Científicos descubren cómo apagar y encender la ansiedad

Imagina que tuvieras un interruptor que permitiera encender o apagar tu ansiedad a voluntad. Pues precisamente en un concepto parecido se encuentra trabajando un grupo de científicos de la Universidad de Carolina del Norte. El centro de la investigación son pequeñas proteínas cerebrales que pueden ser la respuesta para tratar varias enfermedades mentales, donde la ansiedad sería la principal.

ansiedad

Estas proteínas reciben el nombre de receptores de opioides kappa (KORs, por sus siglas en inglés), y poseen un papel fundamental en la liberación de un neurotransmisor ligado al dolor y a las alteraciones en el humor, el glutamato. Los KORs precisamente funcionan como una puerta de este neurotransmisor: es como si fueran compuertas que controlan el paso del cerebro al cuerpo. Lo que los científicos descubrieron fue una llave para abrir y cerrar estas compuertas.

El problema reside en que los investigadores aún no comprenden del todo cómo funciona esta llave, y tampoco saben de los posibles efectos que produzca en el organismo el abrir y cerrar el paso del neurotransmisor. Por ahora solo saben que funciona.

Para estudiar el mecanismo emplearon ratones de laboratorio: los KORs de los animales fueron activados y desactivados en situaciones con diferentes niveles de estrés; por ejemplo, colocándolos en un campo abierto – algo bastante aterrador cuando se tiene el tamaño de un ratón.

En base a esto, notaron que el comportamiento de los ratones cambiaba radicalmente entre un escenario y otro. Cuando las proteínas estaban “apagadas”, los animales presentaron índices de ansiedad más bajos: permanecían más tiempo en espacios abiertos, y no se agitaban buscando un lugar para resguardarse. Pero cuando los neurotransmisores salían del cerebro de forma normal, sucedía lo contrario: automáticamente entraban en pánico y todo el tiempo se mantenían intentando encontrar un lugar donde ocultarse.

Estos resultados apuntan a que las proteínas en cuestión realmente pueden ser puertas que cierran el camino de la ansiedad en el cerebro. Aún se desconoce si funcionan de igual forma en el cerebro de los humanos, pero como las estructuras de las dos especies son similares y como también nosotros tenemos KORs, los científicos se mantienen optimistas con los resultados de las pruebas sobre humanos.

El próximo paso para el estudio de estas compuertas es explorar diferentes formas de ansiedad, sus causas y sus diferentes impactos en el organismo humano. Esta etapa es de suma importancia pues permitirá a los científicos identificar los usos más correctos de las proteínas en cada neurotransmisor, ya que las cantidades de glutamato que salen del cerebro varían en cada situación.

Los KORs son conocidos por la ciencia desde hace al menos dos décadas, e incluso son base de algunos analgésicos y medicamentes para tratar la adicción. Pero esta es la primera vez en que los científicos logran estudiar los efectos de estas proteínas en las variaciones de humor – y, de forma efectiva, cerrar esas pequeñas puertas.

¿Si es así, por qué simplemente no erradicamos la ansiedad de una vez por todas? Después de todo, a nadie le agrada sudar frío. Bueno, sucede que la ansiedad desempeña un papel muy importante en nuestras vidas: nos avisa de las situaciones peligrosas, nos ayuda a mantenernos alertas y prepara nuestra cabeza para importantes eventos futuros. Nada más imagina lo que sucedería con uno de estos ratones en un espacio abierto si no tuviera ansiedad: sería una presa extremadamente vulnerable.

El problema de fondo, que los científicos quieren solucionar, es cuando los síntomas de la ansiedad son constantes e interfieren con las actividades cotidianas y con nuestra capacidad de vivir una vida normal. Esta situación configura el trastorno de ansiedad, un término bastante socorrido que engloba diversas enfermedades, como el síndrome de pánico, la fobia social y fobias específicas. Para hacernos una idea, en el 2012 se llegó a estimar que más de 14 millones de mexicanos sufren de este trastorno en sus diferentes formas. Si este descubrimiento sigue adelante, podría ayudar a muchas personas a tener una vida más equilibrada.

Neurociencia

Artículos Relacionados

  • yanimeacuerdo Mar 25, 2016

    de ahi a pastillas como las de un mundo feliz solo hay un trecho

  • uriel Mar 26, 2016

    Por fin, para personas que padecemos de ansiedad es un alivio.
    Si sigo asi me vuelvo loco.

  • José John Mar 29, 2016

    El ejercicio ayuda mucho con la ansiedad, te libera de todos esos pensamientos

    • Aioria Mar 31, 2016

      no en todos los casos pero si se podría tomar como una terapia.

Formulario de comentarios

Send this to friend