La era de la mediocridad

Bienvenido al espectáculo donde la estrella eres tú. ¿Qué tan mediocre eres? Parecerá una contradicción hablar del término mediocridad en una época a la que muchos autores han calificado como la era del conocimiento, de la tecnología, accesibilidad y de una infinita cantidad de información. ¿Entonces, cómo se explica que, ante tanta abundancia intelectual disponible, se generen resultados tan pobres en contenido? ¿Por qué, incluso con todas las herramientas de conocimiento y comunicación, una cantidad cada vez mayor de personas no logra entender que los conflictos y luchas (tanto personales como sociales) aumentan preocupantemente?

ring de box

Nunca tuvimos una sociedad tan decadente desde el punto de vista psicológico. El término mediocre, antes de ser peyorativo, deriva de “media”, y aquello que no es bueno o malo, no suele equivocarse, pero tampoco tener éxito. En los diccionarios podrás encontrar definiciones más severas, que dicen que el mediocre es aquel que carece de méritos o cualidades. Aquí encontraremos la mediocridad dentro de nosotros mismos.

Conviértete en una persona completa. Según Gustav Jung, ese proceso es al que llamó individualización. ¿Pero acaso actualmente, donde la individualidad es un valor presente e intrínseco de las persona, la concepción de Jung es aplicable a la realidad? ¿Después de todo, qué significa ser completo? ¿O qué es ser persona? En una obra de Clarice Lispector, ella dice que el término “Persona” debería ser un cumplido, y que en realidad, hay mucha responsabilidad en Ser.

conversacion

En el proceso de descubrirse a uno mismo, los otros resultan fundamentales. Sin embargo, hoy más que nunca, con la popularidad de las redes sociales, podemos apreciar que muchas veces hay dificultades para lidiar con ese desconocido que es tan diferente y al mismo tiempo tan igual a nosotros. También conocido como semejante, el otro muchas veces es un completo extraño. Jung argumenta que la clave de la individualización resulta de la interacción entre el individuo y la sociedad. Ahí reside la fuente de todos nuestros problemas y, principalmente, de los conflictos sociales.

Primero, entiende que aquí hablaremos de igualdad. Entonces, por favor, deja de lado tus creencias, fe, conceptos, prejuicios y definiciones sobre las cosas y, entonces sí, sumérgete en este texto. Sí, interactúa, no seas un simple lector, la idea aquí es una conversación y esta debe estar en igualdad de condiciones para que pueda tener algún efecto.

La comunicación es un gran don para la humanidad, la referencia máxima de esto es la discreta apertura presente en el primer capítulo del Evangelio de Juan que menciona “En el principio era el Verbo”, una oración que dice todo y hace legitima la narrativa restante (es importante señalar que la Biblia tiene un aspecto psicológico de extrema importancia en la sociedad y es desde ente punto de vista que hago dicha afirmación). Gracias al lenguaje nuestra especie es única en la naturaleza, responsable de grandes hechos y características. Ahora, precisamente cuando superamos las barreras de la comunicación mediante la tecnología, nuevas preguntas aparecen, las diferencias y los problemas se multiplican. Aunque el núcleo de nuestra cuestión es la igualdad, no pienses que la existencia de la diferencia es algo negativo, al contrario, esta es necesaria en la vida, pero la forma en que administramos esto es preocupante. Entre esos puntos negativos, existe algo vital en cualquier relación que está siendo comprometido: el entendimiento.

censura

Haz un ejercicio rápido para que te des una idea de este hecho. Entra a Facebook y localiza alguna publicación noticiosa con un tema polémico como la religión, sexualidad, política, derechos humanos, corrupción y tantos otros. Algunos minutos leyendo los comentarios serán suficientes para perder la fe en la humanidad por la cantidad de opiniones que huyen del todos los principios éticos, lógicos e incluso humanos.

Lo que vemos en los comentarios de este tipo de publicaciones aún no tiene definición en el extenso léxico de significados. En términos filosóficos, hay una diferencia entre discusión y disputa. Lo que sucede actualmente en las redes sociales no cabe en una discusión, y puede que tampoco en una disputa, realmente hemos creado un nuevo método para exteriorizar nuestras ideas, pero lo más próximo es la definición de disputa, que es una batalla de argumentos que exigen demostraciones (esta es la parte distorsionada en la actualidad, las personas son incapaces de argumentar y sustentar su propia opinión) a fin de que una idea prevalezca. La discusión, por su parte, es un proceso de lapidación de las opiniones, en la que se buscar alcanzar un equilibrio entre las partes, es decir, algo más raro aún. La importancia de una discusión no debe menospreciarse, pues desde el punto de vista lingüístico, al constatar la forma en que las opiniones y creencias están siendo formadas, estamos “evolucionando”, pues nuestra capacidad de comunicar está adjunta al desarrollo de la especie. Sin olvidar que las opiniones y creencias funcionan como un útero para los prejuicios y la discriminación.

Todo contexto resulta importante para evaluar el momento que se está atravesando (ejerciendo la episteme – de la que hablaremos a continuación), que por cierto es único y decisivo. Imagina a la humanidad entera como si fuera una persona. Al evaluar el tiempo que hemos permanecido en este planeta, apenas 200 mil años, y tan solo 50 mil con la forma de “hombres pensantes” (Homo sapiens), nos daremos cuenta que en esta coexistencia sale de la adolescencia y entra en la madurez. Este es el motivo de que este momento en la historia sea de suma importancia. Ahora coloquemos a esa “persona” humanidad en un sofá: pasó por una adolescencia rebelde, ya esclavizó a una raza, quemó personas por creer en brujas y realizó atrocidades como el Holocausto e Hiroshima. En lugar de aprender con estas elecciones, terminaron causando traumas profundos. Freud dice cosas relevantes respecto a esto, de cómo el impacto de estos hechos marcaron el subconsciente colectivo. Según el doctor, la psique social se vio fuertemente comprometida con la Gran Guerra, que trajo la destrucción de la identidad del otro, relevó los niveles de crueldad a los que el hombre puede llegar o en sus palabras “el fracaso de la mediación del otro” o lo que él llamó “narcisismo de las pequeñas diferencias sociales”, en que se transforma al diferente en enemigo – un concepto freudiano muy vigente ¿verdad?

boxeo

Actualmente las diferencias pasan por una intensificación por los medio propagadores de opiniones, marcados por la fuerte presencia de internet y de las redes sociales. La participación individual que es más activa si se tienen en cuenta estos medios y esa conectividad debería venirnos a auxiliar, sin embargo muchas veces no cumple ese objetivo. Surgiendo así una cuestión importante que ejerce un papel fundamental en nuestra vida: nuestra opinión, o mejor aún, nuestra mediocridad.

Los hombres son movidos y perturbados no por las cosas, sino por las opiniones que ellos tienen de ellas, son las palabras del filósofo griego Epicteto. De hecho, la opinión sufre frecuentes masacres en el campo de la filosofía, esta no es bien vista y precisamente por su construcción. Platón ya nos indicaba su crítica de la doxa, palabra griega que designa a la opinión popular, que él clasifica como “mundo de las sombras” por ser imperfecto e influenciado por los sentidos y no por el conocimiento, en oposición a la episteme que sería el conocimiento real, concebido a través de un amplia visión que analiza todo el contexto eximiéndolo de una evaluación personal.

Y llegamos exactamente al punto de eximir la visión personal, pues esta se encuentra llena de vicios que impiden el entendimiento mutuo. Es el entendimiento quien transforma las diferencias en puntos de vistas, con coherencia dentro de la complejidad social y colectiva. Ya que el mundo como está configurado no se corresponde más con la realidad en que vivimos. Nuestras estructuras bases están alineadas a una ideología de consumo que va totalmente contra el imperativo de la sustentabilidad en todo. No el término barato que el marketing emplea como estrategia, sino su concepto más puro, pues hoy no tenemos más condiciones para pensar individualmente, la sociedad es para el hombre lo que el mar es para un pez; no por nada los temas sociales están tan en boga y generan conflictos tan intensos de ideas. El propio capitalismo, amado y odiado por otros, corresponde a una escenario que no es más el nuestro, el mercado responde a esto siendo más flexible, con tendencias a compartir y a los servicios colaborativos, vale la pena mencionar que algunas de las marcas más famosas del mundo, Google, por ejemplo, no cobran por gran parte de sus servicios. Nuestras necesidades naturales como la falta de estructura básica como el agua y la energía muestran la fragilidad de una sociedad carcomida por un muy tergiversado sentido de la opinión que necesita de una postura rápida, un salto.

grupo

Hobbes tenía una visión interesante en lo que él llama una guerra de todos contra todos. El hecho de que seamos iguales presenta una gran paradoja, pues siempre deseamos más unos que otros. La competencia es la hija de la igualdad. El autor de Leviatán cree que la falta de un poder estatal se convierte en esta guerra, afirmando categóricamente que “los hombres no obtienen placer alguno de la compañía unos de otros (y sí, por el contrario, un enorme desprecio), cuando no existe un poder capaz de mantener a todos en un marco de respeto”. Este poder debería ser el conocimiento.

¿Entiendes por qué somos los protagonistas en la era de la mediocridad? Logos, una palabra griega que define aquello que se conoce y la posibilidad de expresar en conocimiento a otros, se está trasformando en doxa, que como mencionamos más arriba es la simple opinión de lo que en nuestros días tiene tan poco sustento. Estamos mermando la palabra en nombre de las opiniones, no usamos el vocabulario con responsabilidad de sus sentidos, simplemente no los buscamos, y atrofiamos nuestro lenguaje, nuestra comunicación, estamos retrocediendo y comprometiendo nuestra madurez. No podemos confundir el pensamiento crítico con dar nuestra opinión.

Esto puede hacer que te des cuenta, por ejemplo, que un día al salir del trabajo en estado de derrota, queriendo llegar a casa para caer rendido en tu cama y más calles de tu ciudad están bloqueadas por una manifestación social, no te enfurezcas por eso. A pesar de todas tus razones, entiendes que tus motivos, por más nobles que sean, quizá son demasiado egoísta. El egoísmo no es motivo de vergüenza, ejercerlo quizá sí. Parménides dice que nuestra opinión “es la idea confusa acerca de la realidad y que se opone al conocimiento verdadero”.

Somos las células en ese organismo llamado vida. No seas un cáncer. Nuestra opinión es nuestra mediocridad, porque ella nos limita para entender y ampliar la percepción. De cualquier forma esa es mi opinión, ¿estamos de acuerdo? Acepta la discusión.

Psicología

Artículos Relacionados

  • Kaiser Diavolo Feb 16, 2015

    mientras el hombre continue viendo primero por el yo ,luego el yo y si queda tiempo yo, jamas podremos avanzar como una entidad, ya que como bien se puntualiza en el texto(muy bueno por cierto) pareciera que todo tema sea cual fuere(religion, politica,etc) es obigatorio tomar un bando y atacar a diestra y siniestra a todo aquel que no este deacuerdo con nuestros conceptos,o en este caso opiniones , dejando de lado el pensamiento critico, pero seamos sienceros muchas personas simplemente apoyan “x” o “y” ideologia o movimineto por el simple hecho de que este es el de moda y claro ello no quieren ser la oveja negra.

  • Alex Feb 16, 2015

    Por eso amo a la ciencia. No hay cabida para opiniones, solo hechos verificables o calculables.

    • DraX Feb 20, 2015

      Como esas opiniones de que la “vida” es relevante, para la ciencia se puede matar a todo un planeta y es “irrelevante”

  • Leo Feb 22, 2015

    creo que están comentando mal, no es malo ver primero por el yo, pero si hacerlo a costa de alguien mas, no se trata de bandos, se trata de madures y conocimiento, las mismas que impiden las religiones o las ideas políticas, mas bien la secillez de hacer lo correcto y no lo ventajoso. Es una gran discusión y un simple tema para los que entendemos el mal funcionamiento de la sociedad.

    Como siempre gran admiracion por Marcianos y excelente post.

  • METHOS Mar 17, 2015

    Concuerdo… Las redes sociales cada vez más, esta llena de malas palabras, ofenden al lenguaje puro. el Lenguaje es muy placentero tanto decirlo como escucharlo, pero cuando se mancha, que desagradable es y mortífero.

  • Andreu May 3, 2015

    Complicado,
    Siempre que se intente indagar acerca de un asunto sencible, sea religión , política , sexualidad… La objetividad, la apreciación de la realidad pura, es una utopía. Los hechos serán valorados según la formación recibida, la experiencia, las espectativas… Siempre querrás condicionar la realidad, dándole el tinte y matiz que te apetece , sea por influencia emocional , o por hacerlo en procura de la neutralidad absoluta. Así se ignoran unas fuentes y se superponen otras… Hemos visto que cierto jarrón se ha levantado del suelo sin motivo aparente probablemente se debe a que un animal lo movió, o tal vez a algún fenómeno natural desconocido que afecta la gravedad , tal vez necesitamos ir al oftalmólogo, debió ser fruto de nuestra imaginación… Mi apreciación del hecho será siempre condicionada, y toleraré probabilidades implícitamente absurdas por que pueden encajar de alguna forma con mi condicionamiento.

    Por ejemplo: La causalidad por sí misma no responde a la cuestión de una creación o un proceso aleatorio que obedece a leyes naturalez, puedo observar la interacción y describir el fenómeno, pero su atribución sera subjetiva, el individuo por su formación, experiencias, expectativas y no se qué… Condiciona, consciente o inconsciente mente la manera como interpreta la realidad.

  • Perúcho Dic 4, 2015

    No logré leer nada, tiene pocos dibujitos, que aburrido. Mejor me voy por aquí.

  • andrés Dic 25, 2015

    Más que referirse a la objetividad pura creo que se refiere a la distancia que existe entre la opinión burda e impulsiva donde se ve que no hay ningún tipo de reflexión al pensamiento mas formado y crítico. Lamentablemente la sociedad post-internet deja mucho que desear en ese aspecto y los países mas capitalistas donde la gente toma al capitalismo como una nueva religión, se ve ese y otros asuntos mas preocupantes, donde ya se ha vuelto lema:tu eres lo que puedes comprar y si no puedes comprar algo no eres nadie, generando individuos frustrados por lograr ese objetivo y que luego descargan sus frustraciones y limitaciones a través de las redes donde se puede ver reflejado ese tipo de pensamiento.

  • Yehet Feb 29, 2016

    En realidad no tengo que irme hasta Facebook, basta con leer algunos comentarios en esta misma webpage….

Formulario de comentarios

Send this to friend