“Cymatics”, una lección de ciencia en un video musical

Un músico de Nueva Zelanda conocido como Nigel Stanford recientemente lanzó un sencillo titulado “Cymatics”, una palabra que hace honor al estudio de las ondas, como las vibraciones sonoras (en español, “Cimática”).

Cymatics

El video, además de ser visualmente impresionante, es toda una lección de ciencia. No solo exhibe la visualización del sonido, sino que también reúne otros conceptos científicos como, por ejemplo, una ferrofluido, figuras de Chladni, una lámpara de plasma, bobinas Tesla y un tubo de Rubens. Cymatics es el primer sencillo del nuevo álbum de Stanford, “Solar Echoes”.

“La idea principal era crear un video donde cada sonido tuviera un elemento visual correspondiente”, dice Nigel. “Fue un proyecto poco común, pues se hizo ‘hacia atrás’. La música fue escrita después”.

Dale un vistazo al video:

 

Los elementos científicos involucrados.

El primer elemento que aparece en el video es una placa de Chladni. Los patrones geométricos que surgen de una capa fina de arena, situada sobre una placa de metal, vibrando a frecuencias diferentes, son conocidos como “figuras sonoras de Chladni”, en homenaje al hombre que los descubrió, Ernest Chladni, el “padre de la acústica”.

En Cymatics, una superficie de metal fino cubierto con arena es conectada a la parte superior de una bocina. Las cuatro frecuencias elegidas para crear los patrones fueron: 3592Hz, 657Hz, 1565Hz y 932Hz.

El siguiente video es el making-of de la escena:

 

Después, un ferrofluido se derrama sobre una superficie y oscila según son movidos tres electroimanes instalados bajo la misma superficie. Por su parte, los imanes son activados con las notas de un teclado.

 

Más tarde, una serie de patrones con llamas son creados gracias a un tubo metálico con perforaciones que es llenado con gas inflamable y conectado a una bocina. Una serie de frecuencias de audio (564Hz, 409Hz y 490Hz) forman diversas ondas de presión en el gas, crenado llamas altas y bajas que surgen de los agujeros a lo largo de la parte superior del tubo.

Se le conoce como “tubo de Rubens” y muestra la forma en que un gas combustible, bajo la acción de una fuente sonora, se mueve de la misma forma que el aire al transmitir el sonido.

Ya casi para finalizar el video, Stanford se mete en un traje de Faraday para experimentar con una bobina Tesla de alta tensión que arroja rayos de electricidad por encima de él. Esta bobina, inventada por Nikola Tesla, es un transformador resonante. Este traje metálico crea un camino hacia el suelo que conduce la electricidad alrededor del cuerpo del usuario, sin provocarle ningún tipo de daño.

Imaginen lo loco que sería el mundo si fuéramos capaces de “ver” las ondas sonoras y las vibraciones.

Entretenimiento
  • hassan Nov 18, 2014

    wooow

Formulario de comentarios

Send this to friend