La “Cultura del Estatus” y sus extraños efectos secundarios

No es ninguna novedad que vivimos y nos alimentamos constantemente de la cultura del estatus – es decir, la cultura que pone en primer lugar las apariencias, pese a que no son un reflejo fiel de la realidad. Basta abrir cualquier red social para observar a una buena cantidad de personas en una competencia sin descanso, en forma de actualizaciones de estado, sobre quien tiene a la mejor pareja, el mejor empleo, la mejor familia, las mejores fiestas, los mejores amigos, las mejores vacaciones y la mejor vida.

selfie en la playa

No es que diga esto para criticar a aquellos presumen (sutilmente o no) en Facebook la vida que tienen, incluso porque ni siquiera yo me salvo de caer en esto: por muy atenta y cuidadosa que sea una persona, en el momento menos esperado resbala y cae de bruces en la perversa práctica del “hacer para que los demás vean”. Sí, es válido reflexionar hasta qué punto esta obsesión que lleva a maquillar la realidad está permeando en nuestras vidas, y hasta qué punto están dispuestas las personas a llegar para interpretar un determinado papel ante los ojos de los demás.

Yo podría equivocarme – y si no estás de acuerdo, eres totalmente bienvenido para manifestarlo en los comentarios -, pero creo que algunas peculiaridades de la vida moderna son consecuencia directa de esa cultura del estatus, donde las cosas, experiencias y sentimientos tienen que ser evaluados constantemente ante un auditorio. Peculiaridades como…

 

Los grandes gestos de amor.

Como lo mencioné antes, podría estar equivocándome, pero los grandes gestos de amor son una cosa relativamente nueva, ¿no? Estoy hablando del tipo de gesto que implica tirarse de una avioneta sobre la casa de la enamorada para solicitarle matrimonio, o hacerle la propuesta frente a una multitud en un juego de baloncesto, o llevar una serenata romántica a un centro comercial – claro, todo debidamente grabado para subirlo después a YouTube y aparecer en programas televisivos de chismes y espectáculos.

Con excepción de un pequeño grupo de usuarios en Internet que está empezando a ver este tipo de acciones como una forma de coerción amorosa, la mayoría se emociona cuando ve un gran gesto de amor en acción (evidentemente, sólo cuando es correspondido. De otra forma, se trata de un ser mal agradecido ante los ojos de esas personas). “Deben amarse demasiado”, es la idea que surge entre la multitud que ve el espectáculo, junto con una buena cantidad de envidia y admiración en partes iguales.

propuesta de boda tipica yt

Para la pareja se tiene reservado el gran premio – no precisamente el amor mutuo, sino ese trofeo que garantiza el estatus de pareja perfecta, amada y envidiada por la multitud. Un trofeo cuyos espectadores provienen de una selección de redes sociales diversas a su disposición, garantizándole la máxima divulgación del estatus recién adquirido. Incluso cuando el amor no es tan verdadero, o tan correcto como debería, el gran gesto parece una forma de sacrificio y de conclusión definitiva que convence incluso al más indeciso de los amantes.

En estos casos, quien válida el amor es la multitud, aunque se trate de un amor inmaduro que quizá nunca llegue a realizarse. No es que todos los grandes gestos de amor sean farsas. Creo que el 99.9% de las personas que se involucran en un gran gesto de amor lo hacen con sinceridad, o por lo menos así lo creen. Pero corresponde a esas mismas personas pensar porqué tienen la necesidad de incluir y tener la validación de una tercera parte – en este caso, de la multitud – en un asunto tan privado e íntimo. ¿Lo están haciendo por amor o por espectáculo? ¿Cuántas relaciones terminan y cuántos matrimonios se concretan para después desaparecer en nombre del espectáculo?

 

Los hijos como accesorios.

Mi esposo y yo estamos casados desde hace un año, 5 meses, 3 días y 6 horas y desde hace (por lo menos) un año, 5 meses, 3 días, 5 horas y 45 minutos nos preguntan constantemente sobre cuándo tendremos hijos. Por supuesto, es algo natural y lo entiendo completamente. El próximo paso después del matrimonio es la llegada de los hijos, siempre fue así.

Aun así, me incomoda un poco el hecho de que si nosotros decidimos que tendremos un hijo ahora, estoy segura que las personas van a celebrar en lugar de preocuparse por el hecho de que no tengamos condiciones financieras para criar un hijo en este momento. ¿Cómo se puede celebrar una decisión tan irresponsable?

la tipica mama de facebook

Esto sólo demuestra lo fuerte que es el concepto de que una familia sólo puede definirse como tal (y por lo tanto, ser perfecta) con uno o dos diablillos desordenando la casa, y el hecho de encontrar esto normal nos muestra lo fuerte que es la programación martillada en nuestra cabeza desde la infancia: casarse y tener hijos.

Y aunque existan miles de razones diferentes para que una persona quiera un hijo, para algunos de estos individuos esta trayectoria predefinida debe seguirse para alcanzar el estatus de la “familia perfecta”. Es de este deseo por un determinado estatus asociado a la expectativa social antes mencionada que nace eso tan extraño que llamé “Hijos Accesorios”.

Los hijos accesorios son los niños que nacen para rellenar una familia y convertirla en algo digno de llamarse Familia (con F mayúscula, si se quiere) y presentarse en la iglesia o en la reunión de fin de año de la empresa. Los hijos accesorios generalmente son criados por las nanas o los abuelos y ven muy poco a sus padres. Como cualquier accesorio, deben tener algún atractivo. Mientras son pequeños, por sí sola su existencia es suficiente, con sus pequeñas manos y pies rechonchos, pero a medida que crecen deben desarrollar alguna habilidad para que sus padres puedan presumirlos al mundo.

Por eso, no es raro encontrar que los hijos accesorios raramente tienen una tarde libre – y siempre están ocupados en clases de ballet, inglés, piano, fútbol, baloncesto, francés, mandarín, etcétera. Esencialmente, los hijos accesorios son una extensión más de la vida perfecta que los padres intentan mostrar al mundo. Sin embargo, es importante recordar que los hijos accesorios crecen y no siempre se convierten en aquello que los padres esperaban.

psicopata americano

 

Distracción generalizada.

Mira a tu alrededor. Cada día que pasa nos parecemos más a las tontas cucarachas, viendo el celular en lugar de conversar con la persona que tenemos al lado, tomando fotos a diestra y siniestra en lugar de apreciar el paisaje y anotando conquistas en lugar de conocer a nuevas personas. Nuestros celulares y las redes sociales se hicieron demasiado poderosos y tomaron el control de nuestras vidas como un parásito inteligente y letal, como los horrorosos Parásitos Asesinos que aparecen en el programa de Discovery Channel.

parasitos asesinos discovery channel

En nuestro caso, nos agrupamos en las redes sociales porque son una vitrina de nuestra vida y, a través de un razonamiento totalmente idiota, creemos que la vitrina es más importante que vivir la falsa vida anunciada allí (creo que ya perdí el control de esta analogía, pero lo entendiste). Esto nos conduce a una gran ansiedad por el estatus, y obviamente también a una distracción generalizada, donde la vida y las personas pasan como un telón de fondo mientras actualizas obsesivamente tu cuenta de Twitter.

Nada se aprovecha o absorbe realmente por la persona que padece distracción generalizada. Un paisaje es admirado por 3 segundos, el tiempo promedio que toma sacar el teléfono del bolsillo y tomar una foto para subirla a Instagram. Una conversación dura unos minutos hasta que alguien menciona una frase muy espiritual y la persona siente ansiedad por interrumpir la conversación para publicar la “cita” en Facebook.

tomando fotos en la mesa iphone

Todo gira en torno al estatus divulgado, al de la propia imagen que va siendo estructurada actualización tras actualización, como un Frankenstein virtual que jamás vendrá a la vida, pues no es real. Eso sin contar que el interés que la persona afectada por la distracción generalizada tiene por los otros va hasta el momento en que evalúa si los otros están mejor o peor que ella en el gran juego de la vida – y por lo general es una evaluación que no pasa de 2 minutos en Facebook. Después de eso, sigue sacando fotos otra vez.

Un texto de Lara Vascouto.

Psicología
  • mic kz Jun 23, 2017

    Vivimos en la era de los imbeciles y politicamente correcto

    • Arriba la Cahuamanta Jun 23, 2017

      Estoy de acuerdo contigo, pero, por cuánto tiempo? La siguiente generación en su búsqueda de la diferenciación e identidad propia, quizás busque más las relaciones tête a tête y menos permanencia en el ciberespacio.

    • Maclovio Atenógenes Jun 26, 2017

      Lo acabas de describir perfectamente

  • Cartagena Jun 24, 2017

    La falta de valores compañeros, vivimos en una sociedad vacía.

  • Anh Khan Jun 24, 2017

    El estatus depende de lo que la gente valora. Si la gente empieza a valorar otra cosa, esto desaparecerá-

  • Mau Jun 26, 2017

    Las redes sociales le han dado voz a lo equivocado.
    – Mi historia corta: A mi me dejó mi ex, porque ella quería publicar fotos cada 5 minutos de lo increíble que era nuestra relación, aunque todos sabían que no era ssí. A mí no me gustaba, porque terminaba más molesto y enfadado con lo que posteaba y los comentarios de personas que yo no sabía ni quienes eran (que el amigo de un amigo que le daba likes a todas sus fotos, o que el primo del vecino de su abuela, etc…), que si no posteaba nada y me lo reclamaba.
    Ahora trato de postear cosas sobre la naturaleza y sobre la familia.
    Todos alguna vez hemos caído en eso.

  • yanimeacuerdo prime Jun 26, 2017

    mmmta, eso es cuento viejo, y ya existia, por ahi hay una cancion de los 80s de rodrigo gonzales, que dice una frase asi “camino en una alfombra de estatus”
    eso ya existia solo se traslado al ciberspacio
    por otra lado si tu felicidad depende de la aceptacion, admiracion, etc, de terceros, tas bien j-o-d-i-d-o-
    me alegro ser de la vieja escuela, ni a mi ni a mi vieja nos interesa hacer todas esas ridiculeses, x que esa es la palabra, ridicules, x cierto gente asi que hace sus demostraciones de “amor” ya existia, recuerdo haya por el 98, yo hiba en la prepa, y habia una pareja que se gritaba cuando se veian estando uno en una esquina y el otro a 300 metros en la otra esquina, o sea se gritaban mi amor te amoooo, y el otro yo tambien, a todo pulmon, haciendo el ridiculo…y paso lo que tenia que pasar….duraron unos meses y cortaron…con esto solo dire que ridiculos siempre habra, pero con internet salen y se conocen mas

  • jajaja Jun 26, 2017

    DEPENDE DE COMO LO TOME CADA QUIEN.
    EN QUE LES AFECTA? DIGO SI NO LES PARECE NO USEN FACEBOOK O USTEDES NO SEAN ASI, Y NO PERMITAN QUE SUS HIJOS SEAN ASI DIGO.
    RESPETO CADA PUNTO DE VISTA, PERO NADA GANAN CRITICANDO A LA SOCIEDAD O SI?
    EL CAMBIO EMPIEZA DE UNO MISMO!

    • Cybers Jun 26, 2017

      Deja le doy like a tu comentario.

    • JJ Jun 27, 2017

      Entiendo el punto de tu comentario, pero no creo que el articulo que leimos aquí sea una critica más, no es el mejor articulo del tema ni mucho menos el peor, es solo una forma más de preguntarnos cómo nos relacionamos como humanos , y de ahí se pudieran desprender preguntas como, ¿ es más útil esta nueva manera de comunicarnos?, ¿por que nos relacionamos así?, ¿es necesario relacionarnos de esta manera?, ¿hay otras formas?, etc. Tan es cierto y válido lo que mencionas “DIGO SI NO LES PARECE NO USEN FACEBOOK O USTEDES NO SEAN ASI, Y NO PERMITAN QUE SUS HIJOS SEAN ASI DIGO”, como es tan válido el cuestionarse cómo se comporta la sociedad en la que vivimos, y criticar las formas que utiliza, porque aun que yo o tu no utilicemos Facebook, nos vemos afectados de manera directa o indirecta de esta manera de relacionarse de millones de personas que nos rodean y que de alguna u otra forma nos vemos envueltos indirectamente o directamente. Es cierto tal vez no ganemos nada criticando, pero si tenemos la obligación de preguntarnos si esto funciona o no.

  • sikusiki Jul 4, 2017

    Todos aqui supongo que estan de acuerdo, porque para leer este “texto tan amplio” (entre comillas) las personas que vivien pendientes de sus celulares y las redes no tienen tiempo y les da flojera solo quieren ver fotos de otros para criticar y luego se toman las propias para ganar. asi de triste es la vida ahora, creo que estamos quedando obsoletos pues vengo de los 80s naci sin internet y he visto todo este cambio en el mundo :/

Formulario de comentarios