Un tatuaje hecho a 6 mil kilómetros de distancia mediante 5G

Hasta ahora, ningún otro método de modificación corporal ha superado al tatuaje. Esta forma de arte sobre la piel humana, que se remonta a épocas prehistóricas, consiste en la aplicación subcutánea de pigmentos inyectados a través de agujas. Los registros más antiguos que tenemos de los primeros tatuajes se remontan al Antiguo Egipto. Aunque los indicios de prácticas similares están presentes en diversos pueblos de culturas milenarias.

The Impossible Tattoo(1)

La popularidad actual del tatuaje no surgió de la nada. De hecho, eso sólo fue posible gracias a que este tipo de manifestación artística surgió independientemente en muchas partes del mundo. Actualmente, es muy común encontrar a personas con tatuajes y se hace cada vez más difícil encontrar alguien que no tenga un diseño sobre su piel. Existen tatuajes dignos de una galería de arte, y trabajos más reservados para aquellos que sólo quieren probar la experiencia.

The Impossible Tattoo.

Con el avance de la tecnología, el arte del tatuaje ha tenido que adaptarse. El siguiente video es parte de una campaña publicitaria de la empresa de telecomunicaciones T-Mobile en Países Bajos. Stijn Fransen, una celebridad en la televisión neozelandesa, se hizo un tatuaje frente a las cámaras. Un buen tatuador requiere de mucha habilidad, concentración y experiencia. Sobre todo, cuando hace el trabajo de forma remota a través de un robot y mediante una conexión 5G.

Gracias a un brazo robótico inteligente, Wes Thomas logró plasmar el diseño sobre la piel de Fransen a miles de kilómetros de distancia. Otro aspecto interesante de este proyecto es que el software del brazo empleó machine learning para deducir la posición del brazo de Fransen. Esta máquina fue construida y programada por el tecnólogo Noel Drew en el transcurso de varias semanas. El objetivo del proyecto “The Impossible Tattoo” era que el brazo pudiera controlarse a través de una conexión 5G y que Thomas lograra detectar al cliente a la distancia.

“Se consideró cada elemento de la construcción y cada parte fue adquirida específicamente. Cuando no existía, se desarrollaba y fabricaba desde cero”, señaló Drew. “Nos tomó múltiples etapas de desarrollo de software y hardware, iteración constante de proyectos y prototipos. Empleamos un banco de impresoras 3D que trabajaron continuamente las 24 horas del día, los 7 días de la semana, produciendo las piezas. Múltiples calabazas resultaron dañadas en el ciclo de pruebas antes de afinarse para el mundo real”, recordó.

Tatuaje y robótica.

Frasen puso toda su confianza en el proyecto y no dudó ni un solo momento en el proceso. Afortunadamente para la mujer, el brazo no tuvo fallas. Durante todo el proceso, un potenciómetro se aseguró de que la aguja no penetrara muy profundo en la piel de Frasen.

“Inicializar y calibrar el robot antes del tatuaje resultó la parte más complicada, por lo que consideré importante que Stijn observara todo el proceso para que comprendiera a detalle lo que sucedería cuando se pusiera en esa silla. Se mostró increíblemente tranquila en todo momento”.

Al final nadie resultó herido. El objetivo de T-Mobile era promocionar la calidad de su cobertura de red 5G. Sin embargo, esta campaña es otra demostración de todo el potencial que tiene el mundo de la robótica. Además, revela el poder de machine learning.

Artículos relacionados:

Últimas Entradas:

Deja un comentario