Serie fotográfica cuenta las historias reales de niños salvajes

“Feral children” (“Niños ferales”) es una serie fotográfica obra de Julia Fullerton-Batten, una profesional de la fotografía de origen alemán que tiene sede en Londres. El nombre de Julia empezó a ganar reconocimiento a partir del 2005, año en que produjo el proyecto “Historias adolescentes”, en el que exploraba las contrariedades de la transición de una niña a mujer. En esta serie orienta su talento a un análisis mucho más serio sobre aquellas personas que han vivido en circunstancias poco comunes.

ninos ferales (2)

Esta idea tuvo sus inicios con el libro “The Girl With No Name: The Incredible Story of a Child Raised by Monkeys” que la inspiró a hacer una investigación más profunda sobre algunos casos de niños ferales. Según dijo a Feature Shoot: “Descubrí que existe un número considerable de casos. En algunas situaciones era por qué el niño se perdía, algunos se quedaban con animales salvajes y especialmente estaban aquellos que eran abandonados o desatendidos por sus padres. Casos documentados como estos existen en cuatro de los cinco continentes”.

Lo que resulta un poco impresionante es que hemos venido descubriendo casos de niños salvajes desde hace cien o doscientos años, pero Julia se enfocó solo en las grotescas historias contemporáneas.

Hay algo muy impresionante que sucede con algunos de estos niños ferales después de que son “rescatados” de los medios salvajes donde viven y que deberíamos tener en cuenta. Algunos de ellos jamás llegan a adaptarse a la sociedad ni a la idea de que les robaron su “libertad”, de hecho, entre los casos que presenta Julia está el de dos niñas que vivían con lobos y que después de ser encontradas quedaron confinadas en instituciones mentales.

 

Niña lobo, México, 1845-1852

ninos ferales (1)

En el año de 1845 se vio a una niña corriendo sobre sus cuatro extremidades entre una manada de lobos que atacó a un rebaño de cabras y las devoró. La niña fue capturada tiempo después, pero logró escapar. En 1852 fue vista nuevamente en compañía de dos lobos, pero corrió hacia el bosque y nunca más se le volvió a ver.

 

Oxana Malaya, Ucrania, 1991.

ninos ferales (3)

El caso de Oxana es uno de los más famosos. Se le encontró viviendo con un grupo de perros en 1991. En esa época tenía ocho años y desde los dos se había mantenido viviendo en estas condiciones. Sus padres eran un par de alcohólicos que un día dejaron a la pequeña afuera. Como nevaba, la pequeña buscó compañía entre los perros para calentarse. Cuando la encontraron presentaba el mismo comportamiento de un perro, andaba sobre sus cuatro miembros y solo sabía decir sí y no. Con una terapia bastante extensa Oxana aprendió a hablar y a comportarse como una niña pequeña. Actualmente tiene 30 años y trabaja bajo supervisión en una clínica para animales en Odessa.

 

Prava, el niño pájaro, Rusia, 2008.

ninos ferales (4)

Prava tenía siete años cuando fue encontrado en un apartamento minúsculo. Vivía con su madre de 31 años que lo había confinado a una habitación llena de jaulas con pájaros y con el piso forrado de excremento. La madre lo trataba como a una mascota. Nunca lo descuido ni lo dejó sin comida, pero nunca habló con su hijo. Solo se comunicaba con los pájaros y no sabía hablar, pero agitaba sus brazos imitando el aleteo de las aves. Lo llevaron a un centro de atención psicológica donde, hasta la fecha, continúa su rehabilitación.

 

Marina Chapman, Colombia, 1959.

ninos ferales (5)

A Marina la secuestraron en 1945 cuando tenía cinco años de edad y sus captores la abandonaron a su suerte en la selva. Durante largos cinco años convivió con monos capuchinos y con ellos aprendió a escalar por los árboles así como a elegir aquello que podía o no comer. Cuando un grupo de cazadores la rescató no sabía hablar. La vendieron a un burdel donde se convirtió en una esclava ya que no se quejaba de nada, hasta que un vecino la rescató y la llevó a Bogotá, donde la adoptaron junto con sus cinco hijos. En 1977 se mudó al Reino Unido, donde aún vive. Se casó, tuvo más hijos y la más joven de ellos, Vanessa James, ayudó a su madre a escribir el libro “The Girl With No Name: The Incredible Story of a Child Raised by Monkeys”.

 

Sujit Kumar, el niño pollo, Fiyi, 1978

ninos ferales (6)

Sujit sufría de comportamiento disfuncional desde pequeño por lo que sus padres lo encerraron en un gallinero. Sus padres murieron y su abuelo lo mantuvo con las gallinas. Tenía ocho años cuando lo encontraron perdido en una carretera, cacaraqueando e imitando a una gallina. Lo llevaron a un albergue, pero era muy agresivo y permaneció 20 años amarrado a una cama. Ahora tiene 30 años y finalmente encontró a una persona que se hizo cargo de él, Elizabeth Clayton, que lo rescató.

Puedes explorar más detalles de esta serie en el sitio web de la artista.

Arte

Artículos Relacionados

  • ARMANDO CARPAS 😁 Oct 12, 2015

    Orales

  • bob ruiz Oct 12, 2015

    Ahora si que la realidad superó a la ficción.

  • master chief Oct 12, 2015

    el de la niña lobo no me lo sabia, me cae que cada dia se aprende algo nuevo

  • Hassan Oct 12, 2015

    Habr wue comprar el libro

  • queteden Oct 13, 2015

    no me alcanza para comprar el libro, esperare que lo suban a slideshare…debe ser lo mismo que salga una película de estreno en TNT xD

  • Chavo Loco Oct 15, 2015

    Yo conozco muchos niños mariposa. Pobresitos tan jovensitos y tan pu tos

Formulario de comentarios

Send this to friend