El túnel el horror en Cantabria

La geografía española cuenta con un sinfín de construcciones que han quedado en el olvido, pero que siguen manteniendo una magia y un encanto especial, al menos para aquellas personas a las que les gusta buscar las huellas del misterio. Una de ellas es el túnel de la Engaña (Vega de Pas, Cantabria). ¿Qué secretos esconde?

En la pequeña y acogedora localidad cántabra de Vega de Pas la vida transcurre con total normalidad. Los mayores, como es costumbre, rememoran con nostalgia aquellas historias del acervo popular que, de alguna manera, marcaron sus vidas. Una de ellas se produjo en 1941, finalizada la cruenta Guerra Civil española, cuando bajo el mandato del general Franco se inició uno de los proyectos más ambiciosos: intentar unir los puertos de Santander y Valencia mediante una serie de perforaciones.

Primero se construyeron barracones y años después, en 1951, se comenzó a perforar lo que hasta hace poco tiempo era el túnel más largo del territorio español –hasta la construcción de los túneles destinados al AVE– y perteneciente a la línea Transmediterránea, el tristemente célebre túnel de la Engaña, con una longitud de 6.976 m. En este túnel los presos trabajaban en jornadas de 12 horas, un ritmo que pocos podían resistir. En este proyecto también participó mano de obra civil perteneciente a la empresa Portoles y Cía. que, con el paso de los años, formó familias en Vega de Pas. Aun hoy muchos descendientes viven allí y son conocidos como “los portoleses”. Otros dicen que este túnel fue construido por presos republicanos procedentes de la prisión de Valdenoceda (Burgos) que redimían sus penas con su trabajo.

Estaba previsto que esta construcción durara 54 meses, pero debido a los múltiples fallecimientos que se produjeron y los problemas en la infraestructura acabó alargándose 8 años, a pesar de que las cuadrillas estaban formadas por más de 9.000 presos. Así que las obras finalmente concluyeron en la primavera de 1959. Lo que fue un ambicioso sueño para unos, se convirtió en una tumba de hierro y hormigón para otros, ya que allí perdieron la vida cientos de seres humanos.

El túnel, hoy

El visitante puede acceder y disfrutar de esta obra faraónica tanto por la zona burgalesa como por la vertiente cántabra, donde dan la bienvenida al viajero curioso un “fantasma” sin raíles, estaciones abandonadas y los antiguos barracones transformados en improvisados corrales. Si nos adentramos unos metros en el bosque podremos contemplar una visión inolvidable: la boca del túnel expulsa el humo que se forma a causa de la diferencia de temperatura, como si de un dragón de vapor se tratara. El agua resuena por todas partes y a medida que nos introducimos en el túnel la temperatura disminuye de manera brusca, mientras que el silencio magnifica los sentidos. Cada ruido, cada suspiro, todo es desconcierto en sus entrañas. No podemos imaginar cómo pudieron aguantar los obreros allí dentro durante tantas horas al cabo del día, con esa serenata de picos y palas danzando al toque del patrón.

Si no se tiene la mente fría no es recomendable penetrar solo en el túnel, pero si algún lector decide hacerlo, una buena recomendación es buscar un lugar seco, sentarse y disfrutar del silencio que allí reina. No se tarda en escuchar ruidos, pasos, susurros… Si se mira hacia la oscuridad, la imaginación nos hará ver sombras acechantes. O tal vez sean “almas” solitarias que vagan por el lugar buscando una salida de la tumba que un día construyeron. ¿Quién sabe?

Revista Más Allá

Enigmas y misterios, Entretenimiento, Historia

Artículos Relacionados

  • Jesus Feb 23, 2011

    wow que bien suena la historia. Algún día iré y visitaré ese túnel

  • ELSA GABRIELA Mar 14, 2011

    WOW IMPACTANTE HISTORIA!!!

  • Martin Ponce Mar 27, 2014

    nombre esa no tiene gracia

  • manolo Ago 14, 2014

    Mi padre fué uno de los que lo construyó a finales de los 50, me contó que vió
    morir a varios y que había gente que sólo aguantaba una semana por la extrema dureza… estuvo presente en el momento que se juntaron los dos tramos en el interior. Tenían que cagar en el interior de las vagonetas que usaban para retirar escombros

Formulario de comentarios

Send this to friend