6 amantes que cambiaron el rumbo de la historia

Cuando se habla de bajas pasiones, el tema suele alcanzar los estratos más altos de la sociedad. Una aventura amorosa en una persona común quizá no sea la gran cosa, pero cuando acontece con personas que llevan las riendas del mundo, las cosas pueden alcanzar niveles inimaginables. Hoy te presentamos algunos casos de amantes que cambiaron el rumbo de nuestra historia.

estatua de dos amantes

 

El presidente infiel.

Durante el mandato de John F. Kennedy, la persona más poderosa en los Estados Unidos no era precisamente el propio Kennedy – era J. Edgar Hoover, el director del FBI. Esto se debía a que el presidente era un mujeriego sin remedio: mantuvo aventuras amorosas con las secretarias Priscila Weir y Jill Cowan, con las celebridades Marilyn Monroe, Angie Dickinson y Blaze Starr, así como con la amante del mafioso Sam Giancana, Judith Exner.

John F. Kennedy mujeriego

El mandamás del FBI vigilaba cada una de las aventurillas de Kennedy y usaba las pruebas para chantajearlo y conseguir todo tipo de favores y concesiones.

 

El poder de los labios.

Aspasia de Mileto no solamente era la dueña de un burdel en la Grecia del siglo V a.C., la mujer había sido educada para comportarse como una excelente compañía, capaz de satisfacer a los hombres tanto en el ámbito sexual como en una simple conversación.

Aspasia de Mileto conversando

Aspasia de Mileto

Y esa labia salió a relucir cuando Pericles, gobernador de Atenas, se enamoró de ella. Aspasia se convirtió en una especie de consultora en diversos aspectos políticos y militares. En esa época se decía que era la persona más poderosa de la ciudad, capaz de realizar veladas ante la presencia de grandes pensadores, como Sócrates.

 

El tormento de Napoleón.

Josefina realmente volvía loco a Napoleón Bonaparte. Y es que siempre que discutían (y discutían bastante), el poderoso general francés se deprimía. Y, cuando Napoleón dejaba París en una campaña militar, Josefina le pintaba los cuernos con diversos amantes llevando una costosísima vida bohemia que escandalizaba a la sociedad.

acta nupcial de jofesina y napoleon

Acta nupcial de Josefina y Napoleón Bonaparte.

Pero si para el general era malo estar con ella, era mucho peor cuando no estaba a su lado: después de divorciarse, en el año de 1809, Napoleón tuvo una serie de fracasos militares que culminaron con su exilio a la isla de Elba en el año de 1814.

 

El caso Clinton-Lewinsky.

Hace alrededor de 20 años, Estados Unidos se detuvo a discutir si el sexo oral se considera, o no, sexo. Todo para demostrar que el entonces presidente Bill Clinton había, sí, tenido relaciones con la pasante Monica Lewinsky, y después mentido sobre el hecho. Las acusaciones de perjurio y obstrucción de la justicia promovieron un proceso de impeachment en 1998, pero Clinton salió bien librado por muy poco.

es escandalo Clinton Lewinsky

Terrible escándalo.

Sin embargo, la vergüenza continúa manchando a su familia. Fue un asunto recurrente durante la campaña presidencial de 2016, en la que su esposa, Hillary, perdió frente a Donald Trump.

 

Típico político corrupto.

Los escándalos sexuales son algo común en la política india, pero el caso del ex ministro Amarmani Tripathi impactó al país. Durante muchos años, el político mantuvo una tórrida aventura con la poetisa Madhumita Shukla. Todo fue miel sobre hojuelas hasta que la mujer se embarazó.

Madhumita Shukla y su asesino

Amarmani Tripathi y Madhumita Shukla.

Para evitar el escándalo que pondría fin a su carrera, Tripathi intentó obligarla a que abortara. Shukla se negó y, en 2003, fue asesinada a tiros. Por el crimen, el político fue condenado a cadena perpetua. Su esposa, Madhumani, en lugar de divorciarse cuando se enteró de la infidelidad, lo ayudó a cometer el asesinato.

 

Cuernos de oro.

Enrique VIII transformó a Inglaterra en un país anglicano – sólo para poder casarse con el número de mujeres que él deseara. Su quinta esposa, Catalina Howard, simplemente lo volvió loco: motivado por esta mujer, Enrique mató a su cuarta consorte, Ana de Cléveris, toleró decenas de traiciones con otros hombres e incluso les daba casa, comida y ropa a tres de ellos (dicho sea de paso, la casa era el propio palacio real).

Catalina Howard y Enrique VIII

Enrique VIII (con toda su cornamenta) y Catalina Howard. ¡Olé!

Eventualmente, esta reina de cascos ligeros fue acusada de adulterio. La cabeza de los dos amantes fue expuesta en la Torre de Londres.

Quizá te interese:

Historia
  • Inculto Abr 10, 2017

    Falto lord Peña Nieto con la gaviota

  • El pepes Abr 10, 2017

    Eso de Clinton con Monica Lewinsky fue una gran calumnia que le quisieron hacer al entonces sr presidente, lo que pasó realmente fue que Monica había olvidado su cepillo de dientes y necesitaba cepillarse con urgencia (había comido brocoli con jitomate) y Bill como buen caballero le prestó su cepillo, ahora que se equivocó y le prestó su cepillo de carne es otra historia…

    • ONU Abr 10, 2017

      Buena esa calamardo…

  • Elmer Homero Abr 10, 2017

    “La cobardía es asunto
    de los hombres, no de los amantes.
    Los amores cobardes no llegan a amores,
    ni a historias, se quedan allí”

  • notytuz Abr 11, 2017

    oye, de donde sacas esta información, Enrique viii no mato a Anna de Clevis, se divorciaron porque el estaba insatisfecho con la apariencia de ella, de hecho se separaron en muy buenos términos y ella se quedo a vivir en Inglaterra ,era amiga del rey,acudía a las fiestas del palacio y de hecho era considerada la mujer mas importante después de la reina de turno……

  • Zman Abr 11, 2017

    El Presidente Kennedy era bastante pizcurrón.

Formulario de comentarios