Sabias que

5 razones (científicas) para que duermas sin ropa

Entra a la regadera, cepíllate los dientes y NO te pongas el pijama. Ahora estás listo para una noche placentera de sueño. Cosmopolitan listó algunos motivos científicos que comprueban que dormir desnudo en bueno para ti. Parece broma, pero no lo es: dormir como dios te trajo al mundo es saludable e incluso te hace perder peso.

Goku

5 – Dormirás mucho mejor.

Mientras dormimos, nuestra frecuencia cardíaca disminuye, lo que desencadena una disminución de la temperatura en el cuerpo. Dormir con pijama puede entorpecer este proceso natural e interferir con el sueño – después de todo, tu temperatura es más alta de lo que el cuerpo consideraría normal. Muchos casos de insomnio están relacionados con la temperatura corporal.

 

4 – Te sentirás más atractivo.

La alta temperatura durante la noche afecta la producción de melatonina y otras hormonas consideradas anti-envejecimiento. Esto provoca que te sientas menos atractivo, después de todo, son estas sustancias las que se encargan de mantener tu piel y tu cabello saludable.

 

3 – Adelgazas.

Dormir sin ropa mejora la calidad del sueño. Esto permite que los niveles de cortisol, una hormona asociada con el estrés, disminuyan bastante, manteniendo los niveles de energía y de hambre bajo control – ¿quién nunca sintió más hambre bajo un episodio de nervios? Cuando el sueño se ve interrumpido (quizá por un pijama incomodo), los niveles de cortisol se disparan. Por esta razón muchas personas despiertan con mucha hambre.

 

2 – Tendrás más sexo.

“Dormir desnudo incentiva el sexo y hace a las relaciones más felices”, dice la endocrinóloga especializada en equilibrio hormonal, Jennifer Landa. Todo tiene que ver con la oxitocina, una de las hormonas responsables por el apetito sexual, que también se produce durante el sueño.

 

1 – Es mucho más fácil.

Elegir el pijama, vestirse y después tenérselo que quitar. Es una trabajo extra para una noche de sueño, convengamos. Después de un duro día de trabajo, lo mejor (y más fácil) de hacer es tomar un baño y caer rendido en la cama – sin pijamas.

 

Jamás me acostumbré a usar pijamas. Primero, porqué vivo en una zona costera donde la temperatura nocturna rara vez baja de los 20 grados en el exterior, y mejor ni hablar de la humedad y la sensación de calor en verano. Sin embargo, el hecho de vivir en una zona sísmica también me obliga a dormir con al menos el calzoncillo puesto para poder escapar sin ningún tipo de vergüenza en caso de una catástrofe. Vía Cosmopolitan

14 comentarios

Hacer comentario

Send this to a friend