Las ventajas de ser un fracasado

Vamos a tomar al toro por los cuernos: ¡Todos nosotros somos unos fracasados! Quizá nunca se lo confesemos a nadie, podemos intentar esconderlo de nosotros mismos, pero es inevitable evitar aquellos pensamientos que nos roban el sueño: “Ninguna relación me ha funcionado”, “Solo hago tonterías en el trabajo”, “Me estoy quedando atrás”, “Me avergüenzo de mi forma física” y un gran etc.

manos

Rápidamente podemos pasar de un estado de optimismo sobre nosotros mismos a considerarnos unos fracasados monumentales, y la verdad es que lo somos. Aunque babeamos sólo con imaginar una vida de supuesto éxito – una familia perfecta, una carrera respetable, dinero en abundancia y una apariencia increíble – la verdad es que muchos aspectos de nuestra vida están llenos de fracasos desastrosos.

La buena nueva es que hay varias ventajas en ser un fracasado:

 

1 – Los únicos que no fracasan son aquellos que no intentan

Generalmente sólo es un fracasado aquel que ya intentó alguna cosa. Aquel que intentó emprender una empresa, comenzar una relación, postularse para un trabajo, el sólo hecho de intentarlo ya es algo memorable. Todo lo que vale la pena hacer, vale la pena fallar por haber intentado. No fracasan aquellos que nunca intentan.

 

2 – Quien nunca fracasa no tiene amigos

vaso-lleno-vacio

Nadie es muy amigo de una persona que no comete fallos o que no tiene errores. Las personas invulnerables, seguras de sí mismas y llenas de su propio éxito no dan espacio a nadie más. Al contrario, es natural sentirnos cercanos a alguien que confiesa sus errores. Compartir nuestros fracasos y mostrar vulnerabilidad, es un camino abierto para las relaciones auténticas.

 

3 – Los fracasos enseñan la humildad

A pesar de ser aburrido y de que apeste, el camino más seguro para quién quiere ser humilde es ser humillado. Y para sentirse humillado nada como una buena dosis de fracasos. Estos errores moldean nuestro orgullo y vanidad para que pongamos los pies en la tierra. Muchas veces, las personas más humildes son aquellas que saben perfectamente lo que significa fracasar.

 

4 – Crecemos más al fracasar

Las etapas de mayor crecimiento en nuestra vida no son aquellas en las que todo nos sale bien, sino aquellas en las que fracasamos y hacemos conciencia de la razón que nos llevó a dicho fracaso. Curiosamente, cuando las cosas ocurren de forma perfecta, no siempre tendemos a crecer, porque ni siquiera nos tomamos la molestia de pensar en las cosas que hacen que todo vaya bien. Al contrario, el fracaso es un “puñetazo de realidad” bastante persuasivo: el fracaso nos obliga a encarar de frente lo que hicimos y cómo es que podríamos haberlo hecho mejor. El crecimiento más eficaz puede venir cuando sufrimos una derrota homérica.

 

5 – Una fracasado puede arriesgas más

baseball

Las personas que dan todo por sentado acostumbran a tener muchas cosas a las que aferrarse. Y al tener muchas cosas, también tienen mucho que perder. Por el contrario, los fracasados tienen poco o nada que perder, y por eso, pueden arriesgarse más. En el trabajo, por ejemplo, la reputación del que se arriesga demasiado y vence algunas veces, probablemente será mejor que la reputación de alguien que tiene miedo a fallar y sólo toma el camino seguro. Los fracasados pueden arriesgar más, y por esa misma razón ganar más.

 

6 – Los fracasados tienen más humor

Una persona incluso puede tener convicciones opuestas a las nuestras, pero si tuviera sentido del humor siempre habría una forma de dar un espacio a la relación. Con sentido del humor podemos hacer cosas extraordinarias. Sucede que los fracasados se confrontan regularmente con figuras ridículas, con sorpresas desastrosas y con sucesos inesperados, y eso ya es un buen tramo recorrido del camino a tener un buen humor. Los correctos acaban por ser tremendamente aburridos, y los fracasados… cuando menos, son bastante divertidos.

 

7 – Nadie espera mucho de los fracasados

Los reflectores acostumbran a enfocar a las personas exitosas. Y esto termina siendo una tremenda ventaja para los fracasados – porque los saca del radar – y por eso cuentan con mucha más libertad para sorprender a otros. Nadie espera gran cosa de una persona fracasada, así como nadie quiere apostar al caballo más lento. Nadie espera que estos fracasados sorprendan a todos con una idea revolucionaria, con una relación fabulosa o con un proyecto maravilloso.

Por estas y otras razones ser una fracasado se ha convertido en una ocupación cada vez más noble. Pero para tener éxito en esta ocupación… es necesario ser un verdadero fracasado que lo ha intentado y ha fallado, y no sólo un novato que se queja antes de intentarlo.

Reflexión

Artículos Relacionados

  • Correga Nov 10, 2014

    F u C k, lo que necesitaba leer para comenzar la semana. :’) <3

  • Alex Nov 10, 2014

    muy bueno

  • Fernando Roman Nov 10, 2014

    El exito tiene muchos padres, pero el Fracaso es huerfano, asi que a salir del fracaso e intentar

  • Anahi Nov 11, 2014

    Me recuerda a las ventajas de ser invisible

  • SrVitalis_ Nov 12, 2014

    El número 5 tiene un typo, fracasaste como redactor de artículos para blogs… pero ayudaste a los demás a enseñarnos como no ser mediocres

Formulario de comentarios

Send this to friend