Historia

Cuatro de los dictadores más locos en la historia

Aunque no figura en el manual de psiquiatría, el “síndrome de Hubris” o “enfermedad del poder” es un fenómeno bien conocido por los médicos. Este comportamiento puede verse especialmente en aquellas personas que ostentan cargos de poder y que carecen del elemento necesario de humildad, encaminando sus pensamientos (y actos) hacía un tipo de locura, llamada “embriaguez de poder”. Evidentemente, los casos más extremos de este padecimiento tienen lugar entre los dictadores. Hoy te presentamos a cuatro de los más locos que ha presenciado la humanidad.

el dictador pelicula

 

Francisco Macías Nguema.

Macías Nguema fue el primer presidente de Guinea Ecuatorial y tomó las riendas de la nación entre 1968 y 1979 – cuando fue derrocado del poder por su propio sobrino, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, actual dictador de este pequeño país africano. Francisco era un auténtico paranoico y vivía con un miedo constante de que lo asesinaran. Incluso se rehusaba a visitar la capital, Malabo, y solo entraba a la ciudad en caso de extrema urgencia.

Macías Nguema.

El problema era que la red de energía eléctrica en Malabo solo funcionaba cuando el presidente se encontraba en la ciudad – lo que quiere decir que la población de la capital vivía la mayor parte del tiempo a la luz de las velas. Francisco vivía en una pequeña cabaña y mantenía el tesoro nacional escondido bajo su cama, incluso su gabinete de gobierno estaba compuesto casi exclusivamente por miembros de su tribu y familia.

Además, el presiente tenía el hábito de mandar a hacer picadillo a sus enemigos a machetazos y alimentar a los tiburones con los restos. Y Francisco, que se sentía bastante incómodo rodeado de personas con intelecto, llegó a decretar que cualquiera que fuera atrapado usando anteojos sería ejecutado – pues para él, este accesorio era una señal de… inteligencia. Quizá después de todo no fue tan malo que Teodoro lo haya quitado del poder.

 

Enver Hoxha.

Este personaje fue un líder comunista que se mantuvo en el gobierno de Albania desde el año 1944 hasta el día en que murió, en 1985. Inició funciones en el gobierno como Primer Ministro (de 1944 a 1954), y después pasó a ocupar los cargos de Ministro de Asuntos Exteriores y Ministro de Defensa – tras bambalinas, este sujeto llevaba las riendas del país.

Enver Hoxha

Como un fiel seguidor de los ideales estalinistas, Hoxha decidió volverse contra Nikita Jrushchov, el hombre que sucedió a Iósif Stalin tras su muerte, pues el soviético no estaba de acuerdo con las decisiones de Jrushchov. Así, el albano decidió acercarse a Mao Zedong, pero también tuvo sus diferencias con los chinos tras la culminación de la Gran Revolución Cultural Proletaria. En resumidas cuentas, para Enver Hoxha hasta las naciones más comunistas del mundo no eran lo suficientemente comunistas.

Mientras se mantuvo en el poder, Hoxha cerró las fronteras de Albania y prohibió que los ciudadanos salieran del país – so pena de muerte – o que cualquier extranjero ingresara. Además, ordenó construir bunkers por todo el país con el fin de tener opciones para resguardarse en caso de que los soviéticos lanzaran un ataque nuclear contra Albania, prohibió las barbas y creó una serie de Gulags (campos de trabajo forzado) para dar una lección (y liquidar) a todo aquel que desobedecía sus órdenes.

 

Jean-Bédel Bokassa.

¿Qué pensarías de un personaje al que llaman cariñosamente el “dictador caníbal”? Ese era el mote de Jean-Bédel Bokassa, un dictador que estuvo al frente de la República Centroafricana, resultando electo como presidente de la nación en 1966 y autoproclamándose Emperador Centroafricano en 1976 – posición que ostentó hasta que fue depuesto, en 1979. Leíste bien, este hombre se coronó a sí mismo.

Bokassa

Es más, la ceremonia de coronación se inspiró en la de Napoleón Bonaparte y el costo fue el PIB del país. Pero, volviendo a Bokassa, durante el tiempo que fungió como emperador mantuvo un pequeño zoológico repleto de animales salvajes que eran alimentados con sus enemigos, y hay rumores de que supuestamente Bokassa servía la carne de sus opositores a autoridades extranjeras, dicen que disfrutaba devorando niños pequeños como aperitivos.

Llegó a decretar que los uniformes escolares llevaran estampada una enorme imagen suya – y esta ropa era vendida a precios exorbitantes, que la mayoría de familias no podían pagar. Además, en cierta ocasión, durante una protesta estudiantil, el emperador resolvió el problema enviando a las Fuerzas Armadas con la orden de abrir fuego, hecho que resultó en el asesinato de decenas de adolescentes.

 

Gnassingbé Eyadéma.

Eyadéma fue uno de los dictadores más “duraderos” de África, permaneciendo en el poder desde 1967 hasta su muerte, en 2005. Asumió el mando de Togo tras un golpe de estado militar, y no pasó mucho tiempo para que empezara a pasearse por el país acompañado de mil mujeres que tenían como única función bailar, aplaudir y cantar alabanzas sobre el dictador.

10123404775115

Como si esto no fuera ya lo suficientemente ridículo, la mayoría de las tiendas debían tener retratos de Eyadéma como decoración, existían relojes de pulso que mostraban la imagen del hombre cada cierto tiempo, y a las estaciones de radio del país las obligó a reproducir una canción antes que cualquier anuncio donde se indicaba que él había sido elegido por Dios para gobernar. Es más, había un cómic donde Eyadéma aparecía como protagonista y era retratado como una especie de superhéroe invencible.

Por cierto, el dictador se las arregló para sobrevivir a varios intentos de asesinato – hechos que sirvieron para reforzar la imagen de hombre indestructible que se había formado –, y uno de estos intentos de asesinato llegó a convertirse en un día de celebración nacional que se conoció como “Fiesta de la victoria sobre las fuerzas del mal”. Eyadéma no fue depuesto ni derrocado por ningún golpe de estado. Lo único que pudo quitarle el poder fue un paro cardiaco en el 2005, aunque su hijo, Faure Gnassingbé Eyadéma, lo relevó en el poder.

Fuentes de información: The Telegraph \ The Guardian \ Motherborad

 

Hacer comentario

15 Reacciones