¿Tienes manchas blancas semicirculares en las uñas?

¿Has notado esas pequeñas manchas blancas con forma de media luna que aparecen en la base de la uña junto a la cutícula? A muchas personas les intrigan, y no entienden muy bien de qué se trata. Para comprender el significado de estas manchas primero necesitamos conocer un poco el proceso de formación de las uñas.

Básicamente, las uñas están compuestas de queratina y se dice que su función principal es proteger los extremos de los dedos, ayudándonos también con la manipulación de objetos pequeños.

En su formación, las uñas cuentan con tejidos básicos, conocidos como: matriz ungueal, lecho ungueal, pliegue ungueal proximal y el eponiquio. En la matriz ungueal se produce la proliferación de las células, desencadenando la formación de la uña. Una vez que este proceso llega a su fin, se forma el plato ungueal, cubriendo al lecho ungueal, la zona que se ubica exactamente debajo de la uña. Es precisamente en el plato donde aparece la parte blancuzca con forma semicircular, conocida como lúnula.

La lúnula y la matriz ungueal son las regiones más importantes de la uña, pues es en este sitio donde se encuentran las células germinales para la formación de la misma, es decir, cualquier alteración, desorden, interferencia o trauma en este sitio repercute directamente en todo el proceso de crecimiento y desarrollo saludable de la uña. Debido a su importancia, nunca está de más verificar periódicamente si se ha producido algún tipo de alteración visible. Esto podría apuntar a algún problema de salud o mal función del organismo.

Aunque es más visible en los pulgares y en los dedos gordos del pie, la lúnula se encuentra en todas nuestras uñas, precisamente porque forma parte del proceso de crecimiento celular que origina la queratina. La forma de la uña también depende de la forma de la lúnula. Los semicírculos son los más comunes, pero pueden presentarse formaciones más rectilíneas, modificando la forma final de las uñas.

Muchas mujeres suelen quitarse la cutícula en las sesiones de manicura. De hecho, el objetivo de la cutícula y el eponiquio es ofrecer protección a la matriz ungueal y a la lúnula de bacterias, hongos y virus. Cuando se eliminan, las uñas son afectadas y su formación se altera directamente, además que puede facilitar la aparición de infecciones y enfermedades.

Los especialistas recomiendan no remover la cutícula, pues es la protección natural para nuestras uñas.

Sabias que

Formulario de comentarios