Uber y similares aniquilarán a los taxis, afirma MIT

Una investigación reciente sobre movilidad llevada a cabo por personal del Instituto de Tecnología de Massachusetts en Nueva York, confirmó aquello que los prestadores del servicio de transporte público tanto temen: servicios como Uber y Cabify terminarán sustituyendo al tradicional taxi, principalmente debido a las funciones pool.

Según el estudio, con tan solo 3 mil vehículos sería posible satisfacer la demanda del 98% de la población de Manhattan y prescindir del 80% de la flota de taxis en la isla (hablamos de 13,500 vehículos). Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los viajes en taxis que realizaron tres millones de usuarios entre los días 5 y 11 de marzo de 2013. Al cruzar los datos, se hizo un mapeo completo de las corridas.

 

El secreto es colectivo.

A grandes rasgos, concluyeron que: agrupando usuarios con un mismo destino en un automóvil, como sucede cuando se utiliza la función “pool” de las aplicaciones, Nueva York podría funcionar con apenas el 20% de sus icónicos taxis. Mejor aún: incluso con más pasajeros, el tiempo de la corrida no se vería comprometido. Cada viaje se demoraría 5 minutos como máximo.

El equipo también evaluó otras opciones de vehículos: 3 mil autos con espacio para dos pasajeros transportarían al 94% de la población y 2 mil camionetas (tipo van) para 10 personas serían suficientes para atender el 95% de la demanda.

Cuando esta investigación se llevó a cabo, la idea de compartir un viaje con un desconocido parecía algo extraño, por decir lo menos. Pero actualmente las cosas han cambiado. Es muy común que las personas utilicen el servicio de Uber Pool. En varias ciudades grandes, este servicio ya representa más del 50% de los viajes servidos por la aplicación pues, dependiendo del vecindario, resultan en la mitad del costo.

 

Un futuro pool.

Según la simulación del MIT, si la mayoría de los viajes pasaran a ser en modalidad pool, las corridas individuales se convertirían en un nicho de mercado. Y no hablamos solo de aquellas realizadas por taxis, sino también de las de Uber, Cabify o cualquier otra aplicación. Mientras menos mercado tengan, más costosas se harán, pues la oferta de viajes individuales tenderá a caer. Este sería el fin de un lujo contemporáneo, el de un conductor 100% particular a un precio accesible.

Por otra parte, las versiones pool de los servicios seguirán multiplicándose, al punto de convertirse en una alternativa con un precio lo suficientemente bajo como para competir con el transporte colectivo, como ya viene sucediendo en la vida real.

Parece un buen camino a seguir, dada la conveniencia para la economía individual y la repercusión en el medio ambiente que tendría reducir en un 80% la flota de taxis de una ciudad. Lo preocupante sería la cantidad de empleos que terminará limitando esta evolución del transporte público.

Noticias
  • José John Ene 6, 2017

    Y cuando se dejaron de utilizar caballos y carruajes se quedaron sin trabajo los jinetes.

    • Omar C. Ene 25, 2017

      mientras todo sea por un bien común, bienvenido sea.

  • Don Gato Ene 8, 2017

    El M.I.T. esta en Cambridge :v

Comentar el artículo.