Desastre de la presa Vajont


La presa de Vajont (o presa Vaiont) es una presa abandonada, terminada en el año de 1959 en el valle del río Vajont bajo el Monte Toc, 100 km al norte de Venecia, Italia. Un desprendimiento de tierra que tuvo lugar 1963 provocó el desbordamiento de la presa y la muerte de alrededor de 2,000 personas.

Presa Vajont

La presa de Vajont, vista desde el pueblo Longarone en 2005, mostrando aproximadamente los primeros 60-70 metros de hormigón. La pared de 200-250-metros de agua que rebasó el dique y destruyó el pueblo habría oscurecido casi todo el cielo en esta foto.

Se trata de una de las presas más altas en el mundo, posee 262 m de alto, 27 m de espesor en la base y 3,4 m en la parte superior. El desbordamiento de 1963 se produjo cuando los diseñadores ignoraron la inestabilidad geológica del Monte Toc en el lado sur de la cuenca. Las señales de advertencia y las evaluaciones negativas durante las primeras etapas de llenado fueron ignoradas, y el intento de completar el llenado condujo a un deslizamiento de tierra, que creó una ola que provocó inundaciones masivas y la destrucción del valle de Piave más abajo, arrasando varias aldeas en su totalidad

El 12 de febrero de 2008, cuando se daba el bandera inicial al Año Internacional del Planeta Tierra, la UNESCO citó a la tragedia de la presa de Vajont como uno de los cinco “cuentos con moraleja”, causada por “el fracaso de ingenieros y geólogos“.

La construcción.

La construcción de la presa estuvo a cargo de la organización SADE (Società Adriatica di Elettricità), el monopolio que suministra y distribuye electricidad en el noreste de Italia. El propietario, Giuseppe Volpi di Misurata, había sido ministro de Finanzas de Mussolini durante varios años. La “presa más alta del mundo”, que atravesaba la garganta del Vajont, fue concebida en 1920 para satisfacer las crecientes demandas de la industrialización del país, pero se hizo realidad entre la confusión que hubo después de la caída de Mussolini durante la Segunda Guerra Mundial, el proyecto fue autorizado el 15 de octubre de 1943.

La presa y el vaso estaban destinados a estar en el centro de un complejo sistema de gestión del agua, en la que el agua habría sido canalizada desde los valles cercanos y cuencas artificiales situadas en niveles superiores. Decenas de kilómetros de tuberías de hormigón y tubos puentes cruzando el valle fueron planeado.

En la década de 1950, el monopolio SADE fue autorizado por los gobiernos post-fascistas y compró la tierra a pesar de la oposición de las comunidades de Erto e Casso en el valle, que fueron superadas con el apoyo del gobierno y la policía. SADE dijo que la geología del cañón había sido estudiada, incluyendo el análisis de deslizamientos antiguos, y que creían que montaña era lo suficientemente estable.

Las obras se iniciaron en 1957, pero para 1959 los cambios y las fracturas se empezaron a observar mientras se construía una nueva carretera en la ladera del monte Toc. Esto dio lugar a nuevos estudios en el que tres diferentes expertos dijeron por separado a SADE, que todo el lado del Monte Toc era inestable y que probablemente se vendría abajo en el vasi si el relleno se completaba. Los tres fueron ignorados por SADE. En octubre de 1959 se terminó la construcción y en febrero de 1960 SADE fue autorizada para comenzar a llenar la cuenca.

Antes y Después Presa Vajont

Antes y Después Presa Vajont

Primeras señales del desastre.

Durante todo el verano de 1960, fueron observados deslizamientos y movimientos de tierra menores, sin embargo en lugar de hacer caso a estas señales de advertencia, el gobierno italiano decidió demandar al puñado de periodistas que informaban de los problemas de “socavar el orden social”.

El 4 de noviembre de 1960, con el nivel de agua del vaso a unos 190 metros de los proyectados 262, un deslizamiento de tierra de unos 800,000 m3 se derrumbó en el lago. SADE detuvo el relleno, redujo el nivel en aproximadamente 50 m y comenzaron a construir una galería artificial en el vaso en frente de Monte Toc, todo para mantener el vaso utilizable incluso cuando los nuevos desprendimientos esperados se incrementaran al doble.

En octubre de 1961, después de la finalización de la galería, SADE reinició el relleno del vaso bajo una estrecha supervisión controlada. En abril y mayo de 1962, con el nivel de agua de la cuenca a 215 metros, el pueblo de Erto e Casso informó de cinco terremotos de “grado cinco” en la escala de Mercalli, aunque SADE minimizó su importancia. SADE fue autorizada para completar el llenado hasta el nivel máximo.

En julio de 1962, los propios ingenieros de SADE publicaron los resultados de experimentos, basados en modelos, de los efectos de nuevos desprendimientos de Monte Toc en el lago, estos predecían un desastre devastador si sucedían cuando el vaso estuviera lleno. La dirección ignoró estos resultados también.

En noviembre de 1962, SADE se tornó propiedad publica de ENEL.

En marzo de 1963, la presa fue transferida a la empresa pública recientemente constituida para la electricidad, ENEL, pero la dirección siguió siendo la misma. En el verano siguiente, con el vaso casi completamente lleno, los deslizamientos, las sacudidas y los movimientos de la tierra se registraron continuamente por la población alarmada. El 15 de septiembre todo el lado de la montaña se vino abajo 22 cm. El 26 de septiembre, ENEL decidió vaciar lentamente la cuenca hasta un nivel de 240 m, pero a principios de octubre, el colapso de la cara sur de la montaña parecía inevitable: un día llegó a moverse casi 1 m. No hay ningún registro conocido de ningún aviso u orden de desplazamiento que haya sido emitido a la población.

El deslizamiento de tierras y olas.

El 9 de octubre 1963 a las 10:39 pm, la combinación del vaciado del embalse y las recientes lluvias torrenciales provocaron un derrumbe masivo de aproximadamente 260 millones cúbicos de bosques, tierra y roca, que caían en el vaso hasta a 110 km por hora, lo que llenó completamente el estrecho depósito en el frente de la presa. El consiguiente desplazamiento de agua causó que 50 millones cúbicos de agua sobrepasaran la presa provocando una ola de 250 m de altura. A pesar de esto, la estructura de la presa se mantuvo intacta en gran parte, el metro de mampostería superior fue arrasado, pero la estructura básica se mantuvo intacta.

Longarone

Arriba el pueblo de Longarone la mañana del desastre, abajo lo que quedaba del pueblo luego de la gran ola.

La inundación de la gran ola en el valle del Piave destruyó los pueblos de Longarone, Pirago, Rivalta, Villanova y Faè, matando a unas 2,000 personas y convirtiendo la tierra debajo de la presa en una planicie de barro con un cráter de impacto de 60 metros de profundidad y 80 metros de ancho. Muchos pequeños pueblos en el territorio de Erto e Casso y el pueblo de Codissago, cerca Castellavazzo, fueron destruidos en gran parte. Las estimaciones de los muertos van de 1,900 a 2,500 personas y cerca de 350 familias perdieron a todos sus miembros. La mayoría de los supervivientes habían perdido a familiares y amigos, junto con sus casas y pertenencias.

Los pueblos cercanos al derrumbe a lo largo de la orilla del lago también sufrieron daños por el desplazamiento del aire causado por el impacto que fue tan intenso (calculado en el doble del desplazamiento del aire causado por la bomba atómica que fue lanzada sobre Hiroshima, Japón) que destrozó la ropa de la gente en la calle causándoles importantes daños a la piel.


Por Hery Emmanuel  hace 2 años

7 comentarios

Búsquedas: presa vajont documental
  • Migue sep 10, 2012

    Lo que hace la negligencia.

  • Humberto sep 10, 2012

    Muy buena info, recuerdo que vi algo sobre esto en el documental, “Segundos Catastroficos”. Aqui lo pueden ver… excelente!

  • yanimeacuerdo sep 10, 2012

    buen reportaje pero falto, algo a los que ignoraron las señales de que la presa no resistiria que les paso? estan en la carcel o la libraron?

  • alberto sep 10, 2012

    “socavar el orden social” me suena muy familiar

  • Iakob oct 5, 2013

    Once personas fueron juzgadas (directivos, ingenieros y cargos públicos)por su responsabilidad, pero solo dos fueron condenados: Alberico Biadene (ingeniero y jefe de obra) a cinco años de cárcel, y Francesco Sensidoni (ingeniero jefe del Servicio Público de Presas) a tres años y ocho meses; pero posteriormente fueron indultados y se les redujeron ambas penas en tres años.

  • podi jul 6, 2014

    Hace menos de una semana estuve por la zona y realmente es impresionante, aunque ya me impresionó bastante cuando oí hace unos meses un reportaje radiofónico en la RAI sobre el tema. Casualmente estuve estos días por aquí y no dejé de acercarme. Nadie en la zona lo ha olvidado, por supuesto; de hecho es algo que todo el mundo en Italia tiene muy presente.

    ¡Buen reportaje!

  • Daytono jul 15, 2014

    Lo indignante es q no se pudrieran en la cárcel los responsables y siguieran a la sombra a día de hoy 15 d Julio del 2014. ¡¡Que justicia más patética!! Es como la nuestra la española.

Deja un comentario