¿El cigarro puede causar impotencia?

La lucha contra el tabaquismo parece no tener fin. La publicidad de impacto utilizada en las mismas cajetillas del producto son visualmente brutales, pero esta habito de fumar que luego se convierte en adicción pareciera no tener fin.

El cigarro puede causar impotencia

¿El cigarro puede causar impotencia?

Y es que no podemos cerrar los ojos ante el hecho de que el cigarrillo tiene alrededor de 4,720 sustancias, que pueden causar hasta 50 enfermedades distintas, incluyendo a los fumadores pasivos. Pero hoy vamos a dejar de lado todas esas enfermedades terribles que produce el cigarrillo, y vamos a enfocarnos en la forma en que afecta a una de las habilidades más preciadas por el hombre: su virilidad.

Es bien sabido que algunas enfermedades tales como la hipertensión, la diabetes, el colesterol alto en la sangre y la obesidad son factores que pueden afectar la función eréctil. A esta lista se añade hoy el hábito de fumar.

Lo que antes era un signo de elegancia, sello de sex appeal, glamour y cantidad de adjetivos expresados por galanes del cine envueltos en humo del cigarrillo, hoy es un símbolo del fracaso contra el poder abrumador de las encuestas que resaltan una realidad: diversos componentes del humo del cigarro dañan la potencia sexual de forma grave.

La disfunción eréctil se asocia directamente con la aterosclerosis, ya que la acumulación de placa arterial bloquea el flujo de sangre a través de los vasos, lo que impide que la sangre llegue al pene.

El tabaquismo, por su parte, está muy relacionado con altas incidencias de cuadros de arteriosclerosis (y enfermedades del corazón), razón por la que desde hace tiempo se ha estudiado la relación entre el tabaquismo y la disfunción eréctil.

Un reciente estudio canadiense confirma que el habito de fumar un paquete de cigarrillos al día, equivale a un 60% más de riesgo de padecer disfunción eréctil en comparación con los hombres que nunca fumaron. Lo que quiere decir que cualquier persona que fuma un paquete de cigarrillos al día tiene 6 de 10 oportunidades de perder la potencia sexual.

El estudio se basa en datos recogidos a partir de 5,000 hombres de alrededor de 50 años. La elección de la edad se debió a que pretendían reconocer como eran los hábitos del fumador hoy y en el pasado, y su relación con el rendimiento y la satisfacción durante el acto sexual.

Más del 60% de los participantes que respondieron a la encuesta dijeron que eran fumadores, mientras que otro 10% dijo que eran ex fumadores. Dentro de este grupo el 15% admitió haber experimentado disfunción eréctil. Ese número cayó a menos del 10% entre los no fumadores.

Entre los hallazgos se destaca un elemento muy importante: en promedio, el riesgo de los fumadores de sufrir de algún tipo de disfunción sexual en comparación con los no fumadores se veía así:

  • Menos de 10 cigarrillos al día: provocaran un 16% de probabilidades de sufrir un problema de disfunción eréctil.
  • Entre 11 y 20 cigarrillos por día: provocaran un 36% de probabilidades de sufrir un problema de disfunción eréctil.
  • Más de 20 cigarrillos al día: provocaran un 60% de probabilidades de sufrir un problema de disfunción eréctil.

Otra razón más para abandonar ese terrible habito.

Medicina, Noticias

Artículos Relacionados

  • Mikc Ago 30, 2012

    Esa es la razón por al que no tendría un novio fumador.

  • Carlos López Ago 30, 2012

    Se me ocurre:
    Nuestros padres y abuelos (en general la gente de más de 50 años) crecimos en un mundo donde la gente fumaba en todos lados, incluyendo el transporte público y los cines, por no hablar de centros nocturnos y fiestas de toda laya. Hoy día “las estadísticas demuestran” que el cigarro mata al que lo fuma, al de junto, al que llega a donde fumó alguien y hasta al que se enteró por mail de que otro fumaba.
    Si ÚNICAMENTE LA CUARTA PARTE DE LAS ESTADÍSTICAS fuera cierta, este mundo no estaría sobrepoblado a 500 años de que el mundo fuma, por no hablar de los tal vez miles de años de que se fuma en este continente.

    • Skull11 Oct 13, 2012

      Toda la razón tienes. Al final, todo acaba en el cigarro porque el tabaco, en el pasado, siempre había estado presente. ¿Cómo no va a estar en todas las estadísticas?. Por eso la estadística no es una ciencia. Me creeré que el tabaco hace tanto daño como en los últimos veinte años nos quieren vender a toda costa cuando casi nadie fume y en efecto se reduzca drásticamente la incidencia de todas las enfermedades que le achacan.
      Estoy de acuerdo en que hace daño, sí, pero ni la mitad de lo que vienen exagerándonos desde hace unos veinte años. No estaríamos aquí, como dices.

Formulario de comentarios

Send this to friend