5 platillos inquietantes hechos con pescado

Para los que vivimos en zonas costeras resulta muy fácil disfrutar de los frutos del mar: es comida fresca, deliciosa, saludable y muchas veces fácil de preparar. Sin embargo, no debemos olvidar que el océano puede ser un sitio aterrador. Las aguas de los mares son el hogar de criaturas letales y venenosas, hecho que no impide que los humanos las llevemos a la boca con la intención de comerlas. A continuación te presentamos algunos platillos inquietantes hechos con pescado.

pescado

Carne de pez globo o fugu.

El pez globo o fugu (como se le conoce en Japón tanto al pez como al platillo preparado con su carne) es el ingrediente principal de un plato que puede resultar simplemente letal. ¿La razón? Este animal posee en su organismo tetrodotoxina, una neurotoxina 1,200 veces más letal que el cianuro. En Japón, la carne de fugu se consume desde hace muchos años, con las partes venenosas debidamente retiradas durante su preparación. Solamente chefs con licencia pueden preparar platillos con este pez, después de todo, los riesgos son enormes (lo que aparentemente no asusta a ningún japonés, pues más de 10,000 toneladas del producto se consumen cada año).

 

Surströmming

Recientemente hicimos una reseña sobre el Surströmming, pero vale la pena volver a asquearse con el tema. Se trata de un platillo tradicional sueco que se prepara desde el siglo XVI con arenque del Mar Báltico fermentado. ¿El problema? Solo puede consumirse al aire libre debido a la pestilencia (dicen que sí, es tan malo como parece). El olor se debe a la fermentación que se extiende durante meses y a las bacterias Haloanaerobium que se reproducen como si estuvieran en el paraíso. Además, es mejor tener cuidado al abrir la lata, ya que los gases liberados por el producto aumentan la presión al interior del embalaje (algunas aerolíneas prohíben el producto en sus vuelos por miedo a las explosiones). Imaginamos que como el olor es terrible, el sabor también debe serlo, pero hay personas a quienes les gusta. Una vez que la lata se abre, el pescado debe ser lavado y servido con pan y queso.

 

Pescado Yin-yang

Cuando llego a pedir pescado frito en un restaurante siempre tengo la precaución de pedirlo bien cocido. Sin embargo, el pescado Yin-yang supera todas aquellas veces que consideré que el pescado que me habían servido estaba “crudo”. Es un platillo originario de Taiwán y consiste de un pescado fresco (recién extraído de un tanque) que es escamado, cortado, frito en aceite caliente y servido – prepárate – aún con vida al cliente. Es una comida popular en China, mas ya fue prohibida en Taiwán (La República de China), Australia y Alemania por razones obvias (si no está claro para ti, hablamos de la crueldad animal).

 

Lutefisk

Es un platillo tradicional de Noruega, generalmente conocido en los países nórdicos. Está hecho a base de pescado (por lo general bacalao) blanco seco y… sosa cáustica. Sí. Sumerges lo que sería tu comida en una solución de agua fría y sosa cáustica, resultando en una papilla blanca de consistencia gelatinosa. Evidentemente, el pescado se ha convertido en un agente corrosivo. Pero la idea no es comerlo así. Se requiere dejarlo de cuatro a seis días inmerso en agua fría, para después cocinarlo (con mucho cuidado).

Tanto el Lutefisk como el Surströmming nacieron de la necesidad humana de alimentarse en el invierno riguroso del hemisferio norte, donde resulta complicado conservar el pescado. Como el mar se congelaba, la población requería aprovechar lo que ya había capturado con una forma de mantener la comida por el mayor tiempo posible al menor costo posible.

 

Nam Pla

Nam Pla o “Nam Bplah” es una salsa tailandesa hecha a base de pescado. La sustancia de color ámbar es extraída de la fermentación del pescado en sal de mar. Básicamente, el pescado podrido es empleado como condimento en varias cocinas de Asia. Y decimos podrido porque este pescado permanecía al sol entre 9 y 12 meses antes de ser cocinado y transformado en salsa. El producto se hace con peces pequeños que de otra forma tienen poco valor para el consumo humano.

7 Reacciones

Hacer comentario