El libro de Goethe que inspiró miles de suicidios

Hace aproximadamente dos siglos y medio, Europa experimentó un extraño brote de suicidios. Una cantidad desconcertante de hombres jóvenes fueron localizados muertos sin una razón aparente. Tras una serie de investigaciones se supo que aunque no se conocían o vivían en la misma ciudad, tenían algo en común. Todos llevaban ropa similar y se habían quitado la vida con un disparo en la sien.

Goethe–Schiller Monumento en Weimer Alemania

Monumento Goethe–Schiller en Weimer, Alemania.

Cuando se profundizó más en la vida de estos sujetos se encontró un dato impactante: todos habían leído una novela en particular, considerada en esa época como una obra de gran éxito. Incluso en nuestros días, el libro goza de popularidad y sigue en los estantes de las librerías.

¿Era posible que un texto fuera capaz de afectar a las personas al grado de atentar contra su propia vida? El libro en cuestión fue escrito por Johann Wolfgang von Goethe y de acuerdo con las estadísticas, desde su publicación es responsable (directa o indirectamente) por el suicidio de más de 2,000 personas.

 

Las penas del joven Werther.

En el año de 1774, Johann Wolfgang von Goethe publicó la novela “Las penas del joven Werther“. En aquella época Goethe era uno de los escritores alemanes más populares y tardó apenas un mes en completar su obra, pero la repercusión del libro fue mucho más catastrófica y duradera.

las penas del joven werther primera edicion

Primera edición de “Die Leiden des jungen Werthers”.

La narrativa concisa de Goethe se extendió rápidamente por toda Europa, y en el siglo que llegó su trabajo se convirtió en una enorme fuente de inspiración para diversas áreas como la música, teatro, poesía y filosofía. Desafortunadamente, esta obra en particular se volvió famosa por estar asociada con un gran número de muertes, un fenómeno que pasó a ser conocido como “La fiebre de Werther“.

La historia gira en torno a un joven llamado Werther, un artista de clase media que se enamora perdidamente de una dama que no puede tener. Charlotte, el amor platónico de Werther, se encuentra comprometida con otro hombre. Aunque el amor de Werther es correspondido por Charlotte, la dama decide mantenerse fiel al compromiso que mantiene con Albert, su prometido.

Incapaz de controlar sus emociones y aceptar la situación, Werther sufre de una forma horrible a lo largo de toda la historia, escrita a manera de cartas para un destinatario que vive en otra ciudad. En los capítulos finales planea suicidarse, toda vez que la muerte será el único remedio para su corazón herido. Werther termina poniéndose el cañón de un arma sobre la sien y jala del gatillo.

suicidio de Werther ilustracion

 

Una triste historia.

Parece una historia bastante sentimental y hasta cursi, pero recordemos que se escribió en una época donde el romanticismo estaba en pleno auge.

Es sabido que un gran número de personas con tendencias suicidas muchas veces encuentran el impulso para atentar contra sus propias vidas en un libro, película o canción. Lo mismo sucede cuando una persona famosa se suicida, muchos lo ven como un “ejemplo a seguir”. Sin embargo, la mayoría de estos casos son personas jóvenes. No por nada este tipo de actitud se conoce como “Efecto Werther”.

El libro de Goethe se vendió como pan caliente y lo catapultó como un autor célebre. Los lectores europeos apreciaban la tristeza impregnada en la historia que era un reflejo de la forma en que muchos se sentían. Las cartas de Werther sensibilizaron a multitud de personas y muchas veces fueron empleadas como declaraciones de los suicidas.

nota suicida recreación

Napoleón Bonaparte, famoso general y emperador de Francia, llevaba consigo una copia de la obra pues la consideraba una de las más importantes de la literatura. Napoleón era tan fanático de esta novela que cuando fue exiliado a Elba solicitó a sus captores que le permitieran llevar consigo un ejemplar para poder leerlo.

 

El efecto Werther.

¿Es posible que las letras puedan afectar a las personas al grado de suicidarse tras absorber el contenido de un libro?

Desafortunadamente, Goethe jamás anticipó la influencia que tendría Werther sobre los jóvenes de la época. De repente, una serie de suicidios empezó a suceder en las principales ciudades europeas.

werther escribiendo carta

El común denominador de estos muertos era que se trataba de jóvenes entre 16 y 24 años, educados e interesados en la literatura. Además, al momento de su muerte todos llevaban un casco azul y pantalones amarillos, la misma ropa que llevaba Werther cuando fue encontrado muerto al final de la novela.

En cada uno de estos suicidios, el arma empleada fue una pistola, presionada contra la sien y disparada a quemarropa. Varios de estos suicidas no dejaron cartas o mensajes que explicaran su acción final; sin embargo, siempre estaba cerca un ejemplar de Las penas del joven Werther“.

La influencia que la obra de Goethe tuvo sobre la juventud terminó convirtiéndose en un problema social. La Iglesia Católica se mostró profundamente preocupada y dio inicio a una campaña para condenar el libro. Por supuesto, los líderes de la Iglesia argumentaban que el suicidio era uno de los más grandes pecados que se podían cometer.

En una época donde la religión empezó a perder su influencia sobre las personas, ni siquiera la campaña donde se involucró el propio Papa surtió efecto. La novela seguía vendiéndose con rotundo éxito.

Ante el temor de que esta epidemia de suicidios masivos se saliera de control, varios países europeos tomaron la decisión de vetar el libro y prohibir tanto su venta como su traducción. Países como Austria, Noruega, Dinamarca y algunos estados alemanes decidieron confiscar los ejemplares de la obra. Miles de copias fueron incineradas, pero cientos escaparon de esta censura y terminaron en colecciones particulares.

Incluso Goethe tuvo que admitir que algo estaba terriblemente mal. El autor siempre afirmó que “Las penas del joven Werther” le provocaba una mezcla de sentimientos conflictivos. Goethe siempre dejó en claro que el libro no era biográfico y tampoco inspirado en hechos de los que fue testigo, no era más que una obra de ficción.

Sin embargo, hacia el final de su vida admitió que en la obra existían ciertos episodios con los que él mismo tuvo que lidiar durante su juventud. Goethe siempre se dijo perseguido por los fantasmas de aquellos que fueron influenciados por su obra, en su lecho de muerte reconoció que quizá lo mejor hubiera sido jamás escribir un libro tan triste. Supuestamente le habría confesado a un amigo: “ese fue un libro que escribí con sangre proveniente de mi propio corazón destrozado”.

Cuando imprimieron la segunda edición, el editor obligó a Goethe a incluir una advertencia a los lectores. En la contraportada se podía leer el siguiente mensaje: “Sé un hombre, no sigas mis pasos“, como si la advertencia la hubiera hecho el propio Werther.

 

Inspiración suicida.

El brote de suicidios conocido como “La fiebre de Werther” (o el Mal del siglo) se extendió durante varios años más antes de empezar a decaer. Con el paso del tiempo el número de muertes se fue reduciendo, pero aún seguían apareciendo. Noruega fue el último país en quitar la prohibición sobre la obra a mediados de 1820.

estatua en honor a Goethe

A comienzos del siglo XX, la fiebre retornó con más fuerza. Entre las sangrientas batallas de la Primera Guerra Mundial, el número de suicidios influenciados por la obra fue aterrador. Tanto fue el estrago de la obra que el Ejército Imperial Alemán prohibió que los reclutas tuvieran acceso a ella. Irónicamente, copias en inglés impresas por los alemanes fueron lanzadas en cajas desde dirigibles ubicados tras las líneas enemigas.

La idea era influenciar a los soldados británicos a que leyeran y se suicidaran. Pero nunca sabremos si el plan tuvo éxito.

En la actualidad, este libro de Goethe es considerado una de las obras más populares de su biografía y una de las más leídas. Se ha llegado estimar que aproximadamente 2000 personas se suicidaron después de leer “Las penas del joven Werther”, pero el número exacto se desconoce. Algunos han llegado a especular que puede ser mucho más grande, entre 5000 y 10000.

Es válido analizar si nuestra sociedad cambió desde entonces. ¿Acaso nos convertimos en individuos más fuertes?, ¿es posible que algo parecido acontezca en nuestra época de cinismo?

Evidentemente el libro no asesinaba a las personas, pero probablemente influenciaba las emociones de los lectores provocando que enfrentaran la situación del protagonista como un dilema adjunto al que vivían en ese momento.

Muchos de nosotros hemos pasado por momentos de profunda tristeza y decepción, pero la gran mayoría jamás encontró en ello motivos para querer morir. Por otra parte, existen numerosos relatos de cultos cuyos miembros planean de una forma meticulosa su muerte por una causa, creencia o sueño.

Quizá te interese:

Especiales
  • Niño Rata Abr 28, 2017

    poreso io no leo esas basuras antgua yo lo que leo es es lo q escriven mis yutubers favoritos como el libro trol del rubius o wiguetta o el mejor libro de todos luna de pluton del grandioso dross esos si son bueno libros los antguos deverian mejor quemarlos con fuego

    • Meier Abr 28, 2017

      Espero por todos los dioses que ese comentario sea sarcástico, sino pues que nos caiga un meteoro para acabar con todo…. =O

  • José John Abr 28, 2017

    Quien es tan idiota como para dejarse influir tanto por un libro merece morir.

    • Diego.oax Abr 29, 2017

      Coincido contigo… Muerte a todos los cristianos, musulmanes y judios!

      • Cybers Abr 30, 2017

        Me uno a la petición

      • elprro May 1, 2017

        Muerete tu p3nd3jo

        • El guarro May 2, 2017

          Después de ti, p3nd3jo

      • Un lector May 2, 2017

        Entonces también muerte a los ateos de internet que se dejan influenciar por un libro (el origen de las especies)

      • Un redactor May 2, 2017

        Entonces también muerte a los guerrilleros de internet.

      • Vulgar May 3, 2017

        Me paso por los h-u-e-vo-s lo que digan el wey de Diego y el ma-món de Cybers

  • TESLA May 2, 2017

    Estos aws desde tiempos inmemorables se suicidan para llamar la atención pero ese libro es mil veces mejor que esa porqueria de 13 razones …….y sus cassettes suicidas…….

  • mmmm May 2, 2017

    depende de con que animo andes, si se te murió un familiar muy querido, terminaste un amor de muchos años, o algo por el estilo andas muy decaído y encimas lees, escuchas o ves cosas tristes estas hacen que se incline la balanza a el suicidio

  • fernandinho May 2, 2017

    Veremos si 13 reasons why tiene repercusiones similares

  • Mark Siano May 3, 2017

    El libro de “Matemáticas discreta y combinatoria” de Grimaldi, también hace casi que me suicide.

    • Pepe Trueno May 3, 2017

      Yo estuve al punto del suicidio al igual que usted, solo que en mi caso el libro era el baldor…

  • Mau May 3, 2017

    Fué el “13 reasons why” de aquella época?
    Ya me dió curiosidad leerlo!

  • Giovanni FAN May 7, 2017

    Por fin terminé de leerlo. Comencé justo después de leer parte de este artículo. “Sereno y tranquilo”-Wherter, imposible abandonar esta prisión sin el mínimo pesar o remordimiento, por lo menos eso es lo que pienso yo quien aún sigue atado a los quehaceres de este mundo.

  • Autisman May 19, 2017

    La ballena azul del siglo XVIII.

Formulario de comentarios