Felícitas Sánchez, la Ogresa de la Roma

Felícitas Sánchez Aguillón o Neyra fue conocida en el mundo de los asesino seriales con los sobrenombres de “la Ogresa de la Colonia Roma”, “la Trituradora de angelitos”, “la Descuartizadora de la Colonia Roma” o “la Espanta-cigüeñas”.

Nació en la década de 1890 en Cerro Azul, Veracruz, México. Se cree que asesinó a mas de 50 niños en la década de 1930, en la popular colonia Roma en la Ciudad de México. A pesar de que se conoce muy poco de su infancia en su natal Veracruz, se sabe que el rechazo de su madre le traería una relación tormentosa con esta, situación en el futuro definiría la psicopatología y modus operandi con el que asesinaba a sus victimas. Como en muchos casos de asesinos seriales, Felicitas demostró perversidad desde muy pequeña, gozaba envenenando a perros y gatos callejeros.

En la década de 1900´s, Felícitas Sánchez estudia y se gradúa en enfermería (profesión que la induce en la categoría de “ángel de la muerte”, categoría utilizada para los asesinos en serie que actúan como cuidadores o enfermeros de sus victimas), a la par se casa con Carlos Conde, resultado del matrimonio nacen un par de gemelas, la posición económica tan austera de la pareja hace que Felícitas Sánchez convenza a Conde de vender a sus hijas, tiempo después Conde se arrepiente, pero Felícitas nunca le revela el paradero de sus hijas; situación que termina con el matrimonio. Tras la separación por el año 1910, Felícitas Sánchez emigra a la capital.

Llegada a la capital.

Una vez establecida en la Ciudad de México se dedica al trafico de infantes, decenas de madres solteras le regalaban sus bebes y ella los vendía a parejas que no podían procrear. El negocio, que duró años, iba tan bien que luego decidió mudarse a la colonia Roma, donde compartía el departamento con una mujer que, por su ocupación solo, lo utilizaba por la noches para dormir, dando a Felícitas Sánchez todo el día para cometer sus atrocidades.

Una vez en la Roma, Sánchez Neyra estableció un negocio de “atención de partos”, en efecto, Felícitas atendía partos pero había algo que no cuadraba. Mujeres de los más altos rangos sociales llegaban al departamento de Felícitas, evento por lo más extraño, porqué una mujer con los recursos económicos suficientes atendería su embarazo en un barrio marginal y con una partera.

Pronto los vecinos comenzaron a percatarse de extraños sucesos, las cañerías del edificio se tapaban con frecuencia y en ocasiones se percataron de un extraño humo negro con desagradable olor que salía del departamento. Durante la década de 1910’s, todavía en el México porfirista, Sánchez fue detenida en por lo menos 2 ocasiones por tratar de vender a un bebé; la mujer salió libre tras pagar una simple multa.

Nace una asesina serial.

la quebrada

Después se hizo de otro negocio, abrió una miscélanea (que también fungió como clínica clandestina) en la calle Guadalajara No. 69, en la Ciudad de México, a la cual llamó “La Quebrada“.

Había ocasiones en las que no encontraba compradores para los bebés recién nacidos, una semana después, si no conseguía venderlos, los mataba. Al principio utilizaba el estrangulamiento para asesinarlos y a otros, de manera escalofriante, los quemaba vivos. Los restos de los infantes eran arrojados a la basura, puestos en bolsas y abandonados en lotes baldíos circundantes y hasta tirados por el retrete. Cuando las cañerías se tapaban llamaba a un cómplice, un plomero de nombre Roberto Sánchez Salazar.

El negocio de trafico de infantes evolucionó de una manera dantesca, recibía a los niños recién nacidos de algunas mujeres que no podían mantenerlos, niños de entre 1 y 3 años de edad, con una cierta cantidad de dinero Felícitas prometía que los pondría en manos de gente rica, lo que les aseguraría un buen futuro. Pero “La Trituradora de Angelitos” los conservaba solo unos días, alimentándolos con atole y comida descompuesta.

Y si no lograba “colocarlos” en el mercado, los llevaba a la cocina donde les hundía un cuchillo en la nuca y los descuartizaba. A medida que siguió con los asesinatos, aumentó su nivel de crueldad, en posteriores ocasiones amordazaba a los niños y los destazaba vivos con su cuchillo de cocina, primero cortaba sus piernas, luego sus brazos y al final los decapitaba. Luego extraía lo ojos, los órganos internos y las vísceras para alimentar a su perro, los restos óseos los “pelaba”, los quebraba, envolvía en papel periódico y los abandonaba en lotes baldíos.

Su captura.

El 8 de abril de 1941, la alcantarilla del edificio de Salamanca donde vivía Sánchez Aguillón se tapó, (se encontraba congestionada desde la toma domiciliaria). En el primer piso del edificio se disponía una tienda de abarrotes, el dueño, llamado Francisco Páez, mandó llamar a un plomero y a albañiles. Los albañiles levantaron el piso del negocio para poder acceder a la cloaca, cuando llegaron a ella la sorpresa y las náuseas fueron generales. En la alcantarilla había un enorme tapón de carne putrefacta, gasas y algodones ensangrentados, que despedían un olor insoportable. Indagando en la repugnante masa se encontrarón con algo que despejó todas las dudas sobre su naturaleza, un pequeño cráneo humano.

Rápidamente, la prensa y la policía se hicieron presentes. Las autoridades llamaron a la puerta de la principal y única sospechosa, (Felícitas), los atendió la casera que no sabía nada, sin embargo los dejó pasar hasta la habitación de la mujer, a la cual ella nunca había entrado. Lo primero que salía a vista en el cuarto, era un altar con velas, agujas, ropa de bebé, un cráneo humano y una gran cantidad de fotografías de niños. Ese mismo día se catea la miscélanea “La Quebrada“, Felícitas no se encontraba ahí, se había dado a la fuga.

En esa época no existía la noción de asesino en serie; pero el infanticidio era y siempre ha sido un crimen altamente condenado. La investigación cayó en manos del detective José Acosta Suárez, (este hombre en 1942 también atraparía a Gregorio Cárdenas otro asesino en serie mexicano).

El 11 de abril de 1941 es detenido Salvador Martínez Nieves, el plomero cómplice. El relata que en efecto sabía lo que estaba pasando, pero por miedo a ser condenado como cómplice, no había denunciado. En efecto, él sí era cómplice, recibía una cuantiosa paga por destapar los caños y un aún más cuantioso soborno por su silencio. Ese mismo día Felícitas es atrapada junto con su amante, Roberto o Alberto Covarrubias, alías “el Beto” o “el Güero” (con éste hombre, que también fue su complice, Felícitas había procreado a su tercera y última hija, nacida en 1939, mientras trataban de huir de la ciudad).

La asesina terminó recluida en una celda, donde pasó parte de la noche llorando, totalmente vestida de negro, con señales de gran agotamiento físico, en un estado cercano a la inconsciencia.

La Descuartizadora de la Col. Roma” desde su detención hasta junio de 1941, (más o menos tres meses), fue recluida en prisión y aislada a causa del peligro que representaba para ella el contacto con la población general del reclusorio. Durante todo ese tiempo vivió, irónicamente, una regresión (se comportaba como una niña pequeña, lloraba todo el día, sólo pronunciaba monosílabos y una repetitiva frase que en ocasiones llegaba a gritar: “Quiero irme de aquí.”, incluso como típico berrinche infantil se tiraba al piso, pataleba, gritaba y era necesario arrastrarla para trasladarla de un lugar a otro).

 

Fallo absurdo.

La amenaza del abogado de la mujer era clara, iban a revelar la lista de clientes si con ella era posible aminorar su condena. En aquella lista estaban inmiscuidas importantes figuras de la política; así en una evidente muestra de corrupción y una serie de irregularidades, permitieron que “la Ogresa” saliera libre en tan sólo 3 meses.

Las más fuertes pruebas de la fiscalía que conectaban a Felícitas con los cargos de asesinato eran los restos encontrados en la cañería de Salamanca No. 9, entre los que se encontraban un cráneo y un par de piernas que correspondían a un niño de por lo menos un año de edad. Inexplicablemente esto restos desaparecieron. Sánchez Aguillón fue procesada, el 26 de abril de 1941, sólo por los cargos de aborto, inhumación ilegal de restos humanos, delitos contra la salud pública y responsabilidad clínica y médica; ninguno de estos crímenes era considerado como grave por lo que la mujer alcazaba fianza.

Pero la fiscalía tenía todavía los testimonios del plomero (completamente dispuesto a declarar) y del amante, (que bajo la presión adecuada terminaría por declarar), desafortunadamente el juez que llevaba el caso abdicó, lo cual facilitó la salida de Sánchez antes de que la fiscalía pudiera apelar el fallo. En junio de 1941 salió libre.

Muerte.

Ella sabía que todo había terminado, aunque no pudieran volverla a enjuiciar ya no podría seguir con su estilo de vida, todos la odiaban. El 16 de junio de 1941, tomó la salida fácil, se suicidó con una sobredosis de Nembutal, durante la madrugada en la casa que compartía con su comcubino mientrás éste dormía. Dejó tres cartas postumas: una dirigida a su ex-abogado, otra a su actual abogado y una última a su pareja. En ellas no había ninguna expresión sentimental (sin culpa, sin dolor, sin tristeza y sin lazos afectivos de ningún tipo, en ningún momento menciona a su hija).

Fuentes:

es.wikipedia.org/wiki/Fel%C3%ADcitas_S%C3%A1nchez_Aguill%C3%B3n:
Lazo, Norma (2007) (en español). Sin clemencia. inglés (1ª edición). México: Random House. ISBN 0-307-39173-6 / 978-0-307-39173-5.
Gutiérrez y Coria, Guadalupe y Roberto (Nov. 20, 2009). «La Ogresa de la Colonia Roma» (en español) (Audio). Criminales famosos. México: Testigos de Crimen. Consultado el 19 de agosto de 2011.
«Mujeres que matan» (en español) (Artículo). Columna. D.F., Méx.: el Arsenal.net (Abr. 23, 2011). Consultado el 19 de agosto de 2011.
Gutiérrez y Coria, Guadalupe y Roberto (Nov. 20, 2009). «La Ogresa de la Colonia Roma» (en español) (Audio). Criminales famosos. México: Testigos de Crimen. Consultado el 19 de agosto de 2011.
«Felícitas Sánchez Aguillón: “La Ogresa de la Colonia Roma”» (en español) (Artículo). Escrito con Sangre. Consultado el 19 de agosto de 2011.
«Felícitas Sánchez Aguillón: “La Ogresa de la Colonia Roma”» (en español) (Artículo). Escrito con Sangre. Consultado el 19 de agosto de 2011.

Imágenes:
issuu.com/escritosangre/docs/ogresa_colonia_roma_prensa

Especiales, Historia

Artículos Relacionados

  • Andres Ene 4, 2012

    Hay un problema con las fechas en que nacio y cometio los asesinatos. Es posible que se hayan truncado los numeros

  • TOMASTURBADO Ene 4, 2012

    ¿quien fue el soquete que escribio eso? nacio en la decada de 1980 y empezo a matar en la decada de 1930 y se graduo de enfermera en 1900 y muere en 1941 cuando nacio en 1980 que edo! ¿que se teletransportaba en el tiemp0?

  • lustrek Ene 4, 2012

    checa tus fechas dice que nacio en 1980, y que los mataba en 1930???? o sea que antes de nacer ya era mendiga la vieja…..
    creo que fue un error de dedo

    saludos,

  • Uruky Ene 4, 2012

    el nombre del plomero complice es uno la primera vez que aparese en la historia y es otro cuando lo atrapan cual es el correcto? primera aparicion (Cuando las cañerías se tapaban llamaba a un cómplice, un plomero de nombre Roberto Sánchez Salazar.) segunda aparicion (El 11 de abril de 1941 es detenido Salvador Martínez Nieves, el plomero cómplice)*******

  • elbro Ene 4, 2012

    chale si da cosa ver este tipo de masacres y mas cuando son de niños que no se pueden defender que poca adre de esa vieja

  • BAMM Ene 4, 2012

    Y ke hechaba los restos en bolsas no se en ke tipo de bolsas por ke las de plastico se empezaron a usar como en 1960 mas o menos y en USA pa’ mi ke es puro cuento

  • Hery Emmanuel Ene 4, 2012

    Gracias a los que hicieron las correcciones con las fechas, de lo demás, vayan a la fuente y editen el articulo o soliciten una revisión. La historia de esta asesina serial es cierta.

  • Armando Ene 5, 2012

    ¿Poque en la nota del periodico dice “Pantera”?

  • Edu Ene 30, 2013

    Jjajaja la verdad la historia es terrible… pero también la redacción… jajaja me han sacado unas carcajadas los comentarios de las personas que se burlaron de los errores de las fechas… “que si se transportaba en el tiempo” ” que si antes de nacer ya era una maldita” jajajaj lo mejor fue “la foto del diario que dice Panteraaaaa en lugar de parteraaaa” jajajaj un desastre esta nota… pero aun así… que espanto todo lo que hizo esta doña safada mental.

  • Alice Sep 25, 2013

    Haber deben aprender a comprender lo que leen, la nota dice: “Nació en la década de 1890 en Cerro Azul, Veracruz, México. Se cree que asesinó a mas de 50 niños en la década de 1930, en la popular colonia Roma en la Ciudad de México” por lo que se darán cuenta ya tenía 40 años cuando asesinaba a los niños.

  • rizzhy Feb 19, 2014

    Lean bien dice 1890 no 1980

  • angel Abr 17, 2014

    Se ha de estar quemando lentamente en el infierna esta maldita perra.

Formulario de comentarios

Send this to friend