Hitler y la lanza del destino

La historia de que la Lanza con que le dieron muerte a Jesus cristo, por lo menos, había sobrevivido a los siglos, pasando a veces a buenas manos, a veces a otras menos dignas. Quien la poseía adquiría un poder que podía ser usado para el bien o para el mal.

La fascinación de la Lanza.

En 1913, por las calles de Viena, un miserable ex estudiante de arte intentaba en vano ganarse la vida vendiendo pequeñas acuarelas. Ocasionalmente, cuando el frío le impedía salir a la calle, vagaba por los corredores del museo del palacio Hofburg. Se sentía especialmente fascinado por un conjunto de piezas valiosas, conocidas como «las insignias de los Habsburgo». Entre ellas el joven vagabundo Adolf Hitler prestaba especial atención a la Santa Lanza, que la leyenda identifica con la que atravesó el costado de Cristo después que éste expirara en la Cruz.

Ésta era la leyenda del arma que tanto fascinaba al joven Hitler. Durante su primera visita a la lanza la estudió con todo detalle. Medía 30 cm de longitud, y terminaba en una punta delgada, en forma de hoja; en algún momento, el filo había sido ahuecado para admitir un clavo -al parecer, uno de los usados en la crucifixión-. El clavo estaba sujeto con un hilo de oro. La lanza se había partido y las dos partes estaban unidas por una vaina de plata; dos cruces de oro habían sido incrustadas en la base, cerca del puño.

Estos detalles que describen la fascinación de Hitler ante la lanza de los Habsburgo provienen del testimonio del doctor Walter Johannes Stein, matemático, economista y ocultista que afirmaba haber conocido al futuro Führer justo antes de la guerra del 14. Stein, que había nacido en Viena en 1891, era hijo de un rico abogado. Sería un erudito y un aventurero intelectual hasta su muerte, en 1957. Se licenció en ciencias y se doctoró en investigaciones psicofísicas por la Universidad de Viena. Luego se convirtió en experto en arqueología, arte bizantino primitivo e historia medieval; durante la primera guerra mundial, como oficial del ejército austríaco, fue condecorado por su valor.

Stein nunca publicó sus memorias, pero antes de morir se hizo amigo de un ex oficial de comandos de Sandhurst, ahora periodista, Trevor Ravenscroft. Usando las notas y las conversaciones de Stein, Ravenscroft publicó en 1972 el libro Spear of Destiny (La lanza del destino) que por primera vez llamó la atención del público sobre la fascinación que sentía Hitler por la lanza de los Habsburgo.

Parte de la respuesta se encuentra en una tradición ocultista medieval vinculada con la historia de la Santa Lanza. Como cuenta el evangelio de San Juan, el soldado romano que hirió el cuerpo de Cristo cumplió, sin saberlo, las profecías del Antiguo Testamento (los huesos de Cristo no serían rotos). Si no hubiese hecho lo que hizo, el destino de la humanidad habría sido diferente. Según San Mateo y San Marcos, la verdadera naturaleza de Cristo fue revelada en ese momento al soldado, que se llamaba Cayo Casio Longinos: «Viendo el centurión que estaba frente a Él de qué manera expiraba, dijo: Verdaderamente este hombre era hijo de Dios». (San Marcos, 15:39)

Según Stein, Hitler tenía conciencia de este concepto ya en 1912; de hecho, fue la obsesión de Hitler por la lanza y su poder de «varita mágica» el motivo de que los dos hombres se conocieran. En el verano de 1912, el doctor Stein compró una edición de Parsival, romance sobre el Grial del poeta alemán del siglo XIII Wolfram von Eschenbach, a un librero ocultista de Viena. Estaba llena de comentarios manuscritos en los márgenes, que mostraban una combinación de sabiduría ocultista y racismo patológico. En las guardas, su anterior propietario había anotado su nombre: Adolf Hitler.

Hitler describió a Stein cómo había adquirido la lanza su especial significado para él:

Lentamente me apercibí de una presencia poderosa que la rodeaba, la misma impresionante presencia que había experimentado interiormente en esas ocasiones únicas de mi vida en que había sentido que un gran destino me aguardaba… una ventana en el futuro que se abría, a través de la cual veía, en un relámpago de iluminación, un hecho futuro, en función del cual sabía, más allá de toda contradicción, que la sangre de mis venas se transformaría algún día en el vehículo del espíritu de mi pueblo.

Hitler nunca reveló la naturaleza de su «visión», pero Stein creía que se había visto a sí mismo un cuarto de siglo después en la Heldenplatz, frente al palacio Hofburg, dirigiéndose a los nazis austríacos y a los desconcertados ciudadanos vieneses. Allí, el 14 de marzo de 1938, el Führer alemán anunciaría su anexión de Austria al Reich alemán… y daría la orden de llevar los atributos de los Habsburgo a Nüremberg, hogar espiritual del movimiento nazi.

Si los conocimientos de Hitler sobre la historia de la lanza eran tan amplios como decía Stein, tiene que haber estado al tanto de las leyendas sobre el destino de Carlomagno, Barbarroja y todos cuantos la habían blandido como un arma y habían perecido cuando escapó a su control. La leyenda parece haber sido confirmada por una inquietante coincidencia que marcó el final de su conexión con la Lanza.

Después de los intensos bombardeos aliados de octubre de 1944, durante los cuales Nüremberg sufrió enormes daños, Hitler ordenó que la lanza, junto con el resto del tesoro de los Habsburgo, fuera enterrada en una bóveda construida especialmente. Seis meses después, el Séptimo Ejército norteamericano había rodeado la antigua ciudad, defendida por 22.000 SS, 100 panzers y 22 regimientos de artillería. Durante cuatro días, la veterana división Thunderbird martilleó a estas formidables defensas hasta que el 20 de abril de 1945 -el día en que Hitler cumplía 56 años- la bandera americana victoriosa fue izada sobre las ruinas.

Y, por escépticos que sean los críticos -acerca de Walter Stein, el ocultismo en general y las leyendas de la Santa Lanza en particular- también es un hecho histórico que a unos cientos de kilómetros de distancia, en un bunker de Berlín, Adolf Hitler eligió esa tarde para coger una pistola y quitarse la vida.

Enigmas y misterios

Artículos Relacionados

  • Carlitoooxxx Jun 3, 2011

    Mmm… Tambien explicaria el hecho de porque los gringos hoy en dia son la primera potencial mundial.

    • Jack Jun 5, 2011

      Jaja es verdd! 0_0 no lo había pensado!

      • chuck norris Ago 14, 2011

        y ahora pasa lo de la crisis se les habra escapado el poder?

  • DRACULA Jun 3, 2011

    PUES A KIEN LE HACEMOS CASO?, OTROS DICEN KE HITLER FUI Y METIO SU CULITO PSEUDOALEMAN EN LA ANTARTIDA, EN UNA BASE SUBTERRANEA, Y MUCHAS MAMADAS MAS, ¿Y SI ERA TAN PODEROSA POR KE NO LA TRAIA CONSIGO SIEMPRE? AH VERDAD.

  • Edgar Jun 4, 2011

    Puñetas mentales del wey de “Dificil de Creer”…

  • David Jun 5, 2011

    Encuentro interesante que “CarloMagno” la haya blandido como un arma al haber vivido antes de que naciera Cristo….

    Como les gusta decir m…am…adas!!!!!!!!

    • Niko Jun 7, 2011

      Carlos I el Grande, llamado Carlomagno (alemán: Karl der Grosse; latín: Carolus Magnus; francés (e inglés): Charlemagne;, 2 de abril de 742, 747 ó 748, fue rey de los francos desde 768 hasta su muerte, rey nominal de los lombardos (774–814) y emperador de Occidente (800–814).

      Investiga brother, no comentes por comentar …

    • Guillermo Jul 23, 2011

      Creo que lo estas confundiendo un poco con Alejandro Magno maestrin. antes de comentar investiga maestrin.

    • Szaid Abr 20, 2012

      POR HOCICON!

  • marco Ago 11, 2012

    yo creo q estados unidos sela quedo y ledio otroa al museo por eso estados unidos es invensible solo mirenlos

    !Hi! Hitler

    • DiosCuervo Ene 23, 2013

      Tal vez quisiste decir “Heil Hitler”?

      • K Diamond Ago 4, 2014

        ¡Nooo! es “Hi” por que esta saludándolo… creo.
        xD

  • MustangGT Feb 27, 2014

    Sphear of Destiny, la secuela que le siguio a Wolfenstein 3D cuando BJ Blascowicz escapo del castillo del mismo nombre del juego.

  • Xál M. Nov 13, 2014

    La lanza de Longinus es la llave para desatar el tercer impacto… o_O!

Formulario de comentarios

Send this to friend