Carl Panzram

Carl Panzram nació en 1891, en los Estados Unidos. Fue hijo de un inmigrante y tenía 6 hermanos. Cuando cumplió los 7 años, su padre abandonó a su madre. Un año más tarde, Carl Panzram entró en la vida criminal: a los 8 años, ya cometía delitos delitos menores.Carl_Panzram

Cuando llegó a los 11 años, Carl fue enviado a un reformatorio, donde pasó dos años en compañía de otros 300 jóvenes. Allí fue golpeado y sodomizado repetidas veces, incluso por líderes religiosos. “Entonces comencé a pensar que debía tener mi venganza pronto y tan a menudo como pudiera hacer daño a alguien“, dijo Panzram, tiempo más tarde. “Los cristianos me enseñaron a ser un hipócrita, aprendí más acerca de robar, mentir, odiar, quemar y matar. Y que un recto puede servir para otros propósitos“.

Al salir de la institución, con cerca de 14 años, Panzram dejó un dispositivo armado para incendiar el edificio.

Ya en la calle, desarrolló un comportamiento pirómano (incendiario) y solía fantasear con promover los homicidios en masa. Su relación con su madre se fue deteriorando a medida que pasaba el tiempo.

En la escuela, un profesor solía agredirlo. Un día, esto aún a los 14, Panzram llevo un arma e intentó matarlo, pero comenzó a pelear y Panzram, dominado, terminó perdiendo el arma. Unos días más tarde, Panzram tomó un tren y “cayó en el mundo.”

Panzram robaba y mendigaba, durmiendo en cualquier lugar. Terminó siendo violado por cuatro hombres. Tras cometer otro crimen, fue de nuevo a un reformatorio. Panzram hablaba el idioma de un criminal nato y un oficial de policía solía molestarlo a menudo. Entonces Carl decidió matarlo. Cometió el asesinato con un trozo de madera, golpeando al policía en la parte posterior de la cabeza. Tras este suceso se volvió es uno de los prisiones más vigilados en la institución y decidió huir.

 

Comportamiento Pirómano.

Carl Panzram asesino en serie

Panzram escapó con un colega. Adquirió armas y “robaron todo lo que pudieron“, incluyendo iglesias, a las que Carl quemaba después – uno de sus crímenes favoritos. “Yo amo a Jesús tanto que quiero crucificarlo de nuevo.” Dijo Panzram. Pronto el dúo se disolvió y Panzram comenzó a utilizar otros nombres.

En 1907, con 16 años, Panzram mintió sobre su edad y se unió al ejército. En el primer día, recibió un castigo – el primero de muchos que recibiría una vez dentro. Acabó siendo sorprendido robando y fue sentenciado a tres años de servicio forzado en una penitenciaría federal.

Panzram tenía mucha dificultad para adaptarse a estos ambientes. Las reglas en la cárcel eran estrictas y Carl vivía siendo castigado. Tenía que llevar a una bola de hierro unida a los pies, incluso cuando rompía piedras trabajando 10 horas al día, 7 días a la semana. Un día, Panzram incendió una parte de la prisión, pero no fue descubierto. Salió en 1910.

Fue arrestado varias veces más, en otros lugares, por diversos delitos, pero se las arreglaba para escapar. Y siguió su conducta incendiaria …

 

Odio hacia el mundo.

Carl Panzram poster

Sobre sus víctimas, Panzram dijo que no era selectivo, “sólo importaba que fueran seres humanos.” Incluso violó hasta a un policía que intentó extorsionarlo.

Nunca desarrolló mayor interés por las mujeres. En las cárceles, por tener un porte aventajado y por sus características psíquicas dominantes y agresivas, acababa sodomizando a sus compañeros. Eran tan cínico, que en una de sus detenciones, llenó el campo de “Ocupación” en su formulario de admisión con: “ladrón”. Pese al aumento de sus penas, su comportamiento nunca cambió.

En una ocasión, robó la casa de William H. Taft, ex presidente de EE.UU.. Panzram obtuvo un montón de dinero con los objetos que vendió y se compró un yate. Sin embargo, el revolver calibre 45 que encontró en la casa, no lo vendió, pasó a portarlo como arma propia.

Y, como debía ser, mientras andaba en su yate, invadió algunos otros, vacíos, y robó todo lo que había.

También tuvo la idea de atraer a los marineros, ofreciéndoles trabajo. Después, los violaba, mataba y arrojaba al mar. Ladrón, violador y asesino en serie, esta era la única vida que conocía Carl Panzram.

En 1921, Panzram fue a parar a Angola. En 1922, ya con 31 años de edad, violó y mató de forma brutal a un niño de 12 años – le aplastó la cabeza con una roca. “No me arrepiento. Mi conciencia no me molesta. Puedo dormir profundamente y tener dulces sueños” Dijo.

Carl Panzram decía odiar a la humanidad. En una ocasión mató a seis personas de una sola vez, sin ninguna razón, y arrojó los cuerpos a los cocodrilos. Tuvo que huir porque muchas personas lo habían visto con las víctimas.

Panzram fue a parar a Portugal, pero ya era un hombre buscado. Regresó a los EE.UU.. y continuó robando, matando y violando mientras escapaba. Robó una embarcación, esta vez de un comisario de policía. Repintó el barco y le cambió el nombre. Usando el arma que encontró allí, mató a otra persona – además de haber sodomizado a otra más, que lo denunció. Fue detenido poco tiempo después.

Contrató a un abogado, le dijo que en su barco había un montón de dinero y que le pagaría luego de salir de la cárcel. Cuando fue liberado, desapareció. El abogado, que intentó registrar el barco, se encontró con que era robado.

Carl continuó su vida en la delincuencia, y en una de sus aprensiones, reveló gran parte de su pasado, pero fue desacreditado. Sin embargo, se investigó y descubrió que todo era cierto. Por cierto, Panzram incluso trató de cobrar una recompensa ofrecida en otra localidad por su captura.

Fue transferido a otra prisión, mucho más rígida. En una fuga meses más tarde, se rompió las piernas y fue capturado. Algún tiempo después se sometió a cirugía, donde eventualmente acabaron por eliminarle un testículo. Además, estuvo en régimen de aislamiento solitario durante meses. Pasaba el tiempo pensando en cómo matar el mayor número de personas. Preso durante cinco años en la prisión, en 1928 volvió a las calles.

En las primeras dos semanas, ya había matado a uno. Y fue preso, una vez más.

 

Carl Panzram cuenta su historia.

Carl Panzram periodico asesino

En la identificación criminal, se dieron cuenta de que Panzram tenía en su pecho tatuado un lema: “Libertad y Justicia“. Por primera vez, Panzram dio su nombre real. Fue en esta prisión que tuvo contacto con Henry Lesse, un guardia que se interesaría en sus historias. Lesser preguntó cuál era su crimen, y él respondió: “Lo que hago es reformar a las personas.“. Y entonces empezó a hablar de su pasado.

Panzram accedió a escribir su historia para Henry Lesser. “¿Por qué soy lo que soy? Te voy a decir por qué. Yo no hice lo que soy. Los otros lo hicieron“.

En estos escritos, Panzram también dijo que el sistema penal sólo empeoró las cosas. “Toda mi vida he roto todas las leyes que se han hecho por el hombre o por Dios. Y si hubieran hecho alguna otra, yo también la rompería.”

Los procesos por delitos anteriores comenzaron a caminar, con sus propias confesiones. Hechas sin ningún tipo de remordimiento, dicho sea de paso. Cerca de 20 homicidios. Uno de los asesinos en serie más prolíficos. Panzam dijo que si era liberado, mataría a otro tanto.

En un juicio, amenazó a una víctima que lo acusaba, haciendo un gesto de estrangular el cuello: “Esto es lo que te pasará“. Fue condenado a varios años de prisión y debería volver a la cárcel federal.

Con toda calma, avisó al llegar: “Voy a matar al primer hombre que me moleste.“. Un guardia informó una infracción y Panzram fue al aislamiento. Al salir, mató al guardia, en la lavandería de la prisión. Otros prisioneros intentaron escapar de la confusión, pero Panzram rompió el brazo de uno y aterrorizo a otros. Regresó a confinamiento solitario a la espera de otro juicio.

Panzram continuó correspondiendo a Lesser. Y dijo que estaba sorprendido, porque ahora nadie lo tocaba. “Llegué a la conclusión de que si desde el principio hubiera sido tratado como ahora, todas esas personas no habrían sido robadas, violadas y asesinadas.

 

El juicio de Carl Panzram.

En 1930, el caso del guardia asesinado fue a juicio. Ahí se mostró desafiante y poco cooperativo.

“¿Usted tiene un abogado?”, preguntó el juez. “No, y no quiero uno.” respondió el criminal.

Durante el juicio, Panzram fue evaluado por un psicólogo, el Dr. Menninger. “Quiero ser colgado y no quiero ninguna interferencia de tipos como tú. Lo sé todo sobre el mundo y sobre la naturaleza perversa del hombre, y no quiero jugar al hipócrita. Estoy orgulloso de haber matado a algunos y me arrepiento de no haber matado a más“. Menninger trato de hacer que Carl hablara sobre su vida, pero el asesino se estaba enojando. “¡Estoy diciendo que yo soy el responsable y culpable, y cuanto antes me cuelguen, será mejor y más feliz estaré. Así que no trate de interferir con eso!

Menninger, en su análisis, culpó al reformatorio y a las prisiones por todo lo sucedido. Y dijo: “Nunca he visto a un individuo cuyos impulsos destructivos fueron tan completamente aceptados por su ego consciente como en Panzram.“.

Panzram fue condenado a muerte en septiembre de ese año. Escuchó la sentencia con una leve sonrisa.

Desde luego, quiero dar las gracias a usted, juez, si apenas me dejara colocar mis manos alrededor de su cuello durante 60 segundos, nunca más se sentaría como un juez en un tribunal.” Fue retirado de la sala riendo.

Una asociación contra la pena de muerte trató de revertir la situación, pero esto enfureció a Panzram. “Yo no quiero corregirme a mí mismo. Mi único deseo es corregir a las personas que trataron de corregirme, y creo que la única manera de reformar a la gente es matarlos“.

Panzram escribió una carta al Presidente de los Estados Unidos diciendo que no quería otro juicio, y que estaba plenamente satisfecho con eso y con la pena. “Me niego a aceptar un indulto o una modificación de la condena.

Panzram se mantuvo despierto durante la noche antes de su ejecución, caminando por la celda y cantando un pequeña canción obscena que el mismo compuso.

17 Reacciones

Hacer comentario

Send this to friend