El millonario atleta que ganó el oro y sigue limpiando baños para motivarse

Aquellos que vieron a Eliud Kipchoge recibiendo la medalla de oro en la ceremonia de clausura de las Olimpiadas hace un par de días, ni siquiera imaginaron el tamaño de la humildad y disciplina que desarrolló este keniata de 31 años para llegar a ese podio.

Eliud Kipchoge (1)

Como dueño de una cuenta bancaria bastante gorda, gracias a los patrocinios y compensaciones que ha ganado a lo largo de su carrera, el atleta opta por llevar una vida simple cuando se prepara para las pruebas importantes, y eso implica compartir vivienda con atletas de diversos niveles, cuidar del jardín e incluso limpiar los baños.

La rutina del keniata está regulada e implica dos entrenamientos diarios, el primero antes de que den las cinco de la mañana. Cuando regresa del entrenamiento Eliud se da un baño, va a desayunar y recibe la tarea del día en el alojamiento, misma que cumple sin chistar, siempre teniendo en mente su mayor objetivo que, en este caso, era la Olimpiada de Río.

Eliud Kipchoge (2)

Eliud, que está casado y tiene tres hijos, dice que prefiere seguir esta rutina pues lo hace sentirse más motivado en las competencias. “Me quedo en el centro de entrenamiento porque eso me mantiene motivado. Lo más difícil es apartarme de mis hijos, pues ellos siempre quieren quedarse conmigo. Pero en el centro de entrenamiento compartimos ideas y yo les enseño algunas cosas a los más jóvenes”, contó el maratonista en una entrevista para Runners World.

Eliud Kipchoge tu (1)

Y esa determinación del atleta parece rendirle buenos frutos. Hace un par de días Eliud fue el mejor en la maratón olímpica, llevándose su primera medalla de oro a casa (ya tenía una de plata y una de bronce en la prueba de los 5 mil metros). Le sacó más de un minuto de ventaja a su rival, el etíope Feyisa Lilesa. Y eso que esta fue la maratón más lenta que ha corrido, con su peor tiempo registrado.

 

Hacer comentario

9 Reacciones