Un hombre se come el rostro de otro en Miami

(Captura de video: MiamiHerald)

Un espeluznante crimen tiñó de sangre ayer las calles de Miami. Inexplicablemente un hombre desnudo fue grabado por cámaras de seguridad mientras arrancaba a mordiscos trozos de la cara de otro sujeto también desnudo. El hecho sucedió en el puente de la autopista MacArthur que une Miami Beach con el centro de la ciudad, y que es utilizado por vehículos y ciclistas que van y vuelven de las playas.

ATACANTE MURIÓ DE UN DISPARO.
Según sospechan fuentes policiales, el sujeto que perpetró el crimen podía estar bajo los efectos de las drogas. No se dio a conocer los nombres de los implicados ni todavía existe un parte sobre el crimen.

Estaba despedazándolo con su boca, le dije que lo dejara, pero continuó”, sostuvo un testigo a la TV local, para instantes después avisar a la policía. Efectivos intentaron detener al atacante, pero al no ceder, uno de los policías optó por dispararle. El hombre murió.

VÍCTIMA TODAVÍA VIVE.
El hombre que sufría el ataque, que se quedó irreconocible y sin ojos, fue internado con vida en un hospital local.

Se especula que el fallecido estaba bajo los efectos de una sobredosis de LSD, situación que puede desencadenar en conductas homicidas. La psicosis generada por el abuso de drogas provoca calor, motivo por el cual los implicados estaban desnudos, indicaron autoridades policiales. Las causas del crimen todavía son objeto de investigación.

Fuente

¿Te gustó la publicación? Considera apoyarnos en Patreon!
Categorías Noticias

13 comentarios en “Un hombre se come el rostro de otro en Miami”

  1. ahi esta para que digan que las drogas no son malas, por aqui uno alego hace tiempo que se deberian de legalizar, atroz muy atroz, parese de pelicula de terror

  2. Bueno, si las autoridades no dan detalles, es porque están ocultando algo. Me exitaría pensar que son zombies. Sí, sí,…. que sean ellos, para que acaben con esta civlización que está que se la caga Swatzeineger. ….si es así, sería excelente, porque así me libro de la maldita hipoteca que estoy pagando. Pero soñar no cuesta, y lamentablemente no es así.

Deja un comentario