Exoplaneta orbita estrella moribunda y posee sustancia relacionada con la vida

Un planeta lejano podría contener piedra caliza en cantidad, una sustancia que es producida principalmente por seres vivos, al menos aquí en la Tierra. La estrella madre – si se le quiere llamar “Sol” – de este mundo distante lo devora lentamente, hecho que reveló a los astrónomos lo que parece ser una capa de piedra caliza. En nuestro planeta, la piedra caliza es principalmente producida por organismos vivos, aunque esto no significa que un proceso similar tenga lugar en aquel planeta, pues la sustancia también puede formarse por otros medios.

enana blanca con restos

 

La formación de la piedra caliza en la Tierra.

Carl Melis, investigador de la Universidad de California en San Diego, que forma parte del equipo que lleva a cabo el estudio, realizó una intervención en el 228º encuentro de la Sociedad Astronómica estadounidense donde aseguró que el mundo extraterrestre parecía rico en componentes de la piedra caliza, como el carbono y el calcio.

“La piedra caliza está relacionada con los organismos marinos de la Tierra”, explicó Melis. “Los organismos marinos producen carbonato de calcio para fabricar sus conchas. Cuando mueren, estas conchas terminan en el fondo del océano, donde son compactadas y, eventualmente, terminan como piedra caliza”. ¿Cómo descubrieron que este planeta lejano era rico en piedra caliza?

Cuando llega el final de su vida, algunas estrellas se expanden antes de destruir sus atmósferas, dejando atrás núcleos densos conocidos como enanas blancas. Las capas exteriores de algunas enanas blancas evolucionan rápidamente. Los elementos más pesados de estas estrellas, principalmente compuestos de hidrogeno, probablemente provienen de los restos de planetas condenados y asteroides en su órbita.

Melis y su colega Patrick Dufour, de la Universidad de Montreal en Canadá, establecieron que el material que veían en la enana blanca SDSSJ1043+0855 provenía de una capa de un cuerpo rocoso – probablemente un planeta que orbita a la estrella. Al analizar el material de la enana blanca con el telescopio espacial Hubble, de la NASA, y el telescopio del Observatorio Keck, en Hawái, los investigadores descubrieron que la estrella no tenía los ingredientes de mantos y núcleos planetarios, los materiales pesados que se hunden en los planetas. En lugar de esto, el material se asemejaba más a las capas exteriores de la Tierra, con concentraciones bajas de hierro. Esto los hizo pensar que estaban mirando las capas superficiales de un cuerpo rocoso diferente.

 

El carbono.

Sin embargo, no todos los objetos son lo suficientemente grandes para diferenciar sus capas. Los resultados también eran “razonablemente consistentes” con un objeto parecido a una luna. Esta luna podría haberse formado en torno al planeta rocoso, o podría haber estado anexada a un gigante de gas y fue tragada por la estrella cuando empezó sus cambios hacia el “final de su vida”.

Después de confirmar el hecho de que estaban viendo un mundo rocoso consumido por la estrella, este par de investigadores pasó a analizar las pesadas dosis de carbono, lo que sugirió una superficie más rica en carbono que en la Tierra.

El abundante carbono en esta situación es sumamente intrigante, pues normalmente el elemento termina congelándose o escapando del planeta como un gas. Con una estrella al final de su vida útil cocinando el planeta, este tipo de carbono debería haberse evaporado.

 

Piedra caliza es la respuesta.

Al modelar las combinaciones de los elementos detectados, los científicos determinaron que altas dosis de piedra caliza podrían haber existido en la superficie del planeta – lo que impediría que el carbono se congelara. Más del 9% de la superficie del planeta podría haber sido piedra caliza que sobrevivió al incremento de las temperaturas.

Dado que la mayoría de las formas de piedra caliza en la Tierra son producidas por cosas vivas, como conchas, corales y algas que se acumulan en el agua, eso podría significar que organismos vivos también son responsables por la formación de la sustancia en este potencial exoplaneta.

Sin embargo, Melis advirtió que esto no necesariamente es una señal de vida. Aunque los procesos biológicos dominen la formación de piedra caliza en la Tierra, los procesos químicos también tienen un papel. Algunas formas de piedra caliza se crean a partir de la interacción del agua con carbonato de calcio. La evaporación también puede ayudar, toda vez que los carbonatos de calcio transportando agua pueden dejar atrás minerales que forman estalactitas y estalagmitas dentro de las cavernas.

Cuando el telescopio espacial Webb sea lanzado en 2018, será capaz de buscar entre los escombros de esta estrella, ayudándonos a resolver el misterio. Space

Astronomía

Artículos Relacionados

Formulario de comentarios

Send this to friend