había lugares donde eran mayoría y aun así se dejaban, a lo mejor en su mente no había otra opción, hasta que comenzaron a exigir sus derechos e igualdad, ahora, se pasan, decirle negro a un negro si no eres negro, lo consideran racista, ven racismo donde sea y a veces solo exageran, muchos se excusan de eso para ser vecinos insoportables y luego si les dicen algo «RACISTA!» pero bueno, como siempre hay quienes gozan de logros pasados y no los aprecian porque no les toco luchar por ellos.

    Responder

Deja un comentario